Política

Gobiernos de coalición en la UE: una costumbre incluso entre rivales ideológicos

  • Ideologías radicalmente opuestas conviven con cierta normalidad en la UE
  • España no ha tenido un gobierno de coalición en su historia reciente
Giuseppe Conte. Foto: Efe

Los gobiernos de coalición son habituales en la Unión Europea, donde partidos incluso de ideologías radicalmente opuestas conviven con cierta normalidad y se reparten las carteras ministeriales en función de su representación parlamentaria.

A diferencia de España, que tendrá su primer Gobierno de coalición de su historia si prospera el principio de acuerdo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la gran mayoría de los países de la Unión Europea han integrado en sus gabinetes a formaciones políticas de distinto signo. 

Alemania

En Alemania gobierna una "gran coalición" de los dos principales bloques, el conservador y el socialdemócrata. El fraccionamiento en la cámara y el 'cordón sanitario' a la ultraderecha llevó a que en 2017, por tercera vez en las últimas cuatro legislaturas, se recurriese a esta alianza contra natura.

Miembros de la cúpula del Partido Socialdemócrata (SPD) ocupan carteras clave del Ejecutivo, como Exteriores y Finanzas. Frecuentemente el líder del socio minoritario ha ocupado la cartera de Exteriores y ha asumido el título de vicecanciller. El SPD cuenta con seis de los 16 ministerios y tiene la potestad de decidir quién los ocupa.

Italia

En Italia gobernó una coalición formada por dos fuerzas antagónicas: los populistas del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga. Para garantizar el equilibrio de fuerzas, en las negociaciones fue elegido primer ministro de "consenso" el abogado Giuseppe Conte, acompañado por dos vicepresidentes: por un lado el líder del M5S, Luigi Di Maio, y por otro el jefe de la Liga, Matteo Salvini.

El M5S, ganador de las elecciones generales del 4 de marzo de aquel año con el 32% de los votos, controló hasta que saltara por los aires la coalición un total de ocho ministerios, entre ellos Justicia, Defensa y Cultura, mientras que Di Maio ejerció de ministro de Desarrollo Económico, Empleo y Políticas Sociales.

Por su parte el líder de la Liga (17%), Salvini, fue ministro del Interior, una de sus principales exigencias por su afán de controlar la inmigración irregular, y su partido estuvo al frente de otras carteras como la de Agricultura o Asuntos Europeos.

Dos de los ministerios más importantes del Ejecutivo fueron asignados a figuras independientes con perfil técnico: Exteriores para Enzo Moavero Milanesi y Economía para Giovanni Tria.

Los dos partidos, conscientes de sus diferentes posiciones en varias cuestiones, firmaron un programa de objetivos comunes para empezar a gobernar conjuntamente, bautizado como "El contrato para el Gobierno del cambio".

Francia

En Francia el presidente, Emmanuel Macron, no necesitó formar una coalición al ser elegido en 2017 para formar gobierno porque su partido, La República en Marcha (LREM) consiguió una aplastante mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, con 308 de los 577 diputados.

No obstante, incorporó ministros de sus aliados centristas del MoDem, que habían logrado otros 42 diputados. El sistema electoral en las elecciones legislativas, basado en circunscripciones unipersonales, favorece la creación de fuertes mayorías.

Pero es objeto regularmente de críticas, en particular por parte de partidos que se sienten infrarepresentados en la cámara baja respecto al porcentaje de sufragios obtenidos, como la Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen o los ecologistas.

Reino Unido

En el Reino Unido el Partido Conservador gobierna en minoría desde 2017, por lo que llegó a un pacto de apoyos puntuales con el ultraconservador Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, a cambio de destinar 1.000 millones de libras extra (1.115 millones de euros) al Gobierno norirlandés.

El último Gobierno de coalición en el Reino Unido, y el primero desde la segunda Guerra Mundial, fue el constituido en 2010 por el Partido Conservador de David Cameron, ganador sin mayoría absoluta de las elecciones celebradas ese año, con el Partido Liberal Demócrata de Nick Clegg.

Ese Ejecutivo, formado en torno a un acuerdo entre los partidos sobre prioridades de gobierno, contó con 16 ministros "tories" y cinco liberales, entre ellos Clegg como viceprimer ministro.

Mientras que Cameron ganó cómodamente las elecciones de 2015, su papel en la coalición hundió a los liberaldemócratas, castigados por los votantes por haber roto promesas clave de su manifiesto, como no subir las matrículas universitarias.

Irlanda

El partido democristiano Fine Gael gobierna en Irlanda en minoría desde 2016 gracias al apoyo de siete diputados independientes, dos de los cuales ocupan carteras ministeriales.

El Ejecutivo del primer ministro, Leo Vardakar, también cuenta con el respaldo de la principal fuerza de la oposición, el centrista Fianna Fáil, con el que firmó hace tres años un acuerdo para aprobar presupuestos generales y abstenerse en votaciones parlamentarias clave.

Ese pacto fue renovado en diciembre de 2018 para mantener al Fine Gael en el poder hasta 2020, a fin de evitar su caída y la celebración de unas elecciones generales en un momento delicado por las incertidumbres que presenta el 'Brexit'.

Portugal

En Portugal gobierna en solitario el Partido Socialista gracias a una alianza con los partidos a su izquierda, algo que hace cuatro años se consideraba imposible y que se llegó a bautizar despectivamente como "geringonça" (chapuza), pero que ha llevado al país a una etapa de estabilidad política y mejoras económicas.

Junto al Partido Comunista, al Bloque de Izquierda y a Los Verdes suman 122 de los 230 escaños del Parlamento y están a punto de concluir la legislatura más estable de las últimas décadas.

No se trata de una coalición, sino de una alianza parlamentaria fruto de los acuerdos que los socialistas firmaron con sus socios de la izquierda, que denominaron "posiciones conjuntas" y que recogían medidas que debían ser alcanzadas durante la legislatura.

En ningún momento se planteó la entrada de los socios en el Ejecutivo y la alianza se limitó a apoyo parlamentario a cambio del cumplimiento del pacto.

Grecia

En Grecia la recién estrenada legislatura está capitaneada por la conservadora Nueva Democracia en solitario y con mayoría absoluta, tras su victoria en las elecciones anticipadas que convocó Alexis Tsipras.

La anterior legislatura fue la de la extraña pareja, con un Gobierno liderado por la izquierdista Syriza junto a los nacionalistas ultraconservadores Griegos Independientes (Anel), ideológicamente muy alejados pero unidos por la misión de sacar al país de la crisis económica y los programas de rescate.

El líder de Anel, Panos Kammenos, fue titular de Defensa y quien decidió romper la coalición a causa del Acuerdo alcanzado para cambiar el nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia a República de Macedonia del Norte.

Además de Kammenos tomaron parte en el Gabinete varios miembros de Anel: Elena Kundura, como ministra de Turismo, y una serie de viceministros en carteras como Exteriores, Interior y Agricultura.

Bélgica

En Bélgica el liberal francófono Charles Michel ha sido durante más de cuatro años primer ministro de un Ejecutivo que incluía a otras tres formaciones flamencas (los nacionalistas del N-VA, los democristianos del CD&V y los liberales Open VLD).

Las elecciones de mayo de 2019 han puesto sobre la mesa un complicado puzzle que debe resolverse para dar lugar a otro Gobierno de coalición, tras el triunfo en Flandes (norte) de los nacionalistas y la ultraderecha y la victoria de los socialistas en Bruselas y Valonia (sur).

En Bélgica, que ostenta el récord mundial de un periodo sin Gobierno tras unas elecciones (541 días entre 2010 y 2011), se aplica desde 1991 un cordón sanitario que deja fuera de las negociaciones a la ultraderecha de Vlaams Belang, que pasó de 3 a 18 escaños en Flandes en las últimas elecciones.

Holanda

Desde la Segunda Guerra Mundial ningún partido holandés logró la mayoría en unas elecciones generales, lo que siempre ha obligado a grupos parlamentarios de diferentes ideologías a negociar una coalición, generalmente cediendo en alguno de los puntos de su programa electoral.

El actual Ejecutivo, salido de las elecciones de marzo de 2017, está formado por cuatro partidos: los liberales (VVD), Llamada Democristiana (CDA), progresistas (D66) y Unión Cristiana (UC), que cuentan con una mayoría ajustada de 76 diputados de los 150 que tiene el Parlamento.

El reparto de carteras se ha hecho de forma proporcional a los escaños que aporta cada grupo parlamentario a la coalición, por lo que hay ministros y viceministros de los cuatro partidos políticos.

Luxemburgo

En Luxemburgo, el partido conservador CSV fue la formación más votada en las elecciones del 14 de octubre de 2018, pero la coalición entre los partidos DP (liberales), LSAP (socialistas) y los Verdes (ecologistas) se mantuvo al frente del Gobierno del país con el liberal Xaviel Bettel como primer ministro.

El reparto de las carteras fue proporcional a los resultados obtenidos en las elecciones: los socialistas tienen once ministerios y la vicepresidencia, los liberales están al frente de nueve ministerios y de la presidencia, y los Verdes encabezan ocho carteras.

Polonia

El partido ultraconservador Ley y Justicia (PiS) gobierna en solitario tras la mayoría absoluta que logró en las parlamentarias de 2015. Las coaliciones habían sido hasta entonces habituales y los líderes de los socios minoritarios formaban parte del Ejecutivo.

Hungría

En Hungría gobierna con mayoría absoluta desde 2010 el primer ministro conservador ultranacionalista Viktor Orbán, desde el año pasado incluso con mayoría de dos tercios en el Parlamento.

Los anteriores ejecutivos de la era democrática del país (después de 1990) siempre habían sido de gobiernos de coalición, con liberales, socialistas o conservadores al frente.

Bulgaria

En Bulgaria gobierna desde 2017 una coalición entre el partido conservador populista GERB, del primer ministro Boiko Borisov, junto con "Patriotas Unidos", una alianza de tres formaciones nacionalistas y ultranacionalista. Tras algunos cambios en el Gobierno, el GERB controla 17 ministerios y sus socios minoritarios tres, entre ellos una vicepresidencia del Gobierno y los ministerios de Defensa y de Orden Público.

Rumanía

Las coaliciones entre partidos han sido una constante en la volátil vida política rumana de las últimas décadas tras la caída del comunismo en 1989. En la actualidad, el Gobierno rumano está formada por una coalición entre el Partido Social Democrata (PSD) y la Alianza de Liberales y Demócratas de Rumanía (ALDE). La primera ministra, Viorica Dancila, y el grueso de sus ministros son del PSD, mientras que ALDE ocupa carteras como Exteriores, Energía, Medio Ambiente y Relaciones con el Parlamento.

República Checa

En la República Checa existe desde julio de 2018 una coalición entre el movimiento populista ANO, liderado por el magnate Andrej Babis, y un partido socialdemócrata CSSD, en un bipartito que necesitó además el apoyo del partido comunista en la investidura.

De los quince ministros del ejecutivo, ANO ocupa diez, entre ellos, la jefatura del Gobierno, mientras que los socialdemócratas tienen los cinco restantes, entre ellas, el Ministerio de Asuntos Exteriores e Interior. En la anterior legislatura existió un coalición entre socialdemócratas y democristianos.

Eslovaquia

En Eslovaquia gobierna desde 2016 una coalición entre cuatro partidos, liderada por el socialdemócrata SMER, junto con los nacionalistas de SNS, el partido de la minoría magiar Most-Hid, y los conservadores de Siet. SMER controla nueve ministerios, entre ellos, la jefatura del Ejecutivo, Exteriores e Interior, mientras que el tripartito nacionalista tienen tres carteras, y los húngaros otras tres.

Croacia

Desde 2000 en Croacia se alternan en el poder diversos gobiernos de coalición, hasta el actual, formado en 2016 por Andrej Plenkovic, presidente de la conservadora Unión Democrática Croata (HDZ).

La primera coalición que Plenkovic formó en 2016 tras ganar las elecciones, con los partidos centristas Most (Puente) y "BM 365", más un diputado independiente, duró solo cinco meses. Con el partido liberal HNS tiene pactada desde entonces una nueva alianza, que no tiene mayoría en el Parlamento (59 de los 151 diputados), pero tiene apoyo de otra veintena de diputados independientes o representantes de minorías nacionales y varios partidos diminutos. HDZ ocupa 18 de las 20 carteras ministeriales y HNS dos.

Eslovenia

Eslovenia ha estado siempre gobernada por coaliciones desde su independencia en 1991, mientras el ejecutivo actual, del primer ministro Marjan Sarec, fue formado en 2018 por cinco partidos de orientación de centro-izquierda.

