Bolsa, mercados y cotizaciones

El oro supera los 1.500 dólares por onza por primera vez en seis años

  • Su condición de refugio propicia el año más alcista desde 2010
  • Goldman incrementa su previsión a seis meses hasta 1.600 dólares
Una pepita de oro
Madrid

El buen año que está atravesando el metal, que ya sube un 17% en 2019, su mejor ejercicio desde 2013, ha hecho que supere los 1.500 dólares la onza. Es un reflejo del temor de los inversores, que están acudiendo a él como refugio.

Una de las pruebas que ponen de manifiesto el nerviosismo de los inversores en 2019 es el buen comportamiento que está teniendo el oro. Históricamente el mercado acude a él en busca de protección cuando se percibe peligro, y este año las incertidumbres están siendo evidentes: la guerra comercial se ha intensificado en un momento en el que el crecimiento económico se ralentiza, y las bolsas están sufriendo las consecuencias, especialmente durante el mes de agosto.

En este contexto, el oro está disfrutando de su condición de refugio y ayer superó los 1.500 dólares la onza por primera vez desde el año 2013, con una subida del 2,3% al cierre de las bolsas europeas, el segundo día más alcista de todo 2019. El avance de más del 17% que acumula el metal en el ejercicio hace que este año esté siendo el más alcista en casi una década: no subía tanto desde 2010, año en el que se revalorizó casi un 30%.

Además, hay expertos que creen que el buen año del oro va a continuar. Lo piensa Goldman Sachs, que ayer actualizó su estimación de precios para el metal hasta los 1.600 dólares la onza durante los próximos seis meses. "Si persiste la preocupación por el crecimiento, posiblemente por una escalada en la guerra comercial, el oro podría subir todavía más, impulsado por las compras de ETF (fondos cotizados) por parte de gestores que todavía siguen infraponderando el metal", explica el banco estadounidense, que también ha incrementado su estimación de precios para los tres próximos meses, hasta los 1.575 dólares la onza, un 5% por encima del nivel actual.

En lo que va de año el oro es la tercera materia prima más alcista entre las más cotizadas que recoge Bloomberg, sólo por detrás del paladio y el magro de cerdo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum10

responsiblemining
A Favor
En Contra

A lo largo de la última década hemos asistido a la eclosión de un nuevo elemento especulativo en torno a la industria del bitcoin que ha alcanzado valores de capitalización en bolsa de 800 billones de USD, y que según recientes estudios de MIT ya es responsable de emisiones de CO2 equivalentesa las producidas por dos millones de habitantes en un país occidental.

Históricamente han sido varios los bienes entorno a los que se ha generado este tipo de espiral especulativa y, paradójicamente con un valor añadido para la sociedad alarmantemente decreciente, desde la un día imprescindible sal, hasta los metales preciosos, y pasando por auténticas lecciones de historia económica como los tulipanes.

De entre todos ellos, brilla con luz propia una materia prima, el oro, ese elemento químico metálico de color amarillo brillante, el más dúctil y maleable de todos los metales, gran conductor del calor y la electricidad y tan escaso en la corteza terrestre que ha protagonizado algunas de las más cruentas guerras de nuestra historia y aún hoy se erige en epicentro de uno de nuestros conflictos contemporáneos, la batalla comercial.

En torno a él se está produciendo en los últimos meses un vistoso baile de los mayores productores mundiales por hacerse con una gran parte del billonario pastel dorado. Un tira y afloja que muy probablemente terminará con la creación de un nuevo conglomerado de producción mundial a escala planetaria con capacidad para influir en el devenir de los precios de uno de los bienes más preciados de nuestro planeta. Pero ¿es justificada esta veneración por el oro?, ¿es oro lo que necesitamos ahora que por fin parecemos concienciarnos en preservar más que en explotar?

La humanidad ha extraído oro de la tierra desde hace más de 6,000 años, y más del 80% del material producido hasta la fecha se concentra en la acumulación de “riqueza” tanto por parte de organizaciones públicas y privadas, como por unos ciudadanos que encuentran en este metal un valor refugio que ninguna moneda, circulante o virtual,ni por supuesto ningún otro bien físico puede igualar. Y no están desencaminados, el precio del oro se ha multiplicado por más de treinta veces desde 1968, hasta alcanzar el entorno de los 1,400 dólares por onza, o lo que es lo mismo,más de 50 EUR por cada gramo a día de hoy. Durante ese mismo periodo de cincuenta años se ha extraído el 60% del oro total consumido históricamente que asciende a la inimaginable cifra de 190 millones de kg, más de 15 millones de los lingotes utilizados de forma estándar por los bancos centrales de todo el mundo.

Actualmente se producen 2,500 toneladas de oro cada año, pero solo el 12% se destina a actividades con una finalidad de servicio diferente de la financiera. Sus aplicaciones son infinitas, desde la industria de la automoción hasta la medicina y pasando por la electrónica, pero si limitáramos su utilización únicamente a tales fines, no necesitaríamos producir ni una sola onza de metal en los próximos 600 años. Bastaría con utilizar simplemente el metal que ya hemos producido a lo largo de los últimos seis milenios, y que podría reciclarse casi infinitamente, evitando así la emisión de 45 millones de toneladas de gases de efecto invernadero, el consumo de 650 millones de toneladas de agua y la energía equivalente a la demandada por más de 50 millones de hogares, así como la producción de más de 3,000 millones de toneladas de residuos sólidos…

Es, al fin y al cabo, el centro del dilema al que se enfrenta nuestro sistema productivo actual, entre lo que realmente necesitamos y lo que efectivamente producimos. Hace décadas supimos frenar la producción de los gases que estaban siendo perniciosos para nuestra capa de ozono y hoy ya estamos en la senda de hacer lo propio con el plástico, el papel y la quema de combustibles fósiles. Y en tanto gobiernos y corporaciones privadas son capaces de generar los mecanismos que nos permitan limitar la producción y el consumo de bienes y servicios intensivos en la utilización de recursos naturales finitos, nuestra misión como ciudadanos debería ser la de realizar un consumo y conservación responsable de ellos.

https://eco-circular.com/2019/06/24/compro-oro/

Puntuación 6
#1
Incrédulo
A Favor
En Contra

Miedo absoluto a la economía, e incluso miedo a invertir en alguna moneda.Por eso se prefiere el oro. Es un metal precioso, y ello garantiza la seguridad de la inversión.

Me da la sensación de que se está creando una gran tormenta. Todos los indicadores así lo están diciendo.

Mucho cuidado con los mensajes de los políticos. Ellos restarán importancia a todos los malos indicadores. Protegen su sillón por encima de todo. Aunque al final les sacarán a patadas por mentirosos. Así lo espero.

Puntuación 18
#2
un ciudadano
A Favor
En Contra

Si hace 4 años comprases 1000€ en oro ahora tendrias 1400€

Si hace 4 años comprases 1000€ en bitcoin ahora tendrísa 40000€

Escojan...

Puntuación -7
#3
k123
A Favor
En Contra

Al que prefiere el bitcoin al oro , le recordaré un capítulo de la historia de la economía:

Quien compró en tulipanes 1000€ hace 200 años, a los 4 años ya había ganado 40000€. Justo igual que en su ejemplo...

Puntuación 8
#4
pepe
A Favor
En Contra

#4 k123 Y no solo eso, si no que quien tuviese hace 6000 años un antepasado que cambiese una choza por una piedra con oro, ahora se podría comprar una mansión en pleno centro de la capital de cualquier país del mundo.

Puntuación 3
#5
Observador
A Favor
En Contra

AL comentario 4,

FALSO, la burbuja de los tulipanes (conocida como Tulipomania) apenas duró 1 año. Puede buscarlo usted mismo en internet....

En cambio Bitcoin existe desde hace 10 años y a nivel histórico no deja de crecer....

Puntuación 1
#6
PAYA SSADAS
A Favor
En Contra

LA GENTE CORRE COMO POLLOS SIN CABEZA, EL DINERO ES MIEDOSO, PERO LO MISMO SE PUEDE PERDER EN LADRILLOS QUE EN BOLSA QUE EN ORO. SE TRATA DE ANALIZAR COMO SE HACEN DE ORO EN EL PASTOREO DE ESTAMPIDAS LOS DE SIEMPRE. PUESTOS A DECIR...SE PODRIA DECIR QUE LA PLATA TIENE UN MAYOR RECORRIDO ALCISTA YA QUE LA AVALAN SUS INMENSAS CUALIDADES COMO METAL EN EL SECTOR ELECTRONICO.

Puntuación 3
#7
observador
A Favor
En Contra

Al comentario 5,

Si tuviera que esperar 6000 años a que se revalorice una inversión en oro, entonces casi que prefiero el Bitcoin...

Retornos promedio del 400% anual se ven en pocos sitios y desde luego nunca en el oro.

Puntuación 2
#8
Incrédulo
A Favor
En Contra

Vamos a ver. El Bitcoin tiene gran volatilidad. El oro en cambio es menos volátil y su precio no tiene grandes variaciones. Por lo tanto dinero se puede ganar con ambas inversiones. Pero con una peculiaridad. El Bitcoin te obliga a estar pendiente de su cotización continuamente ya que en un mes puedes perder el 50 % de la inversión, y si te hace falta el dinero en ese momento pues el resultado es muy negativo. El oro en cambio es para inversores de perfil más conservador.

Puntuación 3
#9
A Favor
En Contra

Lo mismo porque va muy bien para recolocar hemorroides

Puntuación 0
#10