Política

Pompeo regresa a EEUU con información tras consultar a sus socios del Golfo

Riad, 19 sep (EFE).- El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, regresa a su país con "información importante" sobre los ataques del pasado sábado contra dos destacadas plantas petrolíferas de la compañía saudí Aramco tras su reunirse con los dirigentes de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) ayer y hoy.

Pompeo llegó este jueves a Abu Dabi, donde se reunió con el príncipe heredero de este emirato, Mohamed bin Zayed al Nahyan, para abordar "los últimos desarrollos en la región de interés común", tal y como informó el príncipe en su cuenta oficial de Twitter.

Tras las reuniones mantenidas en EAU y la noche anterior en Yeda con el príncipe heredero y hombre fuerte de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, Pompeo se mostró satisfecho en declaraciones a la prensa que viaja con él.

"Fui enviado aquí para trabajar y asegurar que entendemos como nuestros amigos y aliados en la región ven el reto y las amenazas que supone la República Islámica de Irán. Ciertamente he conseguido esto", declaró el jefe de la diplomacia estadounidense.

Agregó que ahora considera que puede ofrecer al presidente estadounidense, Donald Trump, "alguna información importante" sobre como EE.UU. podría "proceder" después de los ataques con drones y misiles de crucero contra instalaciones petrolíferas saudíes, que afectaron al suministro de petróleo mundial y a los precios del crudo en los mercados internacionales.

Asimismo, Pompeo destacó que EE.UU. está buscando "una solución pacífica" y subrayó que su país lo ha demostrado: "Estuve aquí en un acto de diplomacia (...) estamos aquí para construir una coalición que busca lograr la paz y soluciones pacíficas a esto".

"Espero que la República Islámica de Irán lo vea de la misma forma", agregó Pompeo, que sin embargo no perdió la ocasión para reiterar que el ataque fue perpetrado por ese país.

"Creo que está abundantemente claro y que hay un consenso enorme en la región respecto a que sabemos precisamente quién llevó a cabo los ataques. Fue Irán", subrayó el secretario de Estado, a pesar de que ni Riad ni Abu Dabi han acusado directamente a Teherán.

Tanto Arabia Saudí como EAU se han mostrado más cautelosos y sus dirigentes apenas han hecho comentarios durante la visita de Pompeo, aunque sí han respaldado a EE.UU. uniéndose a la coalición naval impulsada por Washington para garantizar la seguridad y la navegación en el golfo Pérsico.

Ambos países han anunciado ayer y hoy su participación en la llamada Operación Centinela, que EE.UU. puso en marcha a finales de agosto sólo con el apoyo de Reino Unido, Australia y Baréin, en un área que abarca desde el estrecho de Ormuz y el golfo Pérsico, hasta la entrada al mar Rojo, Bab al Mandeb.

La idea de esa misión naval surgió después del aumento de la tensión en aguas del golfo Pérsico, donde desde el pasado mayo se han registrado ataques e incidentes protagonizados por barcos de varias nacionalidades, de los que EEUU ha responsabilizado a Irán.

Los ataques del pasado sábado contra dos importantes instalaciones petrolíferas en Arabia Saudí han vuelto a disparar la tensión entre Washington y sus aliados suníes e Irán, que este jueves alertó de que sus tropas están preparadas para entrar en combate y advirtió al mismo tiempo de que una guerra en la región sería devastadora.

Ayer, el portavoz del Ministerio de Defensa saudí, Turki al Malki, aseguró que los drones y misiles empleados en el ataque contra las plantas de Abqaiq y Khurais eran iraníes y que el ataque "incuestionablemente estaba respaldado por Irán", pero no acusó directamente al Gobierno de este país.

Los rebeldes hutíes chiíes del Yemen, aliados de Teherán, reivindicaron la acción del sábado, pero tanto Arabia Saudí como EE.UU. han manifestado que no disponen de ese armamento sofisticado y de largo alcance.

Al Malki apuntó ayer que la decisión de cómo responder al ataque sería tomada a altos niveles, pero desde la cúpula del reino aún no se han pronunciado al respecto y se han limitado a tranquilizar a los mercados mundiales con el rápido restablecimiento del suministro de crudo.

Suliman al Asad

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint