Status

Elegancia palaciega en Oporto y lujo sostenible en Maldivas: dos recomendaciones hoteleras para este 2020

  • Elegancia palaciega y vida residencial en Hotel Vila Foz de Oporto
  • Lujo sostenible y ético en la isla privada del Hotel Baros Maldivas
Madrid

El año 2020 acaba de empezar y eso significa que es tiempo de marcarse nuevos propósitos. Así, además de lo de adelgazar, mejorar el inglés o llevar una vida más saludable, también cabe marcarse el objetivo de conocer lugares nuevos e impresionantes. A continuación, tiene dos interesantes recomendaciones en ese sentido.

Elegancia palaciega y vida residencial en Oporto

Oporto, o la Invicta, como la llaman los portugueses, es la ciudad lusa del momento. Su encanto reside en esa mezcla de vida entre costumbrista y moderna, su maravillosa arquitectura, su relajada manera de afrontar el día a día y, por su puesto, su gran gastronomía y cultura. La idea es sentirte como un portuense más y en el Hotel Vila Foz uno lo consigue sin darte cuenta.

Este hotel de cinco estrellas, ubicado en un precioso edificio palaciego rehabilitado, está en uno de los barrios residenciales más exclusivos de Oporto y en primera línea de playa, a tan solo veinte minutos del centro de la ciudad y con maravillosas vistas al océano Atlántico. Foz es un barrio majestuoso y poco turístico, lo que permite apreciar la vida real de la ciudad. El hotel, perteneciente al sello Design Hotels, se ha rehabilitado bajo el sello de la diseñadora Nini Andrade Silva, quien ha sabido mantener el rastro original de los lujosos detalles arquitectónicos del siglo XIX, adaptados al lujo moderno de hoy en día, para dar vida a un lugar único donde sentirse acunado por el mar y descansar entre la elegancia más refinada.

El hotel Vila Foz está plagado de detalles verdaderamente inspiradores, capaces de llevarnos de vuelta a los tiempos de la alta burguesía portuense. Y ese aire es el que se respira en sus 68 habitaciones y suites, así como en su selecto spa, el lugar perfecto para evadirse tras disfrutar de un gran día caminando por las calles del centro.

Por último, no deje escapar la oportunidad de tomarse un cóctel en su maravilloso bar al caer la tarde, o saborear una deliciosa comida local en algunos de sus dos restaurantes: el Vila Foz, de alta cocina, con una propuesta muy centrada en pescados y mariscos, o el Flor De lis, de ambiente más informal y acogedor. Además en Fin de año tienen una oferta con cena, spa y desayuno tardío por 530 euros la noche.

Lujo sostenible y ético en Maldivas

El futuro del turismo no consiste en ofrecer lujo al máximo nivel, sino en hacerlo de un modo ético y sostenible. Esta es la máxima del Hotel Baros, en Maldivas. Situado en una idílica isla tropical privada, junto a una laguna de agua color turquesa y playas de arena blanca. Este hotel es literalmente el ejemplo de que los paraísos existen. Un elegante resort que cuenta con 45 villas sobre la playa y 30 villas sobre el agua con piscinas privadas y unas vistas de ensueño. Un destino en el que según se pone el pie, cuando uno se baja de la lancha a tan solo 20 minutos del aeropuerto de Malé, ya se siente en el cielo.

Aquí se trata de dejarse mimar, disfrutar de la paz de vivir en una isla de coral, nadar en sus turquesas aguas, comer su peculiar gastronomía e incluso relajarse en su spa. El hotel Baros dispone de fabulosos ambientes submarinos con una biodiversidad que enamorará a cualquier buceador. Además, tiene el primer centro de buceo ecológico de las Maldivas, en el que se permite al visitante aprender y a tomar un papel activo en la conservación de los arrecifes del mundo, así como apadrinar a una tortuga.

Para reponer fuerzas, nada como organizar una cena privada en un atolón, mientras se contempla el maravilloso espectáculo del ocaso, o disfrutar de un gran menú en el restaurante Lighthouse acompañado de uno de sus magníficos cócteles.

Baros es un hotel relajado en el que el servicio es atento, discreto y amable, con atención las 24 horas del día. Aquí la vida transcurre entre el agua, el relax, el sol, excursiones en un barco de vela local llamado numa, buceo y el deleite de la buena mesa. Y si este relax aún no es suficiente, un masaje asiático en su spa culminará lo que es una estancia perfecta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin