Bolsa, mercados y cotizaciones

Las 5 claves que marcarán el año de la banca de la eurozona

  • El volumen de negocio, los costes y las fusiones, en el punto de mira

En un arranque del año triunfal en las bolsas del Viejo Continente, con subidas que superan el 3% en todas las grandes plazas de la región, la pieza clave para que se reanude la tendencia alcista de las bolsas de Europa en próximos meses es que el sectorial de banca pueda romper resistencias de las que se encuentra un 1% por debajo.

Sin embargo, el camino para que esto pueda suceder no está exento de peligros. Tras recuperar en 2017 parte del terreno perdido en los años anteriores, la banca de la eurozona aún no ha solucionado todos sus problemas y el horizonte no acaba de despejarse toda vez que el mercado no descuenta un alza de tipos hasta bien entrado 2019.

"Los bancos parecen baratos en relación al mercado. El problema es que si se les mira por separado están cotizando a un valor justo, con un coste del capital implícito del 9,5%. Y aquellas firmas que están más apalancadas a las subidas de tipos y al mayor crecimiento no parecen claramente baratas incluso teniendo en cuenta las estimaciones que asumen un crecimiento más rápido del crédito, mayores márgenes y una mejora radical de los ratios de eficiencia", explican en UBS.

Ahora, con los bancos de la eurozona ofreciendo un descuento sobre su valor en libros de solo el 15%, frente al 55% que llegaron a tener en junio de 2016, los analistas creen que el panorama para el sector debe mejorar para que puedan continuar con su impulso. Pero, ¿cuáles son las 5 claves que marcarán la primera mitad del año?

1.- El aumento de la cifra de negocio

Con las alzas de tipos de interés aún muy lejos en el calendario -no se esperan hasta bien entrado 2019 y no tendrán impacto en las cuentas hasta más adelante-, el consenso espera que los ingresos de intereses crezcan un 4% en 2018, un objetivo que los bancos tendrán que alcanzar si no quieren decepcionar al mercado.

"Con los retornos por la cartera de bonos cayendo en los bancos de la eurozona, sin crecimiento del crédito en España y en Italia y unas valoraciones en Alemania ajustadas teniendo en cuenta la rentabilidad de los bancos, los inversores deben ser cuidadosos para manejar los riesgos de revisiones de beneficio negativas en el corto plazo", advierten en UBS.

2.- Los costes

Aunque todos ellos fuera de la eurozona, en los últimos compases del año tres bancos (National Australia Bank, Nordea y HSBC) anunciaron bajadas de estimaciones relacionadas con reestructuraciones que se llevarán a cabo para controlar los costes. Una tendencia que en la entidad helvética consideran que podría repetirse.

"Creemos que el sector tiene un problema de costes. Un mal historial de control del gasto, subida de los costes regulatorios y la baja inversión en los temas más básicos probablemente lleven a más profit warning relacionados con este tema", resaltan en la entidad. 

3.- Los requerimientos de capital

Durante los últimos años, los requerimientos de capital que se ha exigido a los bancos por parte de las autoridades se han disparado, lo que ha estrangulado las rentabilidades logradas por las entidades de la eurozona en un entorno en el que, además, los tipos en mínimos históricos ya presionan las mismas a la baja.

Sin emabrgo, la última reforma de Basilea 3 fue más positiva de lo esperado por el mercado, lo que impulsó al sector en solo 2 días y sumó 23.000 millones a su capitalización. "A nivel sectorial, pensamos que los principales riesgos se han solucionado por la implementación de un periodo que difiere el impacto total de los cambios hasta 2028", explican en UBS, donde resaltan que esta decisión da tiempo a los bancos para "acumular el capital que necesiten" y "para que los riesgos y las estructuras de los balances sean corregidos".

4.- Los créditos dudosos

A pesar de los esfuerzos realizados por todo el sector para reducir el montante de créditos dudosos, estos aún alcanzan los 800.000 millones de euros en la región. Durante los últimos meses la atención sobre este tema ha estado puesta en Italia, donde el sector aún tiene mucho trabajo por hacer. 

En todo caso, las autoridades siguen pidiendo a todo el sector en la eurozona y no solo a los bancos italianos que reduzcan estos activos improductivos: "El objetivo del BCE y de la Comisión Europea es el mismo. Una reducción de los créditos dudosos tiene que tener lugar. Sin embargo, la velocidad a la que debe ser completada es la clave del debate y la visibilidad es limitada", inciden en UBS.

5.- Fusiones y adquisiciones

Desde el estallido de la crisis económica se ha resaltado la necesidad de que los bancos de la región lleven a cabo un proceso de concentración. Sin embargo, el mismo aún no ha llegado y el dinero empleado en operaciones operativas en el sector se encuentra en mínimos de los últimos años.

Ahora, las autoridades piden que lleguen las fusiones transfronterizas, un escenario que los analistas aún estiman lejano, pero que tendrá que llegar. "Una vez que las directivas sean capaces de definir las matemáticas de los tratos -y se conozcan las peticiones del regulador sobre requisitos de capital y de créditos dudosos- esperamos una consolidación material dada la necesidad de compensar un crecimiento lento del negocio y unos costes que no se logran recortar para mejorar los retornos", resaltan en UBS.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado