Opinión

Lorenzo Bernaldo de Quirós: Propiedad intelectual: Un modelo caduco

Junto a la panoplia de subvenciones y otras medidas proteccionistas, el Gobierno dio una vuelta de tuerca más a su intervencionismo a favor de los burócratas del cine con la denominada Ley Sinde.

Bajo la noble intención de proteger los derechos de propiedad intelectual, se esconde la defensa de los intereses de un grupo que aspira a lo imposible: forzar a los demás a pagar por ver cosas que no desean. Para más inri, los intentos de someter la red de Internet a prácticas policiacas o a caza de brujas no tendrán efectividad alguna.

El mercado buscará nuevas vías para distribuir películas o cualquier otro tipo de producto cultural susceptible de ser digitalizado. La tecnología derribará cualquier barrera regulatoria que se le intente imponer. Ésta es, en definitiva, la posición que subyace en el testamento intelectual de Alex de la Iglesia en su discurso de los Premios Goya.

De entrada, la información es costosa de producir y barata de reproducir. Películas que cuestan millones de euros pueden ser copiadas a un precio irrisorio. Los economistas dicen que la producción de un bien de información envuelve altos costes fijos, pero bajos costes marginales.

Así pues, el costo de producir la primera copia de ese tipo de bienes puede ser sustancial, pero el de producir o reproducir copias adicionales es despreciable.

Desde esta perspectiva, los cambios tecnológicos han destruido la estructura tradicional del marco jurídico sobre el que se sostenía la protección de la propiedad intelectual.

La información digital puede ser perfectamente copiada e instantáneamente transmitida a todo el mundo, y al ser gratuita los productores podrían no ser capaces de recuperar sus costes de producción. En el caso del cine, esta hipótesis teórica no se ve apoyada por la evidencia empírica.

En ese sentido, los intentos de prohibir la piratería en la red para salvar al cine español de sus depredadores es absurda por una sencilla razón: apenas se descargan filmes nacionales. Entre las 20 películas más descargadas a través de Internet en 2009 y 2010 no se encuentra ninguna española y el vampirismo de los internautas no ha impedido que las cintas líderes hayan obtenido unos ingresos espectaculares en taquilla.

Así, Avatar recaudó 2.880 millones de dólares a pesar de ser la película más pirateada en Internet en 2010, y lo mismo sucedió con Star Trek en 2009, que ingresó una cantidad similar.

En promedio, la teórica pérdida económica, el lucro cesante para los productores de los grandes filmes bajados de la red no supera el 5 por ciento de su recaudación en taquilla, es decir, un porcentaje irrelevante. Por otra parte, nadie podría escandalizarse de que los espectadores bajasen gratis películas, como las españolas, que ya han pagado con sus impuestos, las subvenciones y el canon.

Desde esta perspectiva, los propietarios de los contenidos exageran los riesgos de las innovaciones tecnológicas y de la piratería para la propiedad intelectual. La historia de la industria del vídeo es un buen ejemplo.

Hollywood entró en pánico cuando la aparición de los vídeos permitió copiar las películas emitidas por televisión y lanzó una agresiva campaña legal para impedir ese fenómeno. Obviamente, no consiguió su objetivo.

Además de indeseable, es imposible parar las innovaciones y los cambios tecnológicos cuando ya se han producido. La ironía es que, en la actualidad, muchas de las producciones realizadas desde la Meca del Cine se hacen a través de vídeos cuya venta y alquiler ha supuesto durante años, y todavía supone, una colosal fuente de ingresos para los estudios.

En un escenario de revolución tecnológica, la estrategia inteligente de quienes defienden la propiedad intelectual ha de ser elegir los términos y las condiciones que maximizan su valor, en vez de empeñarse en maximizar los términos y las condiciones de su protección.

Servicios como iTunes permiten a la gente comprar canciones de manera eficiente y a un bajo precio. Los artistas han comenzado a emplear YouTube y otras fuentes para ofrecer música gratuita como una vía para generar interés y derivarles a las páginas en las que pueden adquirir su música.

Esto hace a los artistas más accesibles y les proporciona mayores audiencias. En suma, las propias fuerzas del mercado terminarán por descubrir nuevos métodos y procedimientos que permitan combinar los deseos de los productores y los de los consumidores, como ha sucedido siempre a lo largo de la historia.

Por último, la propiedad intelectual es un animal diferente a la propiedad física. Ésta, por definición, es escasa, y la primera no lo es en tanto las imágenes, las ideas, los sonidos etc. pueden ser reproducidos hasta el infinito.

De alguna manera, tiene rasgos muy similares a los de los denominados bienes públicos: la no rivalidad en el consumo, esto es, el escuchar una emisora de radio no impide a otros el hacerlo; y la imposibilidad de excluir a los consumidores de su uso o disfrute, es decir, no puedo impedir el acceso a una película que se me ofrece de manera gratuita en la Red.

Como señaló Benjamín Tucker a finales del siglo XIX, si alguien quiere monopolizar sus ideas, la única forma de hacerlo es mantenerlas fuera del mercado.

