Bolsa, mercados y cotizaciones

Los mercados entran en razón con los recortes de tipos: las expectativas caen con fuerza para la Fed y el BCE 

  • Se descuenta solo cuatro descensos frente a los seis 
  • Los swaps financieros devuelven a EEUU la pole para bajar tipos primero
La presidenta del BCE, Christine Lagarde, y el presidente de la Fed, Jerome Powell. Bloomberg

Los bancos centrales están logrando convencer al mercado de que sus expectativas de recortes de tipos de interés para este año eran exageradas. No hace muchas semanas los swaps financieros descontaban hasta 150 puntos básicos, seis bajadas de 25 puntos básicos para la Fed y el BCE para este año. Por primera vez el mercado concede solo cuatro recortes para ambos bancos centrales. De cumplirse la nueva hoja ruta, los tipos quedarían en el 3,5% en Europa y en el 4,5% para diciembre de 2024.

Los mercados recalculan. Tras varios meses de apostar a lo bestia por unos recortes salvajes para 2024, el mercado retira el envite. Por primera vez, los swaps financieros descuentan solo cuatro recortes de tipos (de 0,25 puntos porcentuales cada uno) para este año. No hace ni dos semanas se necesitaban dos manos para contar las bajadas previstas por los derivados financieros.

Las expectativas de recortes se dispararon el año pasado de manera exagerada, a finales de 2023, cuando empezó a caer a plomo la inflación. El modelo de Overnight Indixed Swap (OIS) es un mercado que mueve miles de millones de dólares y euros de grandes inversores que cubren sus posiciones contra las oscilaciones de los tipos de interés. A pesar de su opacidad, es la verdadera guía del mercado y de los propios bancos centrales. Una de las ventajas que tiene es que es muy sensible a los factores que influyen en los tipos de interés. Suele oscilar tanto por los datos económicos como por los propios movimientos de la renta variable y fija.

El problema es que las previsiones del OIS estaban tan pasadas de frenada que no encajaban en ningún supuesto de la banca central, ni en ningún escenario de cualquier analista. Una reacción tan salvaje de seis recortes solo se puede comparar a la reacción que tuvieron la Fed o el BCE con la crisis financiera de 2008. La agresividad de la hoja de ruta del mercado ha llegado a incomodar a los banqueros centrales. Tampoco los expertos compraban este escenario. De hecho, el retroceso de las actuales expectativas a cuatro recortes encaja como un guante con el consenso de analistas de Bloomberg.

Para finales de 2024, el panel indica que los tipos estarán en la zona euro al 3,5% y en EEUU entre el 4,35% y el 4,12%. Los movimientos de los swaps financieros también devuelven la iniciativa a la Fed para bajar tipos de interés. La fecha indicada por el mercado está señalada en la reunión de mayo, mientras que para el BCE para junio. La única pista que hay es la de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, que deslizó la idea que podían empezar a bajar los tipos en verano.

"Recordemos que, durante la conferencia de prensa de enero, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo que el banco central había llegado a la conclusión de que era demasiado pronto para discutir recortes de tipos. Ese fue otro cambio sutil con respecto a "no discutimos recortes de tasas" y "no deletreamos recortes de tasas" en reuniones anteriores", subraya Carsten Brzeski, economista jefe de ING.

Pero, ¿qué ha pasado para que la herramienta de predicción más poderosa del mercado se haya recalibrado? Hay dos factores principales que van de la mano y que han influido en este giro: la resistencia de la economía y de la inflación. Las economías de EEUU y de la zona euro se han enfrentado al mayor ciclo alcista de tipos de interés en cuarenta años y la teoría dice que con una subida de tipos tan bestia, tarde o temprano, la economía tiene que caer y con ella la inflación. Pero primero no ha sucedido en EEUU y la zona euro también está dando señales de resistencia. Hasta el presidente de la Fed, Jerome Powell, admitió que era un milagro que la economía se mantuviera en pie. Y la economía del euro también está registrando buenas cifras de crecimiento. Este extremo aleja la necesidad de bajar tipos, pero es que además la inflación ha frenado su bajado.

En los últimos días, los responsables de la política monetaria del BCE han instado a la cautela para evitar ajustar la política monetaria prematuramente, haciéndose eco de una opinión vista en las minutas de la última reunión de la Fed. En EEUU todavía no cantan victoria sobre la inflación.

"Estamos en medio de una reevaluación de los recortes de tasas para 2024 en las grandes zonas de política en las economías del G3", comenta Evelyne Gómez-Liechti, estratega de Mizuho Internationa. Los expertos ven la opción de cuatro recortes más sensata. "Tres recortes de 25 puntos básicos es nuestro escenario base para el BCE y creemos que solo lo harán gradualmente a medida que los mercados laborales continúen siendo resistentes", incide Gómez-Liechti.

Las actas del BCE publicadas hoy también manifiestan la misma preocupación por un resurgimiento de la inflación si se precipita en bajar tipos. Las actas subrayan que el "componente de mediano plazo de la dinámica salarial y la evolución de las expectativas de inflación siguen siendo cruciales". Curiosamente, las actas afirman que el crecimiento salarial de alrededor del 5%. La anterior semana el BCE publicó un nuevo indicador de salarios que apuntaban que durante el año seguirá subiendo las nóminas al ritmo del 5%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud