Status

Así es la receta del chocolate de Trapa, los primeros bombones de España

  • Cuenta desde 2013 con una nueva propiedad de capital 100% español
  • Sus tres premisas son innovación, estilo y conciencia social y medioambiental.
  • Su origen se remonta a 1891, en un monasterio de Palencia
Madrid

Fundada en 1891 por los monjes trapenses del monasterio de San Isidro de Dueñas (Palencia), la marca de chocolates Trapa cuenta desde 2013 con una nueva propiedad de capital 100% español, que ha renovado e impulsado la empresa a través de una inversión de más de 30 millones de euros –hasta el momento– en maquinaria, I+D+i y recursos humanos.

El nuevo rumbo está marcado por tres coordenadas: innovación, estilo y conciencia social y medioambiental. Fruto de esta nueva etapa, llegan nuevos productos y reformulaciones de los ya existentes –acordes con las tendencias de consumo y con los parámetros de calidad actuales– que una vez más serán la estrella de la Navidad en muchos hogares.

Los primeros bombones de España

El origen de los chocolates Trapa se remonta a 1891; en diciembre de ese año, un grupo de monjes cistercienses pertenecientes a la orden de la Trapa se instaló en el monasterio de San Isidro de Dueñas, en Palencia, donde preparaban de forma artesanal unos dulces tradicionales que pronto alcanzaron gran fama. Considerada una de las primeras fábricas de chocolate de España, la empresa como tal fue constituida en 1964 en la misma localidad, una vez que la comunidad monástica decidiera vender la fábrica junto con las antiguas recetas.

Bombones Trapa.

En 1969 nacieron los Cortados, los primeros bombones que se elaboraron en nuestro país. De forma cuadrada y elaborados con dos finas capas de praliné y chocolate acompañados con crujientes trocitos de avellana, son los emblemas de Trapa, junto a los también míticos Bombonísimos, presentes en la memoria colectiva de todos españoles. Con la nueva etapa que emprendió hace seis años Trapa, la fórmula de sus productos se ha modificado para adaptarla a los nuevos tiempos: ahora, no contienen gluten, grasas hidrogenadas, ácidos grasos trans ni aceite de palma, pasándose a emplear otros aceites vegetales (manteca de cacao, oliva y girasol).

Ahora, coincidiendo con su 50 aniversario, Trapa presenta sus Cortados en cuatro estuches de diseño de renovada imagen, ideales para regalar: Cortados Clásicos, Creación, Noir 70% y Stevia, además de los Cortados Crujientes a granel.

CORTADOS CLÁSICOS (115 g. 2,49 €). Los Cortados originales, de irresistible textura. Incluye cuatro sabores: avellana (suave praliné con avellanas, cacao y leche), café (praliné de cacao y leche sabor café), naranja (praliné de cacao y leche sabor naranja) y el nuevo de limón (praliné crujiente de cacao y leche sabor limón). 

CORTADOS CREACIÓN (115 g. 2,75 €). Una selección de Cortados de caramelo (nueva variedad, de crema blanca y caramelo sobre una fina capa de praliné), avellana (con dos finas capas de chocolate y una fina capa de crema blanca), pistacho (de crema de pistacho sobre finas capas de crema blanca y praliné) y frambuesa (de crema blanca con frambuesa liofilizada).  

CORTADOS NOIR (115 g. 2,75 €). Estos cortados de chocolate negro, con un 70% del mejor cacao y una ligera capa de crema de leche, han cambiado de formulación y de estructura, pasando de dos capas a tres. El sabor a cacao y la sensación en boca son ahora más potentes. 

CORTADOS STEVIA (115 g. 2,75 €). Sin azúcares añadidos y con el sabor de siempre para aquellos que no quieren prescindir del chocolate y seguir cuidándose. Incluye cuatro variedades: avellana (tradicional y suave praliné con avellanas, cacao y leche), noir (70% de cacao mezclado con el más fino nougat de praliné de avellana) y frutas del bosque (una combinación de crema de chocolate blanco con frambuesa).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.