Bolsa, mercados y cotizaciones

El colapso de SVG y CS ha puesto la lupa en la gobernanza pero la banca española saca buenas notas en la 'G'

La crisis de confianza bancaria que ha generado la quiebra de Silicon Valley Bank y la caída de Credit Suisse ha puesto la lupa en la G del acrónimo anglosajón ESG que alude a los criterios ambientales (environmental), sociales y de gobierno corporativoConozca elEconomista Inversión sostenible y ESG, el portal ESG de elEconomista.es.

"Tanto la quiebra de SVB como la absorción forzosa de Credit Suisse por UBS son el resultado de una mala gobernanza", señala Elisa Belgacem, estratega senior de crédito en Generali Investments.

Una opinión que también comparte Javier Ybarra, director general de riesgos financieros y profesionales de Marsh España: "Aunque en SVB y Signature Bank en EEUU se podrían estar señalando causas de falta de control ante una posición arriesgada de inversión en bonos a vencimiento y en Credit Suisse una falta de controles internos en adición a problemas prolongados de rentabilidad, en ambos casos existe un claro común denominador que pone el foco en la gobernanza".

En opinión de este experto, "este va a ser sin duda el caballo de batalla no solo de los litigios que veremos sino igualmente de los más que probables cambios en la normativa que las autoridades anuncian que van a proponer para salir de eventuales situaciones de mayor pánico dotando de confianza al sistema".

Standard Ethics ha suspendido este jueves la calificación de sostenibilidad de Credit Suisse

Una muestra de la relevancia que la G está cobrando a ojos de los inversores es que este mismo jueves Standard Ethics, la agencia británica de rating de sostenibilidad, suspendía este jueves la calificación de sostenibilidad de Credit Suisse.

Pero a pesar de los recelos que el sector está suscitando en las últimas semanas, lo cierto es que los grandes bancos europeos por capitalización bursátil obtienen, en general, buenas puntuaciones en lo que respecta a sus prácticas de gobierno corporativo. Así lo reflejan las calificaciones que emite ISS, la principal referencia en gobernanza, que evalúa a las compañías de 1 a 10, siendo 1 la mejor nota y 10 la peor y donde la gran banca del Ibex 35 se sitúa entre las mejores puntuaciones de la industria.

BBVA y CaixaBank figuran entre las cinco entidades que parecen más blindadas contra las crisis de gobierno corporativo, junto a la británica HSBC, la italiana Intesa Sanpaolo y la francesa Société Générale. Estas son las mejores, pero, en realidad, otros buques insignia de la industria también obtienen muy buenas notas. Es el caso de BNP Paribas, Banco Santander, ING y Deutsche Bank con un 2, seguidas de Lloyds Banking, NatWest y KBC con un 3. Al otro lado de la tabla, el británico Standard Chartered es el que recibe la peor nota de esta grupo para ISS, un 9.

CaixaBank tiene un nivel bajo de riesgos ESG de acuerdo a Sustainlytics

Y aunque no forman parte de las 20 mayores firmas por tamaño en bolsa, Credit Suisse (con una capitalización que ronda los 3.000 millones de euros y UBS con 64.000 millones) reciben un 4 y un 3, respectivamente.

Riesgos ESG

Otra forma de medir los riesgos ESG de una compañía es a través de las notas que emite Morningstar (dueño de Sustainalytics) donde una puntuación inferior a 10 implica un nivel inapreciable de riesgos. De 10 a 19,99, el nivel es bajo; de 20 a 29,99, medio; de 30 a 39,99, alto; y de 40 en adelante, severo. De acuerdo a estos parámetros, la firma que capitanea Gonzalo Gortázar repite de nuevo en el grupo de bancos con un nivel bajo junto a Intesa, Société, el sueco Handelsbanken, el británico NatWest y el belga KBC, con un nivel bajo.

Santander y BBVA se colocan, con un nivel medio, en línea con HSBC, BNP, ING o Crédit Agricole. Y rozando el 30, que delimita el riesgo medio del alto, se coloca Deutsche Bank, el mayor entre las mayores entidades del Viejo Continente, al igual que Credit Suisse (29,98) y UBS ?(19,94).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud