Status

El negocio de vender casas a 250 millones de dólares, último fracaso inmobiliario yanqui

  • La vivienda en cuestión tiene 11.582 metros cuadrados
  • Alberga 12 habitaciones, 21 cuartos de baño, tres cocinas y piscina
  • Además, una colección de vehículos valorada en 28 millones de dólares
Madrid

El promotor inmobiliario estadounidense Bruce Makowsky tenía la firme convicción de que los supermillonarios no tenían un mercado de vivienda de nueva construcción a la altura de sus fortunas. Por ello, construyó en Beverly Hills la que se anunció como "la más extraordinaria, emocionante y espectacular propiedad contemporánea jamás construida y en el lugar más hermoso". Una que pretendía vender por 250 millones de dólares. Sin embargo, tras dos años de estar en venta, la casa ha sido vendida por 94 millones de dólares.

Bruce Makowsky se inició en el sector de bienes inmuebles después de vender su compañía de bolsos y zapatos de lujo, Kathy Van Zeeland, a la firma Li & Fung por 330 millones de dólares. Makowsky explica en su página personal que sus más de tres décadas en el sector de la moda de alta costura le ha llevado a "tener una visión única de la mecánica de la industria del lujo".

Así, este emprendedor inmobiliario entiende que los supermillonarios están acostumbrados a gastarse entre 50 y 500 millones de dólares en yates o jets privados y en cambio están viviendo en casas de entre 20 o 30 millones de dólares. Y si esto sucede, a juicio de Makowsky, es porque nadie está nutriendo al mercado del ladrillo de viviendas nuevas de alta calidad. Una visión de negocio interesante pero que no ha cautivado a los millonarios. No obstante, el precio de venta final al que ha llegado este inmueble está por encima de los precios de mercado de la zona. 

¿Por qué era tan cara?

La historia tras esta propiedad se remonta cinco años en el tiempo. Según cuenta Makowsky, realizó una exhaustiva búsqueda por tierra y aire "para encontrar un escenario a la altura de esta obra maestra", y que terminó en las colinas de Bel Air, dentro del triángulo de platino de Beverly Hills, Holmby Hills y Bel Air. Este enclave, cuenta el empresario en su web, es el hogar "donde vive la gente más rica del mundo, desde magnates empresariales a la élite de Hollywood".

Además de esta exclusiva localización demográfica, la finca donde se ha levantado la mansión destaca por tener una espectacular vista de California, en concreto, una panorámica que se extiende a lo largo de las montañas nevadas de San Gabriel, pasando por el corazón de Los Ángeles y llega hasta las playas soleadas de Malibu. Asimismo, Makowsky recuerda el estupendo clima de Los Ángeles que se mantiene durante todo el año.

La vivienda en cuestión tiene 11.582 metros cuadrados de espacio habitable (distribuidos en cuatro plantas) y su construcción necesitó más de 300 trabajadores y cuatro años. En total, la propiedad posee 12 habitaciones, 21 cuartos de baño, tres cocinas, piscina y hasta un helicóptero. También, dispensadores de chucherías en las paredes, salón de masaje, spa, cuatro pistas de bolos o una sala de cine para 40 personas. Sin embargo, un dato curioso sobre esta propiedad y que coincide con la línea empresarial iniciada por Makowsky es ya está amueblada, decorada y lista para entrar a vivir. Tal y como sucede cuando un multimillonario se compra un megayate o un avión privado.

De esta manera, el interior de esta propiedad, según su creador, "simplemente huele a calidad y es absolutamente espectacular. Da la sensación de que sólo puedes conseguir algo así si vas al cielo". De entre los muchos elementos decorativos que tiene, destaca una colección de 150 obras de arte originales, guitarras decorativas con incrustaciones de joyas, fotografías en blanco y negro gigantes de Cher y una escultura de mármol de un bolso Birkin de Hermès. También, el dormitorio principal tiene un mantón de Hermès colgado en la pared. Y como guinda, esta casa no solo tiene un gran garaje, sino que incluye una colección de vehículos de lujo valorada en más de 28 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.