En la práctica, la Ley Sinde, además de su ineficacia para proteger los derechos de propiedad intelectual de los burócratas de la cultura, crea las bases para desencadenar una verdadera caza de brujas contra los internautas. Es un ejemplo claro del carácter reaccionario del socialismo reinante.

Lorenzo Bernaldo de Quirós. Miembro del Consejo Editorial de elEconomista

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum13

Nut
A Favor
En Contra

Del socialismo sólo?Creo recordar que la ley a sido apoyada por PPSOE-C_i_U.Aplaudida-alentada por el gobierno USA.Un estado socialista como todos sabemos.Por otro lado nada que no este en la más rancia tradición del reino.No fuimos el paladín de la contra-reforma el azote de las traducciones a las lenguas vulgares de la biblia.El bastión-aún hoy-de la cultura analfabeta?Aquí se compran los libros para decorar, dar el pego.

Puntuación 2
#1
Thrawn
A Favor
En Contra

Totalmente de acuerdo, Don Lorenzo. Muy bien sintetizado. El problema es que parece que ya no queda en el Congreso ni en el Senado nadie que tenga una mínima idea de economía, derecho o nuevas tecnologías. Y a los partidos que han aprobado la Ley Sinde, muchos ciudadanos les pasaremos en las próximas convocatorias electorales una factura que tardarán en olvidar.

Puntuación 19
#2
emilio
A Favor
En Contra

Lorenzo, estoy buscando la manera de piratear la edición impresa de pago de El Economista. Creo que voy a escanearla y colgarla en la red por pura filantropía y solidaridad con los lectores jóvenes interesados por la economía y que no pueden pagar la edición impresa, donde vienen interesantes artículos. No sé si Vd. quedará en el paro, puede que no haya otro en la redacción que se le merezca más, pero compréndame; mi espíritu solidario no puede evitar esta contribución a la democratización e igualdad a la hora de acceder a la información. Al igual que con la tierra, bienes inmuebles etc., en muchos casos adquiridas con subvenciones en forma de ayudas fiscales, la propiedad debe desaparecer; si señor, la igualdad, la colectivización libre de los bienes, tanto intelectuales como materiales, deben estar al servicio del pueblo, no de latifundistas, rentistas, SGAES etc. Bienvenido Lorenzo a la izquierda radical, al comunismo del s.XXl.

Ah, se me olvidaba, el PP, como es costumbre en su oposición aparente, en la defensa de la propiedad intelectual y material, como no podía ser de otra manera, también votó, junto con los ricos rojos del PSOE y los burgueses catalanes de CIU, la Ley Sinde.

Puntuación -21
#3
Electrico
A Favor
En Contra

Emilio, como habrá apreciado, ha leido el articulo sin pagar un centimo al economista. Lo que defiende el articulista en cuestión no es la supresión de los derechos de autor, si no que se creen nuevas vías de negocio que no tengan que recurrir a encarcelar a alguien por percibir material digital. Incluso ha apuntado que en la industria musical se valen de youtube para dar acceso a canciones que luego el usuario puede comprar.

Su ejemplo está desencaminado. Los diarios españoles están avanzados respecto a otros sectores. Su ejemplo tendría validez si "el economista" se aliase con todos los demás periodicos y ninguno emitiese ninguna información economica, y las opciones que le quedan para obtener esa información es: a) pagar un precio abusivo o b) confiar en los rumores.

Un absurdo que se da en otras industrias. Y lo del cine español, otro tema completamente diferente... el otro día fue noticia que una directora rodase su propia película sin financiación pública, ¡primera plana de los periodicos (como este, que lee gratis si nque nadie le llame delincuente)!

Puntuación 18
#4
Edo
A Favor
En Contra

Estoy cansado donde dice internautas debe decir ciudadanos.

Puntuación 11
#5
Fitisven
A Favor
En Contra

¿Propiedad intelectual?

A ver, o yo soy un poco lelo, que no lo descarto, o si yo le pago a un fulano para que haga un trabajo entiendo que el resultado de ese trabajo me pertenece. ¿No?

Entonces pregunto ¿No les hemos pagado entre todos los españoles gran parte de los costes de producción de sus películas sino todos?

Si esto es cierto, ¿a quien narices le pertenecen los famosos derechos? ¿A mis empleados?

Estos listillos han visto el momio de las subvenciones, los derechos, los canones y cualquier cagada que se les ocurra y solo a cambio de venderse como rameras en las elecciones haciendo el tonto con la ceja. Y mientras la casta de politicos que tenemos les sigan necesitando van a seguir exprimiendo la teta de la vaca hasta que no quede ni gota.

Pues no servirá de absolutamente nada, pero al menos yo, no tengo intención de ver una película española para los restos, no ya pagando, que ni muerto, es que ni gratis.

Claro que tampoco es tanto el esfuerzo, no valen una mierda.

Puntuación 5
#6
A Favor
En Contra

E. es el típico defensor con gracia (poca) de los que viven del cuento (nunca mejor dicho). A mi me gusta el cine y me gusta ir a verlo al "cine". Lo que no me gusta es el clientelismo que impera en las esferas de la sociedad en la que debería haber libertad. El cine no debería tener subvenciones. Ni los partidos políticos, ni los sindicatos, ni la patronal, ni, por ejemplo, la gastronomía. Hoy, sin embargo, se ha creado la Real Academia de Gastronomía. Más madera para el infierno español.

