La comisión de seguimiento y evaluación de los acuerdos del Pacto de Toledo del Congreso retomará la próxima semana su actividad con tres comparecencias dedicadas a analizar la brecha de género en el sistema público de pensiones.

Estas comparecencias están previstas para el próximo martes 4 de septiembre, y comenzarán con la directora de la Fundación Mujeres, Marisa Soleto, que forma parte del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género.

A Soleto le seguirán la catedrática de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad de Cantabria Lourdes López Cumbre, y la profesora titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad del País Vasco Olga Fotinopoulou.

Sus comparecencias forman parte de un tramo de sesiones abiertas que la comisión que preside Celia Villalobos acordó dedicar al análisis de la brecha de género en las pensiones públicas, pendiente tras más de 30 comparecencias iniciadas en noviembre de 2016.

De hecho, antes del parón vacacional la comisión celebró dos comparecencias para abordar esta cuestión, con la directora de economía del Círculo de Empresarios, Coronil Jónsson y la profesora titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad Autónoma de Barcelona Gala Durán.

En todo caso, tal y como comentaron varios diputados del Pacto antes del verano, también quedarían pendientes comparecencias de cara a la revisión de las recomendaciones dedicadas a los jóvenes y a la digitalización de la economía.

Revisión de recomendaciones

Más adelante, la comisión deberá continuar con su trabajo para revisar y actualizar las recomendaciones del Pacto de Toledo, una vez que los grupos lograron acercar sus posturas acerca de la necesidad de garantizar un mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones.

Así, los grupos asumieron que la fórmula actual de revalorización, que había dado subidas del 0,25% de la pensiones desde su puesta en marcha, había quedado agotada. De hecho, el acuerdo del PP y PNV para los Presupuestos de 2018 ya se salió de la reforma 2013, al contemplar las cuentas una subida del 1,6% para 2018 y 2019.

Además, el actual Gobierno de Pedro Sánchez y Unidos Podemos alcanzaron recientemente un principio de acuerdo para garantizar durante estos dos años subidas en las pensiones en base a la inflación real.

Así, según comentaron desde la coalición de izquierdas tras la reunión celebrada la semana pasada, dentro de la negociación con el Ministerio de Hacienda para brindar su apoyo a la senda de déficit y a los Presupuestos de 2019, el Ejecutivo se comprometió a abonar en una paga única en el mes de enero de cada año la diferencia entre ese 1,6% y el incremento final de los precios registrado en el año.