Status

Carlos Rosillo, CEO de Bell&Ross: "Nuestros relojes siguen estando pensados para profesionales"

  • La marca fue creada por dos amigos amantes del mundo de la aeronáutica
  • Querían crear una firma que plasmara el espíritu de la aviación en la relojería
  • Su siguiente paso es lanzarse al público 'millennials' y más urbano
Carlos Rosillo, CEO de Bell&Ross.
Madrid

Carlos Rosillo (Ross) y Bruno Belamich (Bell) eran dos amigos apasionados por el mundo aeronáutico y amantes de la relojería que tenían una idea en mente: crear una marca que pudiera traducir el espíritu de la aviación en la relojería.

Y así es como nace, en 1994, Bell & Ross, la relojera francesa que en 25 años ha conseguido hacerse un hueco en un sector dominado por históricos pesos pesados de la alta relojería. Ahora, su siguiente paso es lanzarse al público millennial y a un cliente más urbano, que no tiene por qué tener tan presente esa esencia náutica. Su última colección, BR 05, es un ejemplo de ello. "La idea ha sido movernos del mundo profesional y lo extremo al entorno urbano. Ahora, con el BR 05, contamos con un instrumento para exploradores urbanos".

¿Cómo es, actualmente, el tipo de cliente de Bell &Ross?

Nuestros relojes siguen estando pensados para esos profesionales, que pueden incluso ser llamados héroes, que desarrollan profesiones extremas: pilotos, bien sean de aviación o de Fórmula 1, buceadores profesionales, etc. Pero, también, somos una marca adecuada para el hombre urbano, moderno, el cual vive la aventura del día a día. Un hombre activo, con una fuerte personalidad y que es un apasionado del diseño, los coches y los relojes.

Y los 'millennials', ¿ también son un público objetivo nuevo?

Es cierto que queremos abrirnos a ese nuevo mercado del que los millennials forman parte. Todos vivimos rodeados de tecnología, smartphones, smartwatches, pero la alta relojería suiza se basa también en la innovación, la tecnología y, además, es atemporal. Mi sueño sería que las nuevas generaciones que sueñan con tener un smartwatch envidien también y valoren nuestras creaciones, encontrando el equilibrio entre técnica y emoción.

En ese camino hacia el público joven, Bell & Rose fue pionera en la venta 'online'

Fuimos la primera marca relojera en abrir una e-boutique hace casi once años. Rápidamente, vimos las oportunidades que el e-commerce podía ofrecer a un negocio como el nuestro y a nuestros clientes. Trabajamos cada día para desarrollar nuestra página web para ofrecer a nuestros clientes la mejor experiencia de compra y toda la información sobre la marca. También llevamos a cabo colaboraciones con webs exclusivas que se dedican al lujo online, como Mr. Porter o Farfetch para vender ediciones especiales o limitadas.

¿Cómo de importante es el mercado español?¿En qué países venden más?

El mercado español es muy importante para Bell & Ross y crece cada año. Tenemos una filial en Madrid encargada de la distribución a los más de 30 puntos de venta con los que contamos. Además, España tiene un lugar muy especial en mi corazón, ya que mis antepasados eran de aquí y mis mejores recuerdos, familiares y amigos están en este país. A nivel general, actualmente, nuestros mejores mercados son EEUU, Francia -mercado histórico- y el Sudeste Asiático.

¿Y el público femenino?

Bell & Ross tiene una inspiración más masculina, pero no nos olvidamos nunca de la mujer. Consideramos prácticamente todos nuestros modelos unisex, pero para aquellas mujeres que buscan una pieza totalmente femenina, tenemos la colección BR S, que tiene una caja más pequeña, más fina e incorpora diamantes.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de ser una marca relativamente joven en el sector de la alta relojería aeronáutica?

Creo que hemos llegado a ser, en estos 25 años, una referencia en el mundo de la relojería aeronáutica profesional. Cuando ves nuestras referencias, entiendes que son la prueba de nuestra creatividad sin límites y de la imaginación de nuestros maestros relojeros. Nuestro punto fuerte es la habilidad para tomar riesgos y tener un look único y reconocible.

LVMH ha comprado Tiffany por un importante montante de millones, ¿estaría dispuesto a vender Bell & Ross a un gran grupo?

Somos muy afortunados de estar rodeados de los mejores colaboradores. Pero, al mismo tiempo, tenemos la agilidad y flexibilidad de ser una marca independiente. Este es uno de nuestros puntos fuertes y la consecuencia es que la creatividad no se encuentra limitada y está libre de restricciones financieras. Es un lujo, nunca mejor dicho, poder ser libre en el proceso creativo de nuestros modelos. Incluso creo que alguno de nuestros relojes, incluyendo el icónico BR 01, quizá nunca hubieran visto la luz en el momento de su lanzamiento si hubieran sido sometidos al estudio o la aprobación de un equipo de ventas o marketing.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0