Bolsa, mercados y cotizaciones

Las gestoras defienden que la inversión sostenible será como el airbag en los coches: todas la incorporarán

Madrid

La última mesa de la mañana en el Foro Latibex ha estado relacionada con las inversiones RSC, es decir, la gestión responsable a nivel social, ecológico y de gobernanza corporativa o ESG, en sus siglas en inglés. En la que han participado Iván Díez, presidente de Iberia y América Latina de Groupama; Marisa Aguilar, presidenta de Iberia de Allianz Global Investors; David García, responsable de de ISR de Santander y José Ruiz de Alda, de Cima Capital.

Todos los expertos han coincidido en que la gestión RSC no es una moda o burbuja aunque puede haberlo sido en cierto momento. "Al principio era una cosa exclusiva y muy novedosa, después pasó a ser un nicho de mercado para inversores interesados en esta área, pero ahora es transversal" ha asegurado Marisa Aguilar, de Allianz Global Investors.

En este sentido la apoyaba Iván Díez, que afirmaba que la gestión responsable ha llegado para quedarse y que es como "el airbags de las inversiones", al principio era revolucionario pero cuando se dieron cuenta de que salvaba vidas todos los coches lo incorporaron. El experto ha explicado que la gestión responsable ayudará a tomar "decisiones consensuadas". "Las gestoras están cambiando su estructura, y los cambios estructurales no llegan por modas o burbujas", ha afirmada David García, responsable de ISG del Banco Santander de acuerdo con este criterio.

La visión crítica hacia la RSC

La nota discordante de la mesa ha llegado de la mano de la gestora Cima Capital, que ha comentado los matices del término. "Pueden sonar muy bonitos, pero hasta cierto punto están vacíos", ha criticado José Ruiz de Alda.

El gestor criticaba la desinversión en bloque en ciertos sectores porque no se consideran verdes, como las petroleras, pero que pueden tener un impacto social muy negativo para ciertas zonas según su grado de desarrollo. "Solo se conoce el impacto positivo de estas inversiones, nunca el negativo", seguía el gestor que ha llegado a afirmar que gran parte de todo esto es "solo una forma de hacer marketing".

Ruiz de Alda aseguraba que en el marco de su empresa los criterios RSC los marcaba la legislación, que se va adaptando a estas necesidades a nivel global y sobre todo europeo. "Aunque también incluimos otros criterios no financieros", ha asegurado. Ha añadido también que la "la rentabilidad sigue siendo lo primero para los inversores" y que más allá de esta buscan también responsabilidad. "Cuando todas los RSC salen de una empresa, nosotros vemos oportunidades de invertir en ella", ha asegurado al hablar del sector petrolífero que sigue siendo muy rentable, "y eso no quiere decir que yo esté a favor de la contaminación", ha matizado.

Marisa Aguilar ha asegurado que entiende parte de este discurso relativista, pero no en todas sus formas "es verdad que muchos criterios son simplistas porque lo que es simple es más fácil de promocionar y de extender". Pero el cambio no viene de la mano de la regulación, según la experta, para ella la regulación llega tarde y las gestoras deben utilizar su responsabilidad fiduciaria para impulsar el cambio e invertir con ciertas condiciones hacia las empresas para que estas cambien e impulsar las mejoras desde la inversión privada.

El resto de los componentes de la mesa ha matizado que existe cierto grado de "Green washing" en este tipo de inversión pero como aclaraba Marisa Aguilar "el Green washing no va a durar, se caerá por su propio peso". La representante de Allianz aseguraba también que no es una moda "cuantos más seamos mejor y es positivo que cada vez seamos más", con lo que ha estado completamente de acuerdo Iván.

El portavoz de Santander ha asegurado que en su caso se aplica este análisis extra financiero porque permite encontrar valor en las empresas, como otro criterio de análisis que permite encontrar inversiones responsables pero también rentables en para sus inversores.

Inversión responsable en Latam

Cuando han puesto el acento en Latinoamérica, pregunta obligada en el contexto del Foro Latibex, los participantes han hablado de la falta de información, el menor grado de implicación de las empresas y una regulación más laxa que les obliga a hacer un esfuerzo de gestión y análisis propio mucho más profundo que en los países desarrollados. "En mis últimas visitas al continente, que es muy plural, he notado un profundo interés de las empresas por un inversión más verde. Están mostrando interés y eso implica que el cambio está llegando" afirmaba el portavoz de Groupama. En el caso de Santander ha asegurado que las empresas tienen más recorrido en el desarrollo sostenible y eso implica que también tienen más recorrido en la mejora de la eficiencia de sus empresas, algo que a largo plazo se reflejará en las cotizaciones de la zona.

Cima Capital, por su parte, ha vuelto a relativizar estas siglas, "social no significa lo mismo en Europa que en Ecuador" un país en el que la retirada de una subvención al petróleo ha creado unas revueltas sociales considerables. Y es que para este gestor el nivel de desinversión en bloque de ciertos sectores tiene "externalidades negativas".

Iván Díez ha asegurado que en Latinoamérica la G de gobernanza es la sigla que más cojea y que se está poniendo mucho énfasis en el ecologismo sin mejorar la administración de ciertas empresas, sin embargo ha concluido que, en efecto, la "emergencia es climática porque no hay plan ni planeta B".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.