Bolsa, mercados y cotizaciones

Por qué la prima de riesgo italiana debe estar bajo los 450

"Al borde del abismo", " al nivel de intervención", "en el ojo del huracán"... Éstas son sólo algunas de las frases que ilustraron ayer las portadas de los periódicos para definir la situación en la que se encuentra Italia, después de que el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, anunciara el lunes con nocturnidad (el cambio de hora es lo que tiene), y quién sabe si también con alevosía, que iba a someter a referendum el rescate a Grecia.

Pero, ¿por qué Italia desempeñó ayer un papel protagonista? Además de por las dudas que presenta la aplicación de sus reformas o su elevado ratio de deuda sobre el PIB, del 120%, la clave estuvo en su prima de riesgo (diferencia entre la rentabilidad de su bono a 10 años y el alemán). Rebasó en algunos momentos de la sesión los 450 puntos básicos y sólo evitó cerrar por encima de este nivel gracias a las compras de deuda llevadas a cabo por el BCE.

Pero ¿por qué el nivel de los 450 puntos es tan clave? Sencillo. Un diferencial de este tipo, que conlleva una rentabilidad del bono superior al 6%, supone niveles más parecidos a los 'bonos basura', con más probabilidad de impago, que a los considerados como grado de inversión. "El BCE no contempla en sus estatutos aceptar como colateral bonos basura cuando alguien acude a él a pedir financiación", afirma Lucas Monjardín, de Capital at Work. No lo hace al menos en condiciones normales, ya que en abril de 2010 el organismo anunció que aceptaría activos con calificación crediticia mínima de 'BBB-' (la nota de Italia es superior) cuando antes sólo aceptaba ratings de 'A-' o superior.

Sin embargo, no son tan laxas las políticas de riesgo que aplican las cámaras de compensación y liquidación, como LCH Clearnet, una especie de mercado interbancario privado al que cada vez acuden más entidades financieras ante el cierre del mercado tradicional. También estas cámaras requieren para dar esa financiación garantías y éstas suelen ser bonos emitidos por los Gobiernos. "Con una prima de riesgo tan alta se reduce la liquidez que pueden obtener los bancos que presentan estos bonos como aval", afirman desde Citi. Y eso en un contexto de crisis de liquidez no es una buena noticia.

Esto explicaría, por ejemplo, por qué en la sesión del lunes fueron los bancos alemanes y franceses, además de los italianos, los que acumularon las mayores caídas en bolsa. No en vano, Alemania, Italia y Francia acumulan el 81% de toda la deuda pública italiana, según el Banco Internacional de Pagos.

Por no mencionar que países como Portugal o Irlanda tardaron menos de un mes en solicitar su rescate a la UE después de que sus primas de riesgo superaran los 450 puntos. La buena noticia es que la sangre no ha llegado (aún) al río en el caso de Italia. Al menos no del todo. Y es que si bien el diferencial de su bono retrocedió ayer hasta los 436 puntos básicos, la rentabilidad del mismo sigue siendo superior al 6%, lo que implica que "ni siquiera creciendo como en los últimos años a tasas del 3-5 por ciento podrán pagar el incremento de costes de su deuda", afirma Juan Ramón Caridad, director de Swiss &Global en España. Y menos teniendo en cuenta que la previsión del FMI apunta a un crecimiento inferior al 1% anual los próximos cinco años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

Uff
A Favor
En Contra

Que suerte vivir en España con lo bién que nos va!

Puntuación 8
#1