Todos

El Supremo equipara la compensación por accidente laboral con la de tráfico

Como no existe en la legislación laboral española una graduación legal para que los jueces puedan establecer con iguales criterios los daños producidos por un accidente de trabajo, el Tribunal Supremo está considerando aplicar las directrices de las tablas (baremo) que se utilizan para determinar las compensaciones en los accidentes de tráfico.

En un Auto, de 17 de julio de 2008, el magistrado De Castro Fernández, considera que se puede utilizar el baremo para los accidentes de tráfico de una forma orientativa para compensar al trabajador, cuando exista responsabilidad por parte del empresario. De esta forma, se incrementarán las compensaciones, puesto que será posible incluir compensaciones sobre los beneficios que va a dejar de percibir el trabajador accidentado como consecuencia de los efectos derivados del accidente.

La Seguridad Social tan sólo tiene estipuladas algunas de las secuelas permanentes que pueden producirse por este tipo de incidentes, pero lo que no contempla son las pérdidas económicas que se derivan de ellos.

Cobertura económica

El objetivo de las tablas para el pago de las compensaciones por accidentes de tráfico es sentar las bases para otorgar una cobertura económica por muerte, lesiones permanentes e incapacidad temporal a aquellas personas que hayan sido víctimas de accidentes de circulación. Estas bases son las que, ahora, el Tribunal Supremo considera que pueden inspirar la evaluación de las compensaciones por accidentes producidos en el desarrollo del puesto de trabajo.

Con la equiparación se tiende a lograr una armonización en los criterios de los diferentes tribunales, que ahora realizan estas valoraciones de una forma subjetiva, atendiendo a las características específicas de cada litigio que abordan, de manera particular. A este respecto, el magistrado señala que queda "al prudente arbitrio del juzgador de instancia la ponderación de las circunstancias concurrentes para determinar qué parte de la cantidad reconocida por el concepto de factor corrector de la incapacidad permanente se imputa a la incapacidad laboral y qué parte se imputa al impedimento para otras actividades".

Esta demanda ha sido una exigencia tradicional de las centrales sindicales españolas, que han venido reiterando la necesidad de establecer un modelo objetivo para fijar las indemnizaciones que deben pagar las empresas a las víctimas de accidentes laborales en el lugar del trabajo.

Baremos de los seguros privados

En las tablas de valoración para los accidentes de automóviles, los daños que se pueden indemnizar son idénticos a los que se abordan en la jurisdicción social cuando se analizan los resultados de los accidentes laborales: el fallecimiento, las lesiones permanentes, invalidantes o no, y las incapacidades temporales. Además de las indemnizaciones, en los accidentes se abonan también los gastos de asistencia médica y hospitalaria.

De las circunstancias familiares surge ya una indemnización. Pero ésta se corrige, normalmente al alza, por varios factores. El primero de ellos, y fundamental, los ingresos de la víctima, lo que supone que la indemnización varía según fuesen los ingresos de la víctima, que ahora impiden los resultados del accidente.

En el caso que ha motivado el Auto del Supremo, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco había confirmado la cantidad que correspondía a la indemnización aplicando el baremo de los valores establecidos por la Dirección General de Seguros para los seguros privados. De la aplicación del mismo, se falló un valor de incapacidad permanente, al que se le incrementó con un 10%, aplicando el factor de corrección por los perjuicios del baremo de los seguros.

Recurso de la aseguradora

Este fallo fue recurrido por la aseguradora de la empresa en la que trabajaba el herido, que consideraba que la indemnización aprobada ya compensaba por sí misma los perjuicios económicos sufridos, por lo que solicitaba que no se reconociese suma alguna en concepto de factor corrector de las secuelas.

Sin embargo, en el Auto, el magistrado, que desestima el recurso de la aseguradora, considera que con ese 10% es con lo que se trata de compensar es la pérdida de ingresos salariales, tanto los reales o como los posibles.

Explica el Auto, que la cantidad percibida por prestaciones sociales y como mejora de las mismas es compensable con la parte de la indemnización reconocida por el lucro cesante del trabajado, pero no ocurre lo mismo con "las cantidades reconocidas por otros conceptos, sólo se compensan con conceptos homogéneos".

El perjuicio del lucro cesante

El factor corrector abarca el perjuicio que ocasiona la incapacidad para otras actividades de la vida, lo que supone valorar todos los aspectos derivados de la privación de los disfrutes y satisfacciones que la víctima podía esperar de la vida y de los que se ha visto privada por causa del daño sufrido como consecuencia del accidente laboral.

Entre estos disfrutes, el texto jurídico cita el quebranto producido para desenvolverse con normalidad en la vida doméstica, familiar, sentimental y social, así como el impedimento para practicar deportes o para disfrutar de otras actividades culturales y recreativas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

YO
A Favor
En Contra

Mmmm...la Sentencia que mencionais no es del 2007?!

Puntuación 0
#1