Todos

J. Miguel López Frade: "Un frutero puede tener el nivel de un médico"

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales y con dos master por el Instituto de Empresa y Carnegie Mellon, José Miguel López Frade, de 45 años, lleva 20 en el sector bancario, la mitad en Bankinter.

Desde 2002 lidera el proyecto de banca privada Banco de Madrid -propiedad de la Kutxa-, que gestiona 1.300 millones de euros y una cartera de 6.500 clientes. P ¿En que se basa el proyecto del Banco de Madrid?

R Nuestro éxito está en que somos un banco de muchos, un banco de banqueros, independientes, que llevan con nosotros la propuesta de valor a los clientes. Segundo, en que hemos interpretado el concepto de banca privada como una gestión integral del patrimonio, y no sólo nos basamos en qué hacer con su dinero efectivo. Tercero, que todo eso tiene que ser puesto en escena mediante una propuesta de banca tradicional, universal.

P ¿Quiénes son sus clientes?

R Nuestro cliente es un profesional liberal, de prestigio establecido, que tiene un track record importante. Es un pequeño y mediano empresario con su empresa como principal activo y como la niña de sus ojos. También están altos cargos, de la administración, altos ejecutivos y pofesionales independientes de prestigio, no sólo los más habituales, como médicos, cirujanos, arquitectos, sino también los fontaneros, los asentadores de frutas, los distribuidores de pescado de Mercamadrid. Se tiene tanto o más nivel siendo un asentador de frutas que un estupendo cirujano: el factor académico no determina la calidad del profesional.

P ¿Cómo se puede crecer en un sector tan competitivo como éste?

R Nuestro crecimiento está ya a medio camino, porque se basa en nuestras incorporaciones de banqueros, que traen ya sus clientes, sus carteras, su capacidad de éxito ya demostrada. No nos olvidemos de que éste es un sector de confianza. Por lo tanto, cada vez que se producía la entrada de un banquero también entraban doscientos o trescientos clientes. De ahí que nuestro crecimiento ha sido a escalones, no en rampa y nos ha posibilitado estar en dos años, que es lo que llevamos de andadura comercial, en unas cifras y unos datos que realmente obedecerían a un producto más consolidado en el tiempo.

P Parece lógico que el inversor tenga cierto temor a la vista de cómo están los mercados...

R Cuando uno se plantea invertir, sigue una estrategia, emplea un tiempo suficiente y está bien asesorado, la bolsa ha demostrado ser durante muchísimas décadas el lugar en el que más se revalorizan los ahorros. La bolsa española es sólida, cada vez tiene más tamaño, lo que la hace cada vez más segura. Es mucho más fácil hoy manejarse en bolsa que hace unos años: la amplitud o el rango que tienen los valores con los que se trabaja son suficientes como para que en ningún momento te encuentres obligado a quedarte o a salir. Ante una estrategia bien definida de inversión en el medio y largo plazo, la bolsa sigue siendo una magnífica oportunidad. Además debe ser el fiel reflejo de la evolución de las cuentas de resultados empresariales. En este momento la economía española tiene buena salud.

P ¿Cómo desconecta un banquero de las cifras? ¿Algún 'hobby' para estar en forma?

R Mi 'hobby' son mis tres hijos; ellos me mantienen en forma

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado