Retail - Consumo

Los súper regionales plantan cara los grandes y ya tienen un 16,7% de cuota de mercado

  • Mercadona es la cadena que más crece y la que más cuota tienen
  • Le siguen Carrefour y Lidl
  • El canal 'online' ya alcanza el 19% de compradores habituales
Supermercado de la cadena Ahorramas

Los supermercados regionales han ganado este 2022 cuota de mercado y juntos acumulan un 16,7% de las ventas, 0,3 puntos más que en 2021. De este modo plantan cara a los grandes operadores, cuyo mercado lideran Mercadona, Carrefour y Lidl, que refuerzan su liderazgo en la distribución española y superan juntos los 41 puntos de cuota.

Según el Balance de la Distribución, presentado este jueves por la consultora Kantar, Mercadona, con el 28,8% de cuota y un crecimiento del 0,8 es quien más crece en lo que llevamos de año; seguida de Carrefour, que lo hizo un 0,7% y que tiene una cuota de mercado del 9,6%; y de Lidl que creció un 0,5% y alcanza una cuota del 5,8%. Por el contrario, Grupo Dia, con una cuota del 4,7%, cae un 0,2% y Eroski, con un 4,3, lo hace también un 0,2%.

"Mercadona es la cadena que más cuota gana en lo que llevamos de año gracias a un buen arranque de 2022. No obstante, durante los últimos meses este crecimiento se ha ralentizado y la cadena valenciana se enfrenta al reto de que su comprador siga llenando la cesta en sus tiendas", explica Bernardo Rodilla, director de negocio de Retail de Kantar.

Rodilla explica también que "el discount alemán, de la mano de Lidl y Aldi, se consolida como una opción cada vez más recurrente para los compradores, además de por su posicionamiento en precio, por su inversión en superficie -entre ambas cadenas explican un 17% de las aperturas- y su comunicación, lo que les ha acercado cada vez más a los hogares españoles.

En el caso de Lidl, según los datos de Kantar, "ante el aumento de precios ha conseguido acelerar su crecimiento durante los últimos meses y se está convirtiendo en una opción para más categorías, consiguiendo generar cestas de más valor". En cuanto a Aldi, refuerza su presencia en la distribución nacional, como demuestra el hecho de que tenga un 11% de compradores mensuales.

Dentro de las cadenas de surtido corto, también es reseñable el caso de Dia, "que, tras afrontar la optimización de su parque durante los últimos años, comienza a dar síntomas de volver a crecer en cuota desde la proximidad y con una marca propia renovada", apunta Rodilla.

En lo tocante a Carrefour, refiere el director de negocio de Retail de Kantar, "se ha alzado como la principal alternativa al surtido corto junto con los operadores regionales. El grupo francés lo hace gracias al desarrollo de distintos formatos y a un surtido variado, que le han permitido 'convencer' a más compradores y alcanzar la cuota más alta de su histórico".

Por su parte, añade Rodilla, "los operadores regionales, con un posicionamiento diferencial, han ganado cuota incluso en el contexto de mayor subida de precios. Juntos acumulan un 16,7%, 0,3 puntos más que en 2021".

Impacto de la crisis

Según el informe de Kantar. el fin de la crisis sanitaria ha impactado directamente sobre los movimientos de la distribución, haciendo que el sector vuelva paulatinamente a una situación de estabilidad. La suma del gran consumo para dentro y fuera del hogar muestra a finales de agosto una evolución del 5% con respecto al mismo periodo del año anterior, crecimiento que ha estado condicionado por la recuperación del fuera del hogar, que ha aumentado un 19,9%.

En cuanto a las compras para el hogar, ya empiezan a asimilarse a los niveles de prepandemia, con una evolución del -0,3%.

"Aunque 2022 está siendo un año convulso para el consumidor, con diferentes elementos que están provocando cambios en sus hábitos y en las estrategias de los retailers, cabe destacar que la situación inflacionaria por la que estamos atravesando no ha comportado una caída en el consumo dentro del hogar, sino que esta circunstancia se ha visto más afectada por el fin de la pandemia y la recuperación de la restauración", afirma Rodilla.

Ante el contexto actual, señala, el directivo "todos los retailers han subido precios, aunque mantienen un discurso de cesta asequible gracias, en parte, a la apuesta por la marca de distribuidor (MDD) o marca blanca, que se está utilizando para compensar las subidas de precio y que ha aumentado su cuota más de 3 puntos con respecto al año anterior, llegando a representar el 41,3% del total".

La distribución organizada crece

Kantar destaca que el incremento de los precios ha penalizado a la distribución tradicional y ha acelerado el trasvase hacia la organizada, con el surtido corto -enseñas cuyo modelo está intrínsecamente relacionado con la apuesta por su marca de la distribución- como principal beneficiado. De hecho, las cadenas de surtido corto han crecido hasta alcanzar el 36,3% de cuota, 1,5 puntos por encima de 2021.

Otro de los movimientos más señalados lo ha protagonizado el canal online, que, tras dos años excepcionales, pierde cuota en el corto plazo. Se frena la incorporación de clientes hasta el 28,1%, dos puntos por debajo del año anterior. No obstante, el canal sí ha crecido en número de compradores habituales, alcanzando ya el 19%, cifra por encima del 18,3 registrado en 2021 y mucho mayor que el 13,2% de antes de la Covid.

La importancia del precio

Kantar ha situado la tasa de inflación del último trimestre en el 12,7%. Sin embargo, se ha demostrado que, aunque el precio gana importancia en la elección del lugar de compra, no supone el único factor a tener en cuenta; de hecho, para 7 de cada 10 hogares no es lo más importante.

Según los datos de Kantar, "a pesar del contexto de incremento de precios, el consumidor sigue manteniendo la proximidad, la calidad, la posibilidad de hacer toda la compra o los frescos perecederos entre los aspectos que más valora a la hora de elegir donde hacer la compra, algo que las cadenas deberían también tener en cuenta a la hora de decidir hacia dónde quieren llevar el discurso con sus compradores".

No obstante, según Kantar, "las expectativas auguran un entorno de recesión y la predisposición de los compradores para controlar su gasto como medida de precaución se acercan a los niveles de la última crisis en 2013".

"Para afrontar los próximos meses debemos tener en cuenta que el mercado de gran consumo es extraordinariamente resiliente y que lo previsible, según los aprendizajes de otras recesiones, es que los hogares controlen su gasto trasladando consumo desde la restauración hacia el hogar. Si esto ocurre, el último trimestre será el mejor del año para la distribución", ha avanzado Rodilla.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments