Hay más opciones que nunca para intercambiar y enviar dinero, sobre todo en materia de transferencias internacionales y gracias al desarrollo de nuevas tecnologías. Pero que haya más posibilidades no quiere decir que sea un proceso sencillo, especialmente si se quieren lograr las mejores condiciones y evitar pagar demasiadas comisiones. Son varias las opciones a tener en cuenta antes de elegir cómo hacer un envío de dinero. ¿Qué comisión cobran? ¿Cuánto tarda en llegar la transferencia internacional? ¿Cuál es la forma más barata de hacer un envío de dinero online? ¿Es seguro?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que hay dos tipos de transferencias principalmente: SWIFT y SEPA. Las primeras (Society for World Interbank Financial Telecommunication) son transferencias realizadas mediante el sistema interbancario SWIFT, que es el más antiguo de los dos y el más extendido, ya que cuenta con miles de bancos adheridos.

Por su parte, la SEPA o Zona Única de Pagos en Euros surgió en 2008 como una iniciativa de la UE para facilitar los movimientos de dinero entre los diferentes países miembros, por lo que las transferencias tienen las mismas condiciones que si se realizasen dentro del país, siempre que el importe sea inferior a 50.000 euros. El único problema es que solo está disponible en la UE.

Cuáles son las comisiones de las transferencias internacionales

Una de las razones más importantes para seleccionar un método de transferencia es el coste y las comisiones derivadas. El problema es que no es fácil descubrir el precio real de un envío de dinero, ya que muchos de los costes están ocultos. Hasta cuando se anuncian como "sin comisiones", gratuitas o del 0% incluyen algún coste para el usuario. Las tarifas para transferir dinero pueden ser muy variables, desde porcentajes de comisión sobre la cantidad que se desea enviar, hasta transferencias gratuitas en el caso de algunos bancos cuando se trata de transferencias SEPA.

Pero en este caso hay otro tipo de comisiones, relacionadas con el tipo de cambio, que se produce al realizar transferencias entre distintas divisas. Las monedas no tienen el mismo valor, por eso para convertir una cantidad entre distintas monedas hay que acudir al tipo de cambio. El tipo de cambio se expresa entre dos monedas distintas, como euro/dólar, euro/libra, euro/yen... y representa el valor de la primera respecto a la segunda. Por ejemplo, que el euro/dólar esté a 1,06 significa que por 1 euros se obtienen 1,06 dólares. Este tipo de cambio lo marca el mercado y es el llamado tipo de cambio real, el que aparece si se busca en conversores de internet, como el que incluye el propio Google.

Pero eso no significa que ese sea el tipo de cambio que su banco vaya a aplicar. No es extraño que los bancos varíen a su favor esa tasa de cambio oficial y apliquen un cambio que les favorece a ellos, aunque eso es algo que no suelen publicar al publicitar las tarifas o tasas de las transferencias internacionales. En muchas ocasiones, lo que se

suele ocultar bajo las transferencias "sin comisiones" es este tipo de cambio que perjudica al cliente al usar una tasa de cambio peor que la que indica el mercado. Un tipo de cambio con un sobreprecio que puede sumar mucho dinero en el caso de realizar grandes transferencias. Ante estos casos, operadores como Transferwise ofrecen un tipo de cambio real y fácil de seguir para que no tenga que leer ninguna letra pequeña y lo tenga todo claro.

Por último, hay que tener en cuenta que a todo esto se le puede sumar los gastos en los que el destinatario pueda incurrir por las transferencias SWIFT recibidas del extranjero. En ocasiones es gratuito, pero en otras, las entidades cobran cantidades que pueden suponer un porcentaje de la cantidad recibida o un mínimo de entre 15 y 25 euros sin tener en cuenta el importe transferido.

Esta situación puede encarecer los pagos, especialmente cuando se trata de envíos de grandes cantidades o de transferencias regulares.

