Bolsa, mercados y cotizaciones

Los puntos clave que hay que vigilar para descifrar la reunión más incierta de la Fed

  • Las previsiones macro, el gráfico de puntos y el discurso son la clave
  • El mercado sólo espera un recorte en 2024; los analistas creen que habrá dos
  • "Las previsiones del mercado sobre la Fed rara vez habían sido tan dispares"
La Reserva Federal estadounidense se reúne este miércoles. Foto: Dreamstime

Víctor Blanco Moro
Madrid ,

La reunión de política monetaria que va a llevar a cabo la Reserva Federal esta semana llega en un momento incierto para la institución. Los repuntes inflacionistas que se están produciendo en Estados Unidos han servido para que los miembros de la Fed se replanteen su hoja de ruta para los próximos meses, y han borrado las expectativas de ver un recorte de tipos agresivo por parte del banco central estadounidense a medio plazo. La Fed sigue planeando empezar un proceso de recortes de tipos, y ya avisó hace meses de un posible repunte inflacionista durante unos meses, pero en su última reunión, a principios de mayo, algunos miembros del organismo han empezado a mostrar dudas sobre la bajada de tipos. En este entorno de alta incertidumbre, hay algunas claves que los inversores deben vigilar para descifrar el posicionamiento del organismo: la actualización del cuadro de previsiones macro, el gráfico de puntos del organismo y el discurso oficial, son los elementos más importantes en este momento.

La inflación no termina de convencer a la