Opinión

Julio Anguita: Bienvenidos al siglo XIX

El clamor es unánime por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Bruselas, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Barack Obama y hasta el sursum corda del capitalismo globalizado: en España se debe realizar una reforma del mercado laboral que elimine sus rigideces, a fin de conseguir la creación de empleo.

Esta monodia polifónica no es otra cosa que el agarradero ideológico de quienes no quieren entender que la crisis en presencia es sistémica y, en consecuencia, demandadora de medidas, soluciones y proyectos que supediten la razón económica a la racionalidad y la modernidad; es decir, a la centralidad del ser humano. Siguen abrazados a un cadáver y a sus intereses individuales efímeros y de corto vuelo.

La facilidad y baratura del despido conducirán a la reedición de la llamada Ley de Bronce de los salarios explicada por David Ricardo (1772- 1823), según la cual éstos deberían tender a situarse en el nivel mínimo de subsistencia de los trabajadores. Esta tendencia revive en los presentes ataques contra el salario directo de los asalariados.

Los recortes que se le demandan al llamado Estado de Bienestar convergen en la disminución del llamado salario indirecto; es decir, la sanidad y la educación públicas, el transporte, la cultura, la asistencia social, etc.

La congelación -por ahora- de las pensiones y jubilaciones es la manifestación de la agresión al llamado salario diferido. Todos los derechos contemplados en pactos internacionales, cartas europeas y compromisos gubernamentales quedan en papel mojado. Y en el caso de la Constitución española de 1978 la flagrancia de la vulneración es más que evidente.

Los autores del mal expenden las recetas para curarlo. Ellos siempre ganan. Y así mientras los damnificados no asuman que la ciencia económica está supeditada a los intereses mayoritarios. Carece de autonomía.

Mientras tanto, avanzamos a buen paso hacia el siglo XIX.

Julio Anguita, ex coordinador general de IU.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum48

angel
A Favor
En Contra

Ya veremos en qué queda todo este lio. Tenemos que darnos cuenta que la debilidad de una de las partes perjudica gravemente al sistema de equilibrio en que debe residir la virtud.

Puntuación 20
#1
Juanillo man
A Favor
En Contra

Viva la revolución y viva el Chés!!!!!!!

Ñam, ñam nazis a la perola

Más vale morir de pie que vivir arrodillado

Anarkia y cerveza fria

Puntuación -105
#2
QUE LE PASA A LAS BOLSAS
A Favor
En Contra

Efectivamente, Sr. Anguita. Aquí no hay otro programa, programa, que el de instaurar el capitalismo más salvaje.

Puntuación 41
#3
Bianor
A Favor
En Contra

Uno de los pocos, poquísimos políticos a los que se le puede escuchar.No es un hipócrita , no es un sinvergüenza, es coherente.Se podrá estar de acuerdo o no con él pero, podemos mirarlo a la cara sin que nos de asco, no como otros.Cual es el eslabón más fuerte de una cadena?....Aquel por el que se fractura.Pues deja de ser cadena.Como bien dice el Sr Anguita parece que hay interés en deshacer la cadena.Malo para todos.

Puntuación 150
#4
Mesmer
A Favor
En Contra

De acuerdo en líneas generales pero, ¿se puede supeditar la razón económica a la racionalidad y la modernidad en una economía globalizada? ¿O la centralidad del ser humano es sólo posible en un modelo casi autárquico?

En mi opinión, esta crisis, además de sistémica, hunde sus raíces en el hecho de que occidente ha traspasado gran parte de su valor añadido a China... y ahora no podemos mantener los avances sociales del último medio siglo.

En cualquier caso, felicidades a "El Economista" por incluir la necesaria perspectiva de Julio Anguita entre sus firmas

Puntuación 94
#5
Fidel Merino
A Favor
En Contra

Todos los derechos contemplados en pactos internacionales, cartas europeas y compromisos gubernamentales quedan en papel mojado. Y en el caso de la Constitución española de 1978 la flagrancia de la vulneración es más que evidente.

Puntuación 25
#6
Alfonso
A Favor
En Contra

Totalmente de acuerdo con el post de Bianor, creo que Anguita es un politico honrado, de los pocos que hay y que se debe escuchar, se este o no de acuerdo con el. Personalmente llegue a votarle más de una vez. Ahora ya no estoy seguro de que lo que dice es correcto. Soy de la opinion de que dificilmente podremos ser competitivos con un mercado rigido como el español. Creo que debemos parecernos más a Europa.....basta ver el nivel de paro en España y en el resto de Europa.

Puntuación 18
#7
A Favor
En Contra

En este país no se quieren hacer bien las cosas.

No quieren aplicar medidas para sanear la sociedad.

Interesa que todo se hunda, pq son los que intentan q se hunda los que ganarán con la situación.

Que se obligue a que todas las facturas se presenten de forma electrónica y que hacienda las cruce para evitar el fraude.

Que esa información se cruce con los gastos de los entes públicos y se haga una web donde todo el mundo vea en que se gasta el dinero.

Que se modifique la legislación y los defraudadores y corruptos tengan que pagar sus deudas con trabajo a la comunidad, ayudando a reforestar, limpiar o contruir tantas cosas que hace falta en este país.

Que se ponga un impuesto a las viviendas vacias para fomentar el alquiler y que una vivienda vacia no sea un bien de inversión especulativo, pq si no se hace, la burbuja volverá, a no ser que nos tiren del euro

bueno

ya veremos

Puntuación 31
#8
JLT
A Favor
En Contra

Sr. Anguita, me parece Vd., uno de los pocos políticos que ha dado este país en los últimos tiempos. Desgraciadamente en su caso como en el de otros tanto de su signo o ideología política como de otras, todos han terminado burn out de la política, precisamente porque en la actual forma de hacer política es muy difícil que puedan subsistir, la gente honrada y que sea coherente con su ideología política. Por lo tanto, en su caso como en el de otros, no cabe más alternativa que salirse por el foro, puesto que contra este Leviatán de la política que hemos levantado, no hay quien pueda oponerse, a no ser que se empleen las típicas armas: incidías, traiciones, navajazos, etc. Claro está que otros en lugar de tomar la derrota que UD. tomó en su día, han cogido las de “Villadiego” pero en la versión más carpetovetónica y española: el choriceo. Muchos buenos antes, ahora corrompidos por la pela, antes, ahora euro.

Dicho esto, me gustaría expresarle mi desacuerdo en parte de lo que Ud. dice. Nuestra sociedad ha llegado a un punto en que es insostenible en cuanto a la morfología y estructura pues uno de los grandes problema que tiene este país no es propiamente la estructura del “capital”, sino en que nos hemos creído ser ricos e imitar a éstos, cuando seguimos siendo un pobre país, que no es lo mismo que un país pobre. Nuestra mayor pobreza no radica en nuestros bienes o en nuestra economía, sino en gran parte en el tejido político que lo compone y gobierna, sea del signo que sea.

Salvo unas excepciones, nuestra economía está básicamente compuesta por pequeñas empresas, en las que sus dueños o “capitalistas” no son más que trabajadores por cuenta propia, que emplean a otros trabajadores por cuenta ajena, y que en muchos casos .hay excepciones también, claro- son como cuasi empresas familiares.

Nuestro problema no son los trabajadores, ni siquiera los pequeños empresarios, sino la clase política que ha emergido como si fuese una especie de “Cuarto Estado” pre revolucionario que se enfrenta, opone y exprime al “Estado llano” o grupo de no privilegiados.

España Sr. Anguita necesita una revolución, tenemos que empezar por cambiar y acabar con estos grupos de privilegiados, y no tanto con la socialización de los medios de producción, ni nada por el estilo. Eso en España no es imprescindible. La justicia social y económica tiene que empezar por acabar con ese Monstruo con poderes exorbitantes –que diría el profesor García de Enterría- que es la Administración en General, el estado de las Autonomías, y muy especialmente la clase política corrupta que ha cambiado el todo por la parte, mejor dicho, el interés general por sus intereses particulares.

Debemos asaltar a esa Bastilla y pasar por la “guillotina” a todos los marqueses, grandes duques y señores que calientan los parlamentos centrales, autonómicos, locales y poner en su lugar a otros que trabajen por el bien de España y no por los propios. Ahí está la auténtica reforma, la auténtica revolución.

Puntuación 47
#9
mercados
A Favor
En Contra

hola, lo que hace falta es una desamortización inmobiliaria tanto publica como privada. El problema viene que muchos obreros tambien tienen casa y segunda residencia; son partidarios de la igualdad y repartir los bienes, de otro.

Angita lo sabe cuando tuvo que lidiar con los "obr.er.os-fa.lan.gi.st.as" de Andalucia.

Atentamente,

Puntuación 6
#10
Ricardo
A Favor
En Contra

No estoy en absoluto de acuerdo. No vamos al siglo XIX. Ricardo está obsoleto. El comunismo se hundió estrepitosamente. Hay un problema Sr. Anguita. Que el sistema, gracias a la veleidades izquierdistas, en parte, esta dañado, produce menos y hay que recortar. ¿Me dice algo de los sindicalistas liberados, unos 60 mil que no producen?. Sr. Anguita Vd. va directo al siglo XIX.

Puntuación -15
#11
Paco
A Favor
En Contra

¿De que humanismo estamos hablando Sr Anguita? Del humanismo Cristiano? del humanismo Socialista?

Porque la cosa es sustancialmente diferente en uno u otro caso.

El primero, desde las sectas reformistas del S-VI ha dado lugar al capitalismo moderno. El segundo, no ha dado lugar a nada, salvo algunos regímenes marginales en el caribe y le régimen chino que es inclasificable. Todos ellos mantienen miserablemente a sus pueblos, sometidos a seudo-esclavitud y pisotean la libertad y los derechos humanos. .

No veo en el horizonte ningún sistema de recambio para el capitalísmo , con crisis o sin crisis, me temo que al capitalismo le sucederá mas capitalismo, porque es el único sistema que garantiza el acceso a un nivel de vida digno, junto con niveles de libertad razonables.

Los actuales políticos, tanto de la derecha como de la izquierda, no pueden arreglar la presente crisis porque en el fondo ninguno de ellos cree de verdad en el sistema capitalista, y pretenden solucionarlo desde el intervencionismo con resultados cada vez mas catastróficos.

Puntuación 1
#12
rafa
A Favor
En Contra

Gracias sr Anguita por su colaboración.

Una pregunta para los economistas:

¿Por qué el FMI nunca propone que la riqueza esté mejor repartida, pero sí bajar los salarios?

¿Los intereses de quién defende el FMI?

¿Y nuestros "representantes" políticos, los intereses de quién defienden?

Puntuación 11
#13
Currante
A Favor
En Contra

Como lector diario del economista, me alegro y muy mucho de poder leer al Sr: Anguita, es un ejemplo claro y vivo, que no todo en la politica es corrupto y chungo.

Puntuación 16
#14
roco
A Favor
En Contra

Uno de los pocos politicos que se le entiende claramente todo lo que dice.

Puntuación 15
#15
pepegotera
A Favor
En Contra

Respeto profundamente como politico al sr. Anguita (como persona no lo conozco) pero no comparto sus ideas. Este es el pais de la picaresca, de trabajar lo menos posible y si lo hace el compañero por mi, pues mejor que mejor. Esa legislacion ha propiciado la creacion de los liberados, personas especialistas en cobrar sin dar un palo al agua. Pero la crisis hace que se hunda el sistema, pues no hay "cama pa´tanta gente". Yo propongo despido libre, para que se les acabe el chollo a los que viven del cuento y a los que se cogen baja para irse a esquiar pero que al mismo tiempo se establezca un salario minimo (con varios tramos segun categorias) suficientemente alto para vivir sin problemas y se cruja a las empresas que contraten en B y/o en otra categoria a la desarrollada. Los trabajadores de verdad, aunque se fuesen a la calle por quiebra de la empresa donde estaban, no tendrian dificultad en encontrar otro trabajo.

Puntuación 4
#16
svintus
A Favor
En Contra

Este señor será personalmente honesto,no seré quién lo dude,pero sus teorías como todas las inspiradas por el comunismo,marxismo o todos los ismos que quieran no son realistas.Para sostener el estado del bienestar hace falta un sector privado que lo pague.

Y los reguladores,¿para que estan?.¿Ellos también son "el capital"?.

El Sr. Anguita dejó el ayuntamiento de Córdoba practicamente en la quiebra,así que los experimentos,y la ingeniería social,con gaseosa..

Puntuación -6
#17
YO
A Favor
En Contra

Anguita, por qué no miras a USA???

Casi no hubo desempleo en los últimos 50 años!!!!

Fácil contratar, fácil despedir, fácil crear empresas.

Sí sí ya sabemos que tu paraíso es la URSS.

Puntuación -9
#18
Ricardo
A Favor
En Contra

En el siglo XIX la revolución industrial creaba puestos de trabajo y desarrollo económico y riqueza en Europa. En el siglo XXI, la globalización, la competencia a nivel mundial, los está desplazando a paises como China, India o Vietnam simplemente porque allí los costes laborales son mucho más reducidos y donde los trabajadores no tienen aspiraciones económicas tan elevadas. El desarrollo, la riqueza se están desplazando a esos paises.

Los trabajadores europeos, tambien consumidores de productos fabricados en Asia, no pueden pretender ignorar que compiten con otros trabajadores a nivel mundial que están dispuestos a trabajar, incluso más horas, por menos. Ha llegado la hora de aceptar, aunque sea en forma de crisis, que en Europa no se puede continuar con el mismo nivel de vida y hay que reducir funcionarios (y muchos), valorar al individuo que es capaz de crear puestos de trabajo (aunque sea un autónomo) y trabajar más para acabar ganando menos.

El Sr. Anguita, una vez más, al defender derechos de los trabajadores, olvida mencionar a esos trabajadores que no tienen ni trabajo y para los cuales, la mejor esperanza de encontrar uno, no es sino la reducción de costes laborales.

Puntuación 2
#19
jashondo
A Favor
En Contra

Si , hombre, y vamos a votar a Izquierda Hundida para que nos devuelva al Neolitico con su economia planificada y centralizada que tanto exito tiene en Cuba y Corea del Norte y lo bien que viven los obreros alli.

Puntuación -20
#20
kkita
A Favor
En Contra

Anguita:

La guita o esto se agita.

Puntuación -7
#21
jorge
A Favor
En Contra

Prefiero volver al sXIX que a la Edad de Piedra como en Cuba o Corea del Norte, como ocurriría si siguen las posturas de este señor.

Puntuación -2
#22
Yo soy siempre censurado
A Favor
En Contra

Sr Anguita, el rebuzno democratista de la justicia de diseño va contra la física de la economía y de los mercados, y eso es lo que nos ha traído hasta aquí. La realidad impone su gobierno sobre cualquier régimen y componenda orgánica sobre el poder. La exageración de los nostálgicos de la URSS, como rezuma su verbo, tenderá a ofrecer la solución con hueras invocaciones de justicia y traerla por aclamación. Aclamen lo que quieran, que nadie se alimenta de consignas y es la justicia provisora del derecho siempre subjetiva. Los servicios públicos subsistirán si la estructura económica y fiscal es capaz de financiarlos, y ésta sólo será capaz de hacerlo si éstos servicios contribuyen a la eficiencia de esa estructura económica. Su planteamiento es enfrentar la rueda delantera de la sociedad con la rueda trasera y hacer la cadena y los ejes según supersticiones estéticas e ideológicas adjetivando, adjetivando mucho. Una utopía, o peor: una estupidez. De qué le sirven a los parados la biblia en articulado del Derecho y sus ficciones, si no hay trabajo, si no hay nadie que quiera, que pueda, contratarlos. Prefiero tener trabajo y tener que pagar sanidad y Pues que mamen del Estado y que se levanten los braceros del secarral a alimentarse de semillas. La sanidad prolonga la vida y la capacidad productiva, igual que la educación, igual que la información y la cultura, la infraestructura o la administración de justicia y de seguridad. La asistencia social recupera vidas pérdidas, y la dependencia y las pensiones evitan el ahorro y favorecen el consumo durante la vida activa: financian el optimismo del pasado. Las motivaciones humanas para formarse, trabajar, ahorrar y esforzarse han sido arrambladas por las estupideces políticas que gente como usted ha defendido durante siglos. En Alemania, donde han podido experimentar la diferencia entre regirse por el sistema político de los “Anguitas” – que serán muy majos y honrados, pero es usted y los suyos unas calamidades para las sociedades – y regirse por un modelo capitalista que llaman “socioliberal” se han preocupado de no devastar las motivaciones humanas que favorecen el desarrollo personal, colectivo y finalmente y por agregado social. Si reconocemos derechos que no se pueden financiar mentimos, defraudamos a los que pagan tributos pensando que eso revierte en el beneficio de los demás, en esos que esperan que el Estado resuelva sus males y defraudamos la confianza en el sistema político y democrático. Sigan desde el comunismo ofreciendo milagros, y pronto además de cargarse el Estado social como se han cargado ya, además de cargarse la justicia como creación humana y no como descubrimiento místico exportable de lo celestial a la tierra, se cargarán también la democracia.

Siga diciendo tonterías, por favor.