La forma más barata de hacer transferencias internacionales

Las nuevas tecnologías también han propiciado la aparición de otras alternativas, cuyo funcionamiento difiere del de los bancos tradicionales y otros proveedores, y que no cobran comisiones además de llevarse un margen en el tipo de cambio. Una de las opciones disponibles es TransferWise, una plataforma que aplica el tipo de cambio medio del mercado, también conocido como tipo de cambio real. Además, cobra una única comisión, avisada de antemano, lo que provoca que los costes sean mucho menores. De esta forma el usuario puede sacar más partido al dinero que envía.

La propia web ofrece un comparador de precios que permite calcular en tiempo real el tipo de cambio aplicado a las transferencias.

¿Cuánto tarda una transferencia internacional?

Los plazos de entrega de una transferencia internacional no son algo matemático, sino que depende de numerosas opciones, como el método utilizado para realizar el envío de dinero, la ruta monetaria o la cantidad que se esté enviando.

En este caso, TransferWise, en rutas clave como la establecida entre Reino Unido y Europa, es capaz de entregar la mayoría de los pagos en 24 horas, e incluso en menos tiempo.

Cómo hacer una transferencia internacional

Una vez obtenido el nombre del destinatario y el país de su cuenta bancaria, se necesita un identificador más específico: se trata del código BIC o del código SWIFT, identificador de instituciones financieras y bancos. Consiste en un número de 11 caracteres, aunque en ocasiones pueda tener solo ocho.

Además del código BIC/SWIFT, que identifica al banco, es necesario otro que señale la cuenta bancaria específica del destinatario a la que se quiere transferir el dinero. A pesar de que en países como Estados Unidos o Nueva Zelanda no se usa, el código IBAN está muy extendido en el caso de los países europeos y otros muchos países del mundo. Aunque en España se usaba el Código Cuenta Cliente hasta 2014, este fue sustituido por el IBAN como parte de la integración en la Zona Única de Pagos en Euros. En este estándar internacional todas las cuentas bancarias tienen un código IBAN de hasta 34 caracteres que las identifica ante otras entidades del mundo.

Una vez conocidos todos estos datos, el cliente ya está en disposición de poder realizar una transferencia. Se puede acudir a una entidad bancaria y pedir al personal realizar una transferencia internacional. La mayoría de bancos también ofrecen la opción de realizar transferencias mediante su línea telefónica, sus cajeros y especialmente a través de internet, en donde se solicitarán los datos requeridos para realizar la transferencia sin moverse de casa.

Es importante comprobar bien los datos porque en el caso de que sean incorrectos la transferencia podría ser devuelta y habríamos de pagar una comisión por dicho concepto.

En el caso de TransferWise es más sencillo. Basta con crear una transferencia, introduciendo los datos bancarios de la persona de destino; crear un perfil, que es un proceso gratuito, y enviar el dinero a la plataforma, mediante transferencia bancaria o con tarjeta.

¿Es seguro enviar dinero al extranjero?

Aún hay mucha gente a la que le da miedo meter sus datos en internet, hacer envíos de dinero online o incluso comprar a través de la web. Gente que apuesta por hacer transferencias desde su banco, pensando que es la opción más segura.

Pero TransferWise, gracias al tipo de servicio que ofrece, está regulado como un banco y es reconocido en todo el mundo. Esta plataforma, en la que confían más de tres millones de clientes, utiliza cuentas bancarias y socios financieros de confianza para transferir dinero y mantiene el dinero de los clientes en cuentas diferentes a las cuentas operacionales. Todas las transacciones están protegidas por encriptación estándar HTTPS, lo que mantiene la información segura.

La gente sigue utilizando sus bancos para enviar dinero al extranjero, pero en los últimos tiempos han surgido nuevas opciones en el mercado que les están haciendo la competencia.

Es el caso de TransferWise, que cuenta con el precio, la seguridad y la velocidad de las transferencias como principales fortalezas para poder competir en este mercado.

Outbrain