Bolsa, mercados y cotizaciones

Funespaña dice adiós a la bolsa española después de 20 años tras la OPA de Mapfre

Las acciones de Funespaña han dejado de cotizar este viernes en las bolsas de Madrid y Barcelona después de 20 años en el mercado bursátil al concluir la oferta pública de adquisición de acciones (OPA) formulada por Mapfre sobre la funeraria.

En concreto, desde hoy quedan excluidas de la negociación en las Bolsas de Madrid y Barcelona las 18.396.898 acciones de Funespaña, de 0,30 euros de valor nominal cada.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) suspendió cautelarmente la cotización de las acciones de Funespaña el pasado 26 de noviembre, tras finalizar el plazo de aceptación de la OPA de Mapfre y a la espera de que los títulos de la funeraria fueran excluidos de negociación en las Bolsas de Madrid y Barcelona.

La CNMV autorizó a finales de octubre la OPA de Mapfre sobre el 100% del capital social de Funespaña a un precio de 7,50 euros por acción. La oferta se extendía de forma efectiva a solo al 4% de Funespaña, representado por 735.395 acciones, debido a que Mapfre ya controlaba el 96% restante.

En la OPA no se cumplieron los requisitos necesarios para realizar operaciones de compraventa forzosa de acciones, después de que no fuera aceptada por titulares de acciones representativos de al menos el 90% de los derechos de voto.

Dos décadas en bolsa

Funespaña salió a bolsa en 1998 e hizo que el sector funerario estuviera representado en el mercado bursátil español por primera vez en su historia.

La sociedad sacó inicialmente a bolsa el 33% de su capital mediante una Oferta Pública de Venta (OPV) y una Oferta Pública de Suscripción (OPS) de acciones, que se realizó simultáneamente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.