La coalición está formada por el Partido de Marjan Sarec (LMS), que ocupa cuatro de las 16 carteras ministeriales, el Partido del Centro Moderno (SMC), que tiene cuatro carteras, el Partido Democrático de los Jubilados (DeSUS), con dos carteras, los Social-Demócratas (SD), con tres carteras, y el Partido de Alenka Bratusek (SAB), con tres carteras.

La agrupación no controla la mayoría de los escaños parlamentarios (43 del total de 90) pero tiene pactado un apoyo "exterior" con el partido "Levica" (Izquierda), con 9 diputados.

Austria

Si bien Austria cuenta actualmente con un Gobierno de expertos independientes hasta las elecciones adelantadas del 29 de septiembre, la república alpina ha tenido en sus casi 75 años de democracia casi siempre gobiernos de coalición, sobre todo entre las dos grandes e históricas formaciones, los conservadores y socialdemócratas.

La más reciente coalición, que saltó por los aires por un escándalo de corrupción en mayo pasado, estuvo formada por el partido popular ÖVP y el partido ultraderechista FPÖ, que se repartieron las carteras ministeriales según su respectiva fuerza parlamentaria, o sea, 8 para los conservadores y 6 para los ultranacionalistas.

Dinamarca

Tras las elecciones de junio, los socialdemócratas han conformado un gobierno monocolor en minoría que depende de los apoyos externos de otras tres fuerzas de centro e izquierda en el Parlamento. En Dinamarca las coaliciones son habituales (y los líderes de las formaciones minoritarias suelen integrarse en el Ejecutivo) y los gobiernos en minoría son frecuentes.

Noruega

Noruega, que no forma parte de la UE, ha visto cómo en las últimas décadas se han alternado los gobiernos monocolor -no siempre con una mayoría en el Parlamento- con las coaliciones de dos o tres fuerzas. Estos ejecutivos de varios partidos solían incluir a los líderes de las formaciones minoritarias.

Suecia

Una coalición de socialdemócratas y verdes gobierna en minoría en Suecia desde el año pasado. El centro-derecha no alcanzó el Ejecutivo por su negativa a pactar con la ultraderecha. En los habituales gobiernos de coalición previos han participado líderes de los socios minoritarios.

Finlandia

El actual gobierno finlandés es una coalición de cinco partidos, en la que están integrados dirigentes de los distintos socios. El país nórdico no ha visto un Ejecutivo monocolor en décadas y algunas alianzas han incluido a los ultraderechistas.

Estonia

Las coaliciones multipartidistas son frecuentes en Estonia, gobernada en la actualidad por un Ejecutivo de tres formaciones que incluye a la ultraderecha. Los líderes de las fuerzas minoritarias en el gobierno suelen ocupar carteras ministeriales.

Letonia

Las coaliciones multipartidistas han sido la norma desde la independencia de Letonia. Los líderes de las fuerzas minoritarias en el gobierno suelen ocupar carteras ministeriales.

Lituania

Lituania está gobernada por una coalición de conservadores y socialdemócratas, siguiendo una larga tradición de coaliciones multipartidistas. Seis primeros ministros desde 1990 -incluido el actual- eran independientes.

Malta

En Malta gobierna en solitario el Partido Laborista con una mayoría absoluta obtenida por el primer ministro Joseph Muscat en las elecciones anticipadas del 2017, en las que venció al opositor Partido Nacionalista.

Chipre

Chipre funciona con un sistema presidencialista por lo que el actual jefe del Estado y Gobierno, Nikos Anastasiadis, apoyado por el partido conservador DISY, lleva al mando del país desde 2013 tras haber obtenido más del 51 % de los votos.

En las presidenciales de 2013 su candidatura fue respaldada también por el partido centrista Diko, que se sumó a la coalición -donde duró un año hasta que decidió volver a pasar a la oposición- con cuatro ministerios: Energía, Defensa, Salud y Educación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

10140
A Favor
En Contra

En España no. Tenemos unos politicos cerriles y rebosantes de estulticia que haciendo honor al cainismo patrio su maxima es: 'Contigo no, bicho!'

Penita de pais con estos prendas que se han han quedado. Se nos fué el menos malo (aunque uno de los mas volubles).

Puntuación 2
#1