Opinión

Pequeños empresarios, autónomos, profesionales liberales... Así es el nuevo proletariado español

La crisis política y económica de España está generando novedosos estratos sociales. Y la pertenencia a un estrato u otro viene definida por la diferencia que existe entre estar protegido por el sistema o ser expoliado por el mismo.

La radiografía social de España muestra actualmente una extrema polarización que divide a dos segmentos sociales diferenciados tanto económicamente como respecto al acaparamiento de privilegios. Por tanto, está surgiendo en nuestro país un nuevo y peligroso modelo de sociedad, caracterizado por una fragmentación radical causada por la desaparición progresiva de la clase media y media alta.

En la cúspide de la pirámide social se sitúa la clase privilegiada de nuestro sistema partitocrático, conformada por la oligarquía político-sindical y la élite financiera. Socios inseparables que se han enriquecido a costa de convertir el proyecto de democracia española en una cleptocracia y, por consiguiente, de sumir en la miseria a millones de españoles.

El nuevo proletariado está compuesto en la actualidad por pequeños empresarios, autónomos, profesionales liberales y empleados por cuenta ajena con formación. El sector privado, a excepción de las grandes multinacionales, ha sido masacrado fiscalmente para mantener con vida a la partitocracia. La devaluación salarial interna que está experimentado España, unida a la desbocada presión fiscal, ha empobrecido salvajemente a los trabajadores del sector privado. También podemos incluir en esta capa social a aquellos empleados públicos encuadrados en la categoría salarial de mileuristas.

El escalafón social más bajo, un pozo en el que cualquier español que no pertenezca a la casta política puede caer, se encuentra integrado por los desempleados, que son auténticos damnificados de la crisis.

Los funcionarios, aunque solo fuera porque no sufren la incertidumbre y los problemas psicológicos derivados de la posibilidad de ingresar en cualquier momento en las listas del INEM, puesto que se han ganado su plaza en la Administración vía oposición, están mejor posicionados ante la crisis que los empleados del sector privado. No obstante, la constante pérdida de poder adquisitivo, en general, de este colectivo deja en el aire su inclusión en la tradicional clase media española.

Realmente, los funcionarios han sido perjudicados por la politización de la Administración, lo que ha contribuido al desprestigio y al mal funcionamiento de la misma. La contratación de miles de empleados públicos enchufados (y, por supuesto, sin oposición) por el PP-PSOE y de miles de asesores políticos con salarios insultantes ha recortado la tarta de la que comen los verdaderos funcionarios. Además, los escandalosos sueldos del personal político y de sus asesores han provocado que la media salarial en la Administración Pública esté por encima de la del sector privado.

Resaltar que los hogares formados por pensionistas son los que disfrutan, en muchos casos, de mayor nivel de renta y que éstos están siendo el soporte de muchas familias. Si no ha habido un estallido social en España ha sido gracias a ellos y a Cáritas.

¿En qué nos hemos convertido?

En virtud de lo anterior, la configuración de la sociedad española se va pareciendo gradualmente a la de un país tercermundista, comunista o dominado por una dictadura corrupta: familias, pymes y autónomos explotados y empobrecidos por un sistema político diseñado a la medida de los intereses y privilegios de sus gobernantes.

La Justicia al servicio del poder político, sindicatos que se lucran con el dinero que les corresponde a los parados, una Casa Real desprestigiada, ciudadanos expoliados por una casta política enfangada en la corrupción, medios de comunicación que siguen instrucciones del Gobierno o de la oposición, cajas de ahorros inviables convertidas en bancos y salvadas con el dinero de los españoles...

Esta tercera legislatura de Zapatero, liderada por Rajoy, debería ser un punto de inflexión para que este régimen bipartidista llegue a su fin y surja una verdadera democracia que reconfigure el espectro social de España y potencie a una nueva clase media y empresarial que aporte estabilidad a nuestro país.

¿Recuperación económica? Primero es necesario solucionar el problema político. Para ello, los españoles deberían valorar nuevas opciones. Ya no vale el "y tú más" del PP y el PSOE.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum56

Usuario validado en elEconomista.es
Ivano
A Favor
En Contra

Os explico a mi entender el truco de esta magia. Tu haces que cobrar pequeñas cantidades de dinero sean de facto imposible(no asi las multas de trafico de bajo costo, por poner un ejemplo). Cargas con una seguridad social que no te paga la mayoria de tus enfermedades mas cotidianas(te costea un cancer, pero no te paga un empaste dental) Y ya no digo lo de gozar de pension, que a este paso te queda una paga miserable, y ademas ya no tienes dientes!!. Y sin embargo, los cargos en el sector publioo suben como la espuma? facil de entender, si tu hijo no da la talla para superar una oposicion, sacale un carnet del partido politico de tu amigo al que le haces favores, y listo, ya lo tienes colocado de por vida. Esto es...ESPAÑA, la autentica DICTADURA DEL FUNCIONARIADO

Puntuación 4
#50
Gracias, 17
A Favor
En Contra

Para el Sr. 17. Me ha encantado su comentario. Aquí le decías a cualquier compañero o amigo que dependía de un sueldo como tú, que era un trabajador (no digamos ya un currante) y se ponía hecho un basilisco. Exigía que le calificaras como clase media, todo porque se había empeñado de por vida en comprarse un unifamiliar donde Cristo perdió el mechero y un cochecito made in Japan o Germany. Ahora se ve que era un currela de tomo y lomo.

Puntuación 2
#51
pepe
A Favor
En Contra

Todos han sufrido la crisis menos las grandes multinacionales en donde tambien hay INCOMPETENTES pero que han ESQULMADO Y ROBADO a este pais. Lo malo es que la crisis ha puesto MAS en evidencia quienes son MATASANOS, PICAPLEITOS Y ASUSTAVIEJAS con formacion pero sin escrupulos, BUITRES como las multinacionales

Puntuación 2
#52
Tierraplana
A Favor
En Contra

¿Y qué podemos hacer para una sociedadmás equitativa?

Y si todos, en bloque dejamos de pagar la declaración anual de hacienda? ¿Qué pasaría?

Puntuación 1
#53
Uni
A Favor
En Contra

La crisis es por el estilo de vida acomodado y un crecimiento frenético que nos hemos creído que generábamos nosotros con nuestros maravillosos propios recursos cuando hemos sido durante 30 años de democracia un país de subvenciones, funcionarios y corruptos. En España no se genera nada, no hay energía, no hay materias primas, no hay investigación y encima nos prestan el dinero los mismos que nos ponen el precio del Kilowatio…

Ni una empresa funciona en España sin ser subvencionada (siempre con dinero de Europa), eso nos convierte a todos en funcionarios asalariados de los contribuyentes del país que nos presta el dinero.

Nos hemos quedado sin nada, no tenemos derecho a exigir nada, productivamente somos una ruina, esa es la realidad…

Puntuación 2
#54
alfonso
A Favor
En Contra

bien hecha el articulo ---

faltaria añadir que no tenemos solucion porque la mayoria de la españa paleta piensa que la solucion es mas estado.. y mas controles sobre los pocos que sacan la cabeza del augero..no se dan cuenta que mas estado es igual a mas control de los recursos por parte de los beneficiados de este sistema podrida..tenemos lo que merecemos.. somos un pais agradecido porque nos dan una limosna desde las instituciones.

Puntuación 0
#55
Usuario validado en elEconomista.es
JKHAN
A Favor
En Contra

Pues a mí me ha gustado la puntualización hecha por el #43.

Mucho pequeño empresario y sus familiares comparte las políticas que se están aplicando y por ello les votan.

Lo malo es que no han acabado de comprender quienes son sus clientes en el fondo y les pagan sus sueldos.

Y por eso muchos van a acabar en la ruina.

Puntuación 0
#56