Status

Ainhoa Arteta: "Como tuve ese altercado que marcó mi vida sexual, si alguien se me acercaba con ademanes de algo físico, lo cortaba de raíz"

  • "A mí con mis 55 años me dicen que soy vieja"
  • "Tuve ejemplos buenísimos de cantantes maduras vocal y emocionalmente"
  • "Mi voz empezó como un vino joven, que ha ido creciendo en madurez"
Ainhoa Arteta, en el Teatro Real. Foto: Dani G. Mata.
Madrid

Las cosas están cambiando en el negocio de la ópera. La juventud o la novedad comienzan a tomar peso en el momento de seleccionar el casting. La insoportable atracción por lo efímero impera cuando toca elegir tenores y sopranos. Ainhoa Arteta se lo confiesa a Status sin reservas: "A mí con mis 55 años me dicen que soy vieja". Sin embargo, la soprano vasca está en uno de sus mejores momentos. Acaba de contraer matrimonio, interpretó a una rotunda Elisabetta de Valois en la ópera Don Carlo, que abrió la nueva temporada del Teatro Real, cosecha la fama que da la televisión, con el programa de TVE Prodigios, e incluso sorprendió el 12 de octubre cantando en un homenaje por los caídos por la patria. "Yo me olvido de mi agenda, si no...".

"Yo siempre pienso que el hombre cierra la puerta de casa y la cierra. Y la mujer la cierra, pero se la lleva como un caracol"

Lo de la edad no es una queja pueril. La madurez es lo que ha permitido a Arteta interpretar grandes papeles que ni hubiera imaginado: Madama Butterfly (este mismo verano) o Tosca, de Puccini; la propia Elisabetta, de Verdi, Amelia Grimaldi, de la ópera Simón Boccanegra, también de Verdi. "Ni en mis más remotos sueños habría pensado hacer este tipo de personajes". Lo cierto es que sus comienzos fueron como soprano lírico-ligera, se animó a grabar discos de pop-rock, y no aspiraba a interpretar personajes tan dramáticos. Aunque eso no evitó que se los ofrecieran, tras ganar el Metropolitan Opera National Council Auditions, a los 32 años, pero se negó a hacerlo. "Las notas claro que las tenía, pero una cosa es tenerlas y otra es dar el personaje".

La soprano presume así de aprender de la vieja escuela, de grandes como Montserrat Caballé que no solo cantó hasta casi el fin de su vida, sino que en su mediana edad estaba en la plenitud de su carrera: "Tuve unos ejemplos buenísimos de cantantes maduras vocalmente y emocionalmente. De alguna manera he constatado que he ido a ese ritmo". La soprano explica que la voz es el único instrumento vivo y que se ve afectado por los cambios que se suceden al cuerpo. Así, defiende que su voz ha evolucionado como el vino: "Empezó como uno joven, una voz ligerita, que ha ido creciendo en peso, madurez". Esta obsesión por el instrumento y la edad no solo tiene que ver por el hecho de ser una soprano: la artista recuerda la "fatídica" época en la que perdió la voz, por haberla utilizado mal, por haber tirado mucho de la musculatura de joven, cuando todavía te perdona. "Pero tuve la suerte de caer en una gran profesora, Ruth Falcon, que me encaminó y e empecé a descubrir otra voz, más profunda, más madura".

Este compromiso con su profesión ha tenido consecuencias: "He hecho una carrera solitaria". Una condición que aparece en menor proporción en los tenores. En el mundo de la ópera Arteta no encuentra el machismo en los salarios, por ejemplo, ella lo circunscribe a lo complejo que resulta hallar a un hombre que siga a una mujer, porque son "carreras para dedicarte a tiempo completo". Una diferencia de actitud que se replica en relación a la maternidad o paternidad: "Yo siempre pienso que el hombre cierra la puerta de casa y la cierra. Y la mujer la cierra, pero se la lleva como un caracol". "En el caso con Matías (su actual marido) es distinto, me acompaña donde puede, está muy atento". Esta defensa del papel de la mujer en el mundo de la ópera no evita su amparo a la figura de Plácido Domingo: "Es una persona que trata con respeto, por lo menos en mi caso, y yo no he presenciado ningún acto de falta de respeto hacia ninguna mujer, ni ningún ser". Y lo dice una mujer que sabe lo que es sufrir una agresión sexual y sus consecuencias. "En mi caso, la verdad, como tuve este altercado que me marcó tanto en mi vida sexual, que comencé a ser muy bruta si alguien se me acercaba con ademanes de algo físico. Yo lo cortaba de raíz".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en Google+
Sakoneta
A Favor
En Contra

Personalmente la mejor cantante. Sin duda. Tiene voz angelical .Té sientes entre los ángeles...

Muchísimas gracias por todo...

Puntuación 0
#1