Status

De Tomaso vuelve a rugir en su 60 aniversario: regresa a la escena del automovilismo más exclusivo

  • La firma que unió el diseño italiano con el músculo americano
  • Vuelve al ruedo con su modelo P72, inspirado en la tradición
  • Fabricado en fibra de carbono, con alma de circuito y máximas prestaciones
De Tomaso P72.
Madrid

Alejandro de Tomaso, argentino de nacimiento e italiano de adopción, fue un visionario. Gran aficionado al mundo del automóvil, fundó en 1959 la firma que acabó llevando impreso su apellido.

Sin duda, cualquier amante del motor con cierto gusto por la historia conocerá el De Tomaso Pantera, un deportivo de principios de los años 70 que, hoy, puede considerarse un verdadero icono a la altura de los Lamborghini o Ferrari de la época. El Pantera fue una idea un tanto extravagante, que combinaba una carrocería italiana con un motor V8 americano de Ford Mustang. De Tomaso y el mismísimo Carrol Shelby lo presentaron a la vez en Módena y en Estados Unidos, porque aparte de vocación europea, este coche estaba llamado a ser rival de los muscle car americanos. Palabras mayores.

Pero Alejandro de Tomaso no fue un visionario por haber creado esta marca. De hecho, aquello no era más que la punta de un enorme iceberg empresarial en el que figuraban compañías como Ghia, Innocenti, Vignale, Moto Guzzi, Benelli o Maserati, que él mismo adquirió y dirigió durante largos años. Incluso llegó a desarrollar monoplazas de Fórmula 1 junto a Dallara para Frank Williams. Nadie, ni él mismo probablemente, hubiera pensado que podría llegar tan lejos en el mundo de la automoción cuando en el Buenos Aires de la década de los 50 escribía artículos económicos en el recién fundado diario Clarín. Sin embargo, todo en esta vida tiene un fin. Y el ocaso de nuestro protagonista llegó en 2003. Desde su fallecimiento, aquella marca que había sido símbolo de una era permaneció en el letargo durante más de diez años hasta que, finalmente, la compañía Ideal Team Ventures, radicada en Hong Kong, la compró con idea de darle nuevos aires. Comenta Norman Choi, actual responsable de De Tomaso, que podría haber creado una reedición del Pantera, que fue el modelo más conocido de la marca, y haber aprovechado la oportunidad para entrar por la puerta grande con un deportivo capaz de venderse en masa. Eso hubiera sido lo fácil. Pero no, en la nueva De Tomaso han decidido hacer las cosas de otra manera. El equipo que forma parte de esta aventura ha estudiado a conciencia la historia de la marca. Todos los integrantes del proyecto conocen lo que sucedió antaño y llevó a aquellos exóticos deportivos a alcanzar sus logros. Y el resultado ha sido inesperado. Porque lejos de abrirse camino con algo obvio, han decidido rendir tributo a la era de los prototipos de competición de los años 60. Y lo han hecho tomando como referencia al De Tomaso P70, un coche nacido para participar en las series Can-Am americanas.

De Tomaso P72.

B ajo la denominación P72, el nuevo De Tomaso se ha inspirado en la tradición, aunque se ha desarrollado partiendo de una hoja en blanco. Dice su creador que este automóvil le ha quitado el sueño durante largo tiempo. Pero, finalmente, ha acabado siendo lo que él pretendía: un modelo capaz de evocar el espíritu original de la marca. No le falta razón, porque capta la esencia de aquellos años 60 a la perfección. Es en esta época inicial y en sus diseños atemporales, de líneas fluidas y proporciones armónicas, en la que se ha inspirado el equipo de estilo para dar el salto al futuro. Visto desde fuera es un espectáculo para los sentidos, pero nada comparable a lo que se esconde en el interior. Es aquí donde se ha dado rienda suelta a la imaginación a la hora de definir elementos como los relojes analógicos de la instrumentación o el selector del cambio, que son pura fantasía hecha a base de materiales imposibles.

Bajo la denominación P72, el nuevo De Tomaso se ha inspirado en la tradición, aunque partiendo de una hoja en blanco.

El bastidor es otra belleza no expuesta. Fabricado en fibra de carbono, ayuda a reducir el peso total del conjunto y cumple con las normativas de seguridad impuestas por la FIA. Al fin y al cabo, es un coche con alma de circuito y está preparado para garantizar un altísimo nivel de prestaciones. Algo similar sucedía con su antecesor el P70, que marcó un hito en su época por sus cualidades dinámicas gracias a una eficaz puesta a punto de chasis.

El nuevo modelo contará con cambio de marchas manual, así que los puristas pueden estar más tranquilos.

De lo que no hay noticias aún es del motor que dará vida al nuevo De Tomaso. Si miramos hacia el pasado, fue Ford la encargada de propulsar a aquellos modelos de décadas anteriores con grandes y potentes bloques que llegaban a alcanzar los 6,8 litros de cilindrada y superaban los 500 caballos de potencia. Quizá ahora sea momento de implementar una mecánica de última hornada, con sobrealimentación y capaz de lograr aceleraciones de vértigo sin renunciar a la eficiencia que imponen las exigentes normativas de emisiones actuales. Eso sí, desde la dirección han anunciado que este nuevo modelo contará con un cambio de marchas manual, así que los puristas pueden estar tranquilos. Primero, porque es garantía de diversión al volante; segundo, porque es altamente improbable que un cambio manual se combine con un motor eléctrico. Queda claro, pues, que en la nueva De Tomaso seguirá oliendo a gasolina de alto octanaje.

Luces P72.

¿Y quiénes serán los afortunados que podrán guardar en sus garajes esta nueva máquina soñada? Como buen objeto de colección, el P72 se fabricará en edición limitada y numerada. Serán 72 las unidades que saldrán de los talleres de esta exclusiva marca y, suponemos, ya tendrán dueño todas ellas. El precio definitivo todavía no se ha comunicado, si bien la marca ha lanzado al aire una cifra aproximada de 750.000 euros para que los futuros propietarios vayan preparando sus carteras. Nadie dijo que la exclusividad fuera asequible al gran público.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Cuñao
A Favor
En Contra

El Pantera sin ser un Hyunday Coupé, era un deportivo barato en los años 80. Hoy en día se compra el escudo de una empresa histórica, para vender lujo a precios de locos. Esa no es la filosofía del Pantera, que tenía precios de 911 carrera, que era más bien sencillo y "asequible" por entonces. Hoy cualquier carrera vale una pequeña fortuna, pero nunca 750.000€.

Puntuación 0
#1