Puntuación 6
#7
Luigi
A Favor
En Contra

Para Emilio

El problema es que la industria ve a la propiedad intelectual de la misma manera que la propiedad privada: Algo físico y tangible. Pero es que no es así.

Una canción no existe fisicamente. Ni una película... por lo que no se puede intentar seguir vendiendolo como tal.

Puntuación -1
#8
Isma Varela
A Favor
En Contra

El modelo de propiedad intelectual está obsoleto, caducado y mal entendido. Es lógico que el panadero nos cobre el pan del lunes el domingo???(según la propiedad intelectual si, ha creado una obra que tiene derecho a cobrar de por vida) y si yo le doy mi barra de pan a un mendigo que no tiene que comer, tiene que pagar por ella??? según los derechos que plantea si. Es absurdo

Puntuación -2
#9
A Favor
En Contra

Llevo en el sector digital más de 11 años y desde mi profundo conocimiento de la evolución de Internet la ley Sinde es una despropósito y un engendro jurídico de mucho cuidado. Como apunta Don Bernardo, esta ley que no hacer justicia a la legalidad, no va a proteger de forma eficiente y real a la industria del cine porque es una ley completamente fuera de la realidad técnológica del siglo XXI. Cinetube, cineyonqui y demás entornos de descargas buscarán alojamiento de sus servidores en jurisdicciones libres y los internautas echaremos mano de los proxies y los sistemas de mirroring para multiplicar las fuentes de p2p. Pero lo que en verdad permitirá esta ley es que, por primera vez en la historia de Internet en un país democrático, el Gobierno de turno meta controles y filtros para empezar un control de los ciudadanos internautas. El día 15 se dió el primer paso hacia la cubanización de Internet y desagraciadamente la mayor parte de la población sigue sumisa en una apatía muy preocupante.

Para todo el resto que sí se da cuenta del peligro que supone la ley Sinde para la libertad ciudadana en Internet, hago un llamamiento a que nos acompañen mañana 19 de febrero a las 12 del mediodía en la Concentración por la Libertad en Internet ante el Ministerio de Cultura en Madrid, Plaza del Rey (Metro Banco de España). Puedes descargarse toda la información y materiales que podrán imprimir en sus casas en esta dirección: http://www.p-lib.es/19-f-concentracion-libertad-internet/

Espero ver mañana un mar de máscaras de V de Vendetta, muchas más que en los Goya.

Puntuación 2
#10
Usuario validado en elEconomista.es
Goyo Tovar
A Favor
En Contra

Estimado señor: si ya su segundo párrafo es conclusivo, fuerza al lector a crearse un prejuicio de que lo que viene, no interesa ya leer.

Goyo

18-feb-11

Puntuación -1
#11
No les votes
A Favor
En Contra

PSOE, PP y CiU son las tres formaciones políticas que han pactado para resucitar la ley Sinde en el Senado, una ley que permite censurar Internet por vía administrativa, sin una intervención judicial que garantice la tutela efectiva de los ciudadanos. Al juez que deba validar el cierre le estará vedado analizar el fondo del asunto, esto es, la vulneración de derechos de propiedad intelectual o la posibilidad de producir un perjuicio patrimonial por parte de la página web cuya clausura se solicite. La ley Sinde crea un “agujero libre de jueces” donde la decisión la toma una comisión administrativa nombrada por el gobierno, para evitar lo que hasta el momento venía ocurriendo: que los jueces no daban la razón a las reclamaciones de la industria de los contenidos.

La ley Sinde es ineficaz. No aborda una reforma integral de la legislación de propiedad intelectual, único camino para favorecer la justa retribución de los creadores y artistas en el marco de una sociedad de cultura digital. Aún así, y a pesar de la oposición de una parte importante de la sociedad incluyendo creadores y artistas, PSOE, PP y CiU votaron a favor de ella. Pesaron más las presiones de gobiernos extranjeros y de grupos minoritarios que el interés social. Pero no todo es culpa de nuestros representantes: nosotros les hemos elegido, por acción u omisión.

Puntuación -1
#12
wiinigo
A Favor
En Contra

¿Va a cerrar la ley Sinde Google o Twitter?

Si yo publico un twitt con un enlace a un archivo de megaupload (metido dentro de un acortador tipo a bit.ly, por ejemplo) y le pongo un hastag fácilmente localizable por ejemplo #californicationS04E01 cualquiera que busque ese hastag tendrá acceso a la descarga.

Y más aún si hago la busqueda de #californicationS04E01 en google también podré acceder a él, ya que Google ahora muestra los resultados de twitter.

En todo este proceso no hay ninguna página web de enlaces como tal (me refiero a una web tipo Series Yonkis o similiar)

Entonces, ¿A quién afecta la ley sinde?

- A Google que me permite encontrarlo?

- A Twitter que tiene el hastag con el enlace a bit.ly?

- A bit.ly que es el que tiene el enlace de megaupload?

Puntuación 2
#13