Status

La revolución del lujo: por qué Bernard Arnault quiere Tiffany y cuántas empresas ha comprado LVMH

  • LVMH entra en la joyería en 1999, con la compra de Tag Heuer...
  • ...y en 2011 crece la apuesta cuando se hace con Bulgari
  • Con Tiffany, espera crece en EEUU y China y combatir a Cartier
Bernard Arnault, CEO de LVMH
Madrid

Bernard Arnault, apodado por la prensa especializada como the wolf in cashmere, se ha posicionado este año como la tercera persona más rica del mundo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg, con una fortuna estimada de 83.100 millones de dólares. El pasado mes de octubre, el grupo que dirige, Louis Vuitton Moët Hennessy (LVMH), cerró los nueve primeros meses de su ejercicio -a pesar de la inestabilidad en Hong Kong y las tensiones entre EEUU y China- con un crecimiento del 16 por ciento, hasta 38.398 millones de euros. Y esta misma semana ha lanzado una oferta de compra a Tiffany por 14.500 millones de dólares. Una posible adquisición que sería la enésima que ha convertido a LVMH en el mayor grupo de lujo francés.

Historial de compras

En el año 1987, tras la fusión de Moët et Chandon y Hennessy, fabricantes líderes de champagne y coñac, con Louis Vuitton nace el grupo LVMH, un conglomerado empresarial que ha ido sumando grandes firmas de lujo en las últimas tres décadas.

La primera adquisición en la sección de moda y complementos fue Givenchy en 1988, a la que le seguiría, en 1993, Berluti y Kenzo, por la que pagó 80 millones de dólares. En 1996, se hace con la española Loewe y con la francesa Céline, por 540 millones de dólares. Y al año siguiente compra la firma neoyorquina Marc Jacobs. En 2013, el grupo adquiere también una participación del 80 por ciento en Loro Piana, por 2.000 millones de dólares. Y en 2017 compra la totalidad de Dior por 13.100 dólares.

Otras compras en el sector de la moda y complementos fueron Emilio Pucci, Rossimoda, Fendi, Thomas Pink, Edun, Monuuat, Dkny, Nicholas Kirkwood, JW Anderson o Repossi. Pero el grupo también está dentro del sector de la cosmética y belleza desde la adquisición de Guerlain en 1994 y posteriormente de Sephora en 1997.

La entrada en el sector de la joyería se produce en 1999 con la compra de la relojera suiza Tag Heuer en 1999 por 739 millones de dólares. Un nuevo mercado que refuerza en 2011 cuando se hace con la joyera italiana Bvlgari, por 6.010 millones de dólares y que pretende reafimar este 2019 con la compra de Tiffany.

Por qué esta compañía

Tienda de Tiffany en Londres. Foto: Alamy

La compra de Tiffany ampliaría la exposición de LVMH en el negocio joyero, uno de los sectores de mayor crecimiento en el segmento del lujo, con un incremento global del 7 por ciento en 2018 y un mercado de alrededor de 18.000 millones de euros, según estimaciones de Bain & Co. Además, la adquisición supondría el fortalecimiento del grupo francés en Estados Unidos y Asia. Alessandro Bogliolo, CEO de Tiffany, contó a este medio la importancia del mercado chino para la compañía, con un 25 por ciento de incremento cada año.

Esta posible compra también se puede entender co-mo un golpe de efecto frente a los grandes competidores de LVMH, pues se rumoreaba que el grupo Kering, de François Pinault, estaba interesado en la joyera estadounidense.

Y también hacer frente al grupo suizo Richemont, el propietario de Cartier, la firma de relojes y joyas que este año quitó el segundo puesto a Louis Vuitton en el informe Luxury & Premium 50 2019, elaborado por Brand Finance, de las firmas más valiosas del mundo, gracias a un valor de 11.748 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.