Status

Los mejores abrigos masculinos para disfrutar del frío con elegancia

  • Los abrigos en tonos ocres,cremas, marrones son siempre un acierto
  • Analizar el fenómeno del Pitti Uomo es lo mejor para ir a la última
  • El estilo que ponderamos en Status proviene de la naturalidad de hombres de verdad
FOTOGRAFÍA POR ENRICO LABRIOLA, JONATHAN DANIEL PRUCE Y THE LOCALS
Madrid

No hay mejor halago que el que te imiten, pero cuando se trata de replicar la elegancia de otros, al hombre patrio le cuesta. Nada mejor entonces que dejarse seducir por los modelos reales de la mejor feria de moda masculina del mundo

Estamos a punto de terminar la segunda década del siglo XXI, algo que muchos parecen olvidar. Y es el momento de recordar, o mejor dicho de mirar hacia atrás con cierta ilusión, a aquellos momentos que nos hemos mirado en el espejo…, y hemos dicho "¡no se yo!" La evolución es algo intrínseco para el ser humano, y en el caso del estilo tiene mucho que ver con la madurez de cada uno. Pero si somos un poco sinceros, y pensamos en lo que se suponía que iba a ser la moda en este invierno de 2019, pocos podrían predecir, allá por un tierno año 2010, que la moda masculina una década después fuese, por un lado, controlado por el fenómeno influencers y, por otro, estuviera sometido a lo práctico y eficiente por encima de cualquier otro criterio.

Y dicho esto, no queda más remedio que analizar el fenómeno Pitti Uomo. Dos palabras que en el universo de la moda masculina se refieren a la estratosfera de la elegancia en todo lo que se compra y a lo que se vende, pero que fuera de estos círculos, tiene poca relevancia. ¿O las cosas han cambiado?

Como se ha expuesto hace un par de párrafos, la suma de la aparición en las redes sociales, especialmente en Instagram, de personas más o menos conocidas vistiendo aquello que más les guste -¡o que más les paguen!- es lo que ahora mueve este mundo. Y lo que antes era una feria de lo mejor de lo mejor, donde marcas tradicionales o de nuevo cuño trazaban la silueta del hombre ideal de pies a cabeza, tomando los elementos más clásicos del vestir masculino adaptándolos a las nuevas necesidades, es hoy en día la mejor pasarela de moda para aquellos que valoran lo clásico como la máxima expresión del "buen gusto".

Las imágenes que aparecen a lo largo de este reportaje fueron tomadas durante la última edición -que un año más tuvo lugar en la bella ciudad italiana de Florencia, a principios del pasado enero, es decir, en pleno invierno toscano- dan sin duda las claves de cómo vestir los próximos meses de frío para aquellos hombres que desean dar un paso en su estilo sin romper tabúes, pero buscando algo distinto.

Pero lo mejor es que replicando de manera natural y quizá con alguna más década a sus espaldas de lo que consideramos en la flor de la vida de un influencer, ese estilo que ponderamos en Status proviene de la naturalidad de hombres de verdad que trabajan en el entorno de la moda -tenderos, creadores, dueños de manufacturas…- quienes funcionan de manera excepcional de modelos orgánicos para lo que creemos que marca la diferencia esta temporada.

Y es que durante los cuatro días que tiene lugar esta feria de moda -la próxima edición, la número 97, llegará en poco más de un mes: del 7 al 10 de enero del 2020- el desembarco de ideas parece convertir la ciudad renacentista a orillas del Arno en el mejor escaparate del clasicismo renovado o del estilo sartorial más fresco…, o como se quiera renovar.

En definitiva, si se quiere saber cómo vistieron, visten o vestirán los hombres -la mayoría de ellos anónimos- que mejor definen lo que es ser elegante, lo mejor es comenzar por estas propuestas y pensar que todo pasa por Pitti Uomo.

Comodidad

Con un estilo que antepone la comodidad a cualquier otro parámetro, dos de los hombres favoritos de Status (de la firma Man1924), visten de su propia marca convirtiendo la lana en protagonista. Con una sabia combinación de colores sobrios y un toque marinero en tierra estos dos looks son perfectos para vivir un buen día de fin de semana al aire libre de una bulliciosa ciudad.

En varias capas

Superposiciones y creatividad en las combinaciones. Estas son dos reglas para llegar "un poco más allá" en el estilo del final y el comienzo de década. Para poder llegar a construir un look con capas hay que tener en cuenta que todo funciona como las matroskas. Se empieza por un tejido más ligero, y se va subiendo de "peso específico". Al igual ocurre con la estructura, de ajustado a holgado

Lo clásico

A No a todo el mundo le queda bien un abrigo o una americana cruzada, y más si se lleva un jersey de cuello vuelto, pero es sin duda un look que posee una elegancia maravillosa y que actualiza lo clásico de una manera excelsa. ¿La solución? Ser un poco sagaz con las tallas, y sobre todo, no llegar a cerrarlos nunca. Es decir, dejar que la doble abotonadura hable por sí sola.

Color

Una de las claves de vestir con elegancia en invierno es acertar con los colores. Y mientras que muchos tienen la capacidad de arriesgar, es cierto que nunca se falla si se opta por colores que se acerquen a tonos de tierra. Ocres, cremas, marrones…, en tejidos rudos y que sin ser muy pesados tengan empaque, son ideales para asumir el frío sin tener que llevar materiales sintéticos

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.