Status

Macarena Gómez: "Me gusta más hacer de mala porque investigas en un terreno políticamente incorrecto"

  • "En mi caso, mi papel en LQSA no me ha encasillado en absoluto"
  • "El cine me ha dado la oportunidad de hacer televisión y no al revés"
  • La actriz ha inaugurado con su marido un túnel de viento en Zaragoza
Macarena Gómez, actriz española.
Madrid

A Dios pongo por testigo que jamás volveré a pasar hambre. Esta mítica frase de Escarlata O'Hara en Lo que el viento se llevó guió, desde muy joven, la vida de Macarena Gómez (Córdoba, 1978). La actriz recuerda con nostalgia como, en el salón de su casa, le pedía a su madre que le acompañara para interpretar esta escena y sentirse como Escarlata, el papel cinematográfico que más ha admirado desde que era pequeña.

Sus dotes artísticas e interpretativas eran evidentes desde que nació. Realizó la carrera de danza en el conservatorio de Córdoba y estudió los cursos de bachillerato en Estados Unidos. Después, cuando descubrió que lo realmente le hacía feliz era la interpretación, decidió, guiada por el consejo de un conocido, marcharse a Londres a estudiar Arte Dramático. "Además de ser una escuela buenísima, donde aprendí mucho, era una perfecta una oportunidad para mejorar mi inglés", comenta la actriz. Aunque después, paradojicamente, ha trabajado poco en otros idiomas, ya que España siempre la ha arropado con fuerza.

La inmersión en la pantalla para Gómez fue más fácil de lo que suele prometer este sector. "Me fui a vivir a Madrid en septiembre y en mayo me llamaron para interpretar mi primer papel en la serie Raquel busca su sitio. A la misma vez, me eligieron para Padre Coraje. Tuve mucha suerte porque me coincidieron dos papeles nada más empezar".

Macarena Gómez.

Desde entonces, la cordobesa ha encarado tantos registros en diferentes formatos audiovisuales que es considerada una de las actrices más camaleónicas del panorama español. Desde su famoso papel como Montse en Musarañas, ha hecho de buena, de mala, de protagonista y de secundaria casi a partes iguales. Un hecho que le ha servido para "divertirse muchísimo y no dejar de aprender", confiesa.

Actualmente, la actriz se encuentra rodando como protagonista la serie para HBO 30 monedas, dirigida por Alex de la Iglesia, junto con Eduard Fernándezy Miguel Ángel Silvestre. Asimismo, el pasado mes de agosto, dio vida con su voz a Zeta, en la película de animación Angry Birds 2. Y este mes la ha colmado de éxito con los estrenos, el 4 de octubre, de El crack Cero, de José Luis Garci, y el 25, Los Rodríguez y el más allá, dirigida por Paco Arango. También tiene entre manos Amor en polvo, aún pendiente de estrenar, una comedia dirigida por Juanjo Moscardó y Suso Imbernón.

Con todo esto, Gómez consigue tiempo para más y se sumerge en el mundo empresarial. La actriz, junto con su marido, un paracaidista profesional, acaba de inaugurar en el centro comercial Puerto Venecia de Zaragoza Terminal Zero, un túnel de viento que cuenta con una tecnología e instalaciones muy avanzadas. Aquí, el aire alcanza los 290 kms/h, lo que permite simular el vuelo libre de paracaidismo en un cilindro de cristal.

Túnel de viento 'Terminal Zero'.

Macarena Gómez y Aldo Comas.

Durante tu carrera te hemos podido ver en papeles de todo tipo. ¿Es esto un halago para una actriz?

Hay mucha gente que me dice que hago mucho terror, otros que hago solo comedia, y yo les digo siempre que se equivocan. He hecho papeles muy diferentes, con registros muy distintos. He trabajado en todo tipo de medios: cortos, largos, series, etc. He hecho de protagonista, de secundaria, colaboraciones especiales... y me he ido forjando mi carrera así, porque me parece mucho más interesante y divertido. He decidido elegir estos papeles porque yo me divierto muchísimo trabajando y me gusta variar, aprender y no hacer siempre lo mismo.

Llevas muchos años encarnando a Lola en La que se avecina, una de las series más exitosas de los últimos años en España. ¿Encasilla a un actor formar parte de una serie tan popular?

En mi caso no ha sido así en absoluto. Hay gente que solo consume tele y por eso solo me ha visto en La que se avecina, pero es una parte muy pequeña de la población. Hasta hace poco, la gente me paraba por la calle para saludarme, algo que me hace tremendamente feliz, y me decía "Lola, Lola", y ahora me llaman Macarena. Ya me valoran como actriz. Además, yo hice La que se avecina porque los directores me vieron en una película y les gusté. Entonces, en mi caso, es el proceso inverso, no he sido una actriz que ha pasado de la televisión al cine por ser un personaje popular, ha sido al contrario. El cine me ha dado la oportunidad de hacer televisión y la tele no me ha impedido hacer cine. Eso es maravilloso para mí.

¿Si tuvieras que quedarte con uno, cuál sería: cine, teatro o televisión?

El cine. Con el cine se crea lo que conocemos como la magia de cine, algo que me encanta. Lo que pasa es que hoy en día no existe esa diferencia entre el formato tele y cine. Ahora se ruedan series de televisión donde cada capitulo parece una película. Hace años, te diría sin duda que prefiero el cine, pero hoy en día es difícil porque no existe esa diferenciación.

¿Cuál ha sido tu papel más difícil?

Una película que hice con Antonia San Juan que se llamaba El lado del verano, porque interpretaba a una chica que tenía que ver muy poco conmigo. Era muy introvertida, mostraba muy pocos sus sentimientos y era canaria, por lo que tenía que imitar el acento y, para mí, la mayor dificultad como actriz es imitar acentos y que sean creíbles.

¿Algún personaje favorito?

Es difícil. Cada uno ha significado una cosa. El personaje de Punkita, en la película de El Calentito, me encanta, porque era una persona que me caía genial: tierna, divertida, amable... Siempre he pensado que, si fuera real, sería mi mejor amiga (bromea). También, Montse, de Musarañas porque ha significado muchísimo para mí, es el personaje más importante de mi carrera.

¿Es más fácil hacer de buena o de mala?

Mil veces más fácil hacer de mala. Quien lea esto puede pensar que si es más fácil es porque es algo que tiene más que ver conmigo, pero no. Es que me divierte más hacer de mala. Te da la oportunidad de investigar en un terreno políticamente incorrecto, porque en la vida no se puede ser mala. Entonces, reflejas toda tu rabia y odio en este personaje. Es muy divertido.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

ja
A Favor
En Contra

Más bien será....

.............porque potencia mi lado oscuro, que es en realidad el que me gusta"

Y así se puede seguir presentándo como víctima cuando en el fondo se es verdugo.

Puntuación 2
#1