Sanidad

Las farmacéuticas remodelan sus 80 plantas en España para combatir el 'pirateo' de medicamentos

  • Gastarán 200 millones para cambiar el modelo de producción y evitar la falsificación de fármacos

El sector farmacéutico ha decidido acabar con el grave problema que le supone la falsificación de medicamentos aprovechando las posibilidades que ofrece la llegada de la digitalización a la cadena de producción. Para ello y siguiendo la normativa que se va a implantar en toda Europa, las compañías farmacéuticas con plantas de producción en España ya están cambiando todos los líneales de producción para adaptarse al nuevo modelo y de esta manera blindar la cadena del medicamento contra la entrada de fármacos falsificados.

En España hay unas 80 fábricas de productos farmacéuticos, pertenecientes a más de 50 laboratorios tanto nacionales como de multinacionales. Cada empresa tendrá que hacer su propia adaptación por línea de producción, lo que conlleva un gasto que podría rondar entre los 300.000 y 400.000 euros por línea, según las estimaciones de la patronal Farmaindustria. Algunas multinacionales pueden tener entre ocho y diez líneas de producción, por lo que los costes serán elevados. La propia Farmaindustria calcula que la inversión puede rondar los 200 millones de euros.

Para gestionar todos los cambios, el propio sector farmacéutico ha creado una sociedad, denominada Sevem (Sistema Español de Verificación de Medicamentos) en la que participan además de la industria farmacéutica, los farmacias y el sector de la distribución. Este gestor eligió por concurso a la empresa Arvato como proveedor tecnológico.

Nuevos envases

El coste del sistema va a recaer principalmente en los laboratorios. Cada titular de un medicamento -hay laboratorios con varios titulares distintos- deberá pagar una cuota inicial y otra anual para sufragar los gastos del sistema. Se han establecido tres rangos de cuotas. La estándar será de 40.000€ euros para los quie facturen 40 millones de euros o más en nuestro país. Otra cuota reducida, resultante de aplicar a la estándar un límite del 0,1 por ciento sobre la facturación por ventas de productos serializados para los que facturen entre 2 millones y 40 millones; y una tercera cuota mínima de 2.000 euros para todos aquellos titulares cuya facturación sea inferior a los 2 millones de euros.

El sistema estará plenamente operativo en febrero de 2019. En esa fecha, todos los medicamentos comercializados en España llevarán un código de barras bidimensional (Data Matrix) y un sello de seguridad antirotura (Tamper Evidence). Las farmacias también deberán tener un lector del sistema Data Matrix, lo que permitirá que fabricantes, distribuidores, farmacéuticos y autoridades sanitarias se comuniquen entre sí.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado