Status

Así es el nuevo restaurante madrileño donde disfrutar de una comida en 'Barra o Mantel'

  • Un nuevo restaurante inspirado en la clase parisina de los años 40
  • Reivindica la misma calidad de comida y servicio en la barra y en la mesa
  • La carta está basada en sabores clásicos y productos de temporada
Restaurante Barra y Mantel
Madrid

Las nuevas tendencias gastronómicas están apuntando hacia la vuelta a los orígenes, a los sabores de toda la vida, apostando por platos que se mantienen inalterables con el paso del tiempo. Y puede que la única alteración se refleje en una presentación más moderna o un toque personalizado. Por eso la propuesta del nuevo restaurante Barra y Mantel se centra en los buenos productos, todos de temporada y según la disponibilidad del mercado.

Barra y Mantel abrió en enero de 2019 en pleno Distrito 41 de Madrid, una de las zonas más codiciadas de la capital. La idea partió del cocinero Iván González, quien siempre tuvo su propio negocio tanto en Valencia, su ciudad natal, como en Ibiza.

Tras años en Madrid asesorando a otros grupos de restauración, quiso crear un nuevo concepto, más personal, donde él se encargase directamente de seleccionar los proveedores, el equipo de trabajo o el diseño de los platos, y donde la imagen del local reflejara la identidad de su cocina. Tras comentarlo a un grupo de amigos dedicados a la hostelería, juntos se embarcaron en esta aventura, donde Iván se encarga de la gestión y dirección del negocio.

Una carta de base tradicional

Su experiencia siempre ha estado ligada a la cocina de producto y mediterránea, adaptada a las ciudades donde trabajó. Y esa misma experiencia la ha querido plasmar en una carta de corte clásico y basada en platos tradicionales, que nunca pasen de moda: buenas carnes y pescados, arroces o guisos, entre otros. A éstos siempre trata de añadir un toque personal pero siempre respetando los sabores de base de la materia prima. Es, en definitiva, un restaurante honesto, con platos sencillos y ricos; un concepto cuidado en el que semanalmente ofrecen dos o tres sugerencias fuera de carta, según los productos de mercado y de temporada. Así logran aportar dinamismo tanto a la cocina como en la bodega, aunque manteniendo siempre una línea de tradición.

Las raíces valencianas de Iván González se notan en su buena mano para los arroces, aunque también disfruta preparando guisos de toda la vida, como garbanzos con rape y espinacas, verdinas con perdiz o callos de ternera. Eso sí, el plato más exitoso es el de canelones de solomillo y trufa; una receta que lleva cocinando desde hace diez años. También triunfan las albóndigas de chuletón (elaboradas con carne madurada durante 50 días), las conservas que proponen para el 'vermuteo' o los platos de verduras. Para ello, cuentan también con grandes proveedores, como Pescaderías Coruñesas y O Percebeiro (pescados y mariscos), Balfegó (atún) Joselito (ibéricos) Amelie (ostras), Quesería Cultivo (quesos) o la carne, de un carnicero burgalés que selecciona a dedo sus propias vacas en Galicia y solo provee de su carne en Madrid a Barra y Mantel.

La bodega es otro de los puntos fuertes de este restaurante. Está expuesta a la entrada del local y cuenta con 100 referencias españolas, francesas y algunas alemanas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0