Política

Pedro Sánchez celebra la detención del 'ultra' de la matanza de Atocha: "La democracia y la justicia siempre vencen a sus enemigos"

  • Carlos García Juliá fue condenado a 193 años de prisión y se fugó
  • Fue declarado autor material del asesinato de los abogados laboralistas
Manifestación tras la matanza de Atocha.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, celebra la detención en Brasil del Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza de los abogados Atocha de 1977, que se encontraba en búsqueda y captura por una orden emitida por la Audiencia Nacional.

"Hemos conocido la detención en Brasil del ultra Carlos García Juliá, uno de los autores de la matanza de Atocha. El fascismo quiso poner de rodillas a la Democracia. Pero la Democracia y la Justicia siempre vencen a sus enemigos", ha afirmado el líder del Ejecutivo en Twitter.

García Juliá fue condenado a 193 años de prisión como autor material de cinco asesinatos en el despacho de los abogados laboralistas. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional lo condenó en 1980 por formar parte de un "grupo activista e ideológico, defensor de una ideología política radicalizada y totalitaria, disconforme con el cambio institucional que se estaba operando en España".

Fuga en 1992

Huyó durante un permiso otorgado en 1992 y cinco años después fue localizado en una prisión de La Paz (Bolivia) por un asunto de tráfico de droga. Las investigaciones apuntaban a que los beneficios de la compra-venta de droga iban destinados a financiar grupos parafascistas.

La Audiencia Nacional ha mantenido abierto la petición de arresto para García Juliá al objeto de que cumpla en España los más de 3.800 días (poco más de diez años) que tiene pendiente de prisión después de que se le revocara la concesión de libertad provisional.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.