Puntuación 1
#23
Paco
A Favor
En Contra

Pensemos en el capitalismo no como un sistema que propende a la desigualdad, sino como el sistema económico mas democrático posible. Para ello tendremos que remontarnos a los siglos XIII y XIV. Pensemos en una nueva clase emergente que no es ni la aristocracia guerrera ni los siervos de la gleba, unidos por siempre a la tierra; sino una clase de hombres emancipados, que viven en burgos y ejercen profesiones liberales, sastres, zapateros, cirujanos, comerciantes de productos extrangeros, prestamistas, banqueros. Esta clase media no sometida a vasallaje ni esclavitud, tiende a organizar su vida en las ciudades nacientes, a pesar siempre de la clase dominante, la aristocracia rural.

Imaginémonos un grupo de comerciantes que desean adquirir productos exóticos para su comercio: especias, condimentos, perfumes, ricas telas de Damasco o sedas de China. Cada uno por separado son incapaces de promover una expedición para adquirir todos esos productos, pero todos juntos si pueden juntar un pequeño capital, y tal vez con la ayuda de un prestamista , siempre judío por supuesto, pueden organizar una expedición, comandada por un representante de cada familia. De este modo ha nacido la primera empresa. Juntan capitales y comparten riesgos y beneficios, así de simple y así de grande.

Esta es la esencia del capitalismo que se ha transmitido y ha perdurado desde entonces. Si en el S-XIII representó una oportunidad para una clase naciente, hoy representa una nueva oportunidad para todo el mundo, a condición de que se entienda correctamente.

No debemos ver el muro como un volumen unitario y monolítico, sino como un conjunto de ladrillos unidos por una argamasa que los cohesiona. Del mismo modo, la empresa, sobre todo las mas grandes, está formada por un conjunto de acciones pequeñas, que cualquiera puede comprar y vender beneficiándose del posible crecimiento y de los posibles beneficios de la misma, cohesionada mediante un conjunto de intereses comunes. Desde este punto de vista, el sistema que se basa en tales leyes es el mas democrático del mundo, ya que te permite participar de los beneficios de las empresas sea cual sea tu posición social. La única condición es estar dispuesto a correr un riesgo con tu dinero y tener la capacidad para seleccionar las empresas que mas te vayan a favorecer.

Puntuación 1
#24
Sentido
A Favor
En Contra

Lo que hay que hacer es nacionalizar todos los sectores estratégicos: banca, grandes y medianas empresas,y latifundios de nobles y multinacionales, para evitar que haya parásitos que extraen plusvalías de todos los trabajadores, reducen plantillas explotándolas al máximo y que dan un servicio pésimo a la sociedad. Para escoger la posición en los cargos hay que establecer mecanismos de selección según valía demostrable y examinable y los sueldos de todos los niveles deben estar sujetos al consenso democrático y a criterios objetivos.

Hay que dar prioridad a los sectores cuya producción o actividad es de primera necesidad y/o son básicos para aumentar la eficiencia del sistema (alimentación, industrial básico, sector ferroviario, renovables con TRE positiva, telecomunicaciones, etc)

Hay que evitar el acaparamiento de viviendas; actualmente los mayores acaparadores son los bancos, los especuladores, y unos pocos millonarios. Hay oferta de viviendas como para que el problema desaparezca de un plumazo.

Hay que potenciar los pequeños negocios familiares y las cooperativas (de todos los tamaños) donde nadie es asalariado de ningún acaparador de los medios de producción. Las asiganiciones para esas unidades productivas deben estar regidas por el principio de necesidad en la zona en la que esten destinadas, evitando que se pisen el terreno entre ellas y potenciando la cooperación entre ellas para crear sinergias en vez de competencias absurdas. Que cada persona ocupe su lugar en la economía en función de su valía y habilidades, y no en función de quienes hayan sido sus ascendientes como ocurre ahora en la gran mayoría de los casos.

En definitiva. Hay que planificar y priorizar la economía según criterios de sentido común y de sostenbilidad a largo plazo, impidiendo que nadie pueda vivir en el lujo absoluto sin trabajar y del trabajo de los demás como ocurre ahora con la pequeña élite capitalista acaparadora de los medios de producción debido al mecanismo de herencia sin limite.

El "sueño" capitalista ha terminado de forma definitiva. Este nunca jamás podrá funcionar como lo ha hecho hasta ahora pues se acaba la base energética creciente que lo alimentaba, como las bacterias de una placa de petri en crecimiento exponencial que no saben adaptarse al nivel de producción sostenible de alimento sino que su mecanismo consiste en crecer hasta agotar el alimento y luego morir en masa. Pan para hoy (ahora ya ayer) y hambre para mañana (ahora ya hoy).

Seamos más inteligentes que las bacterias.

Puntuación 0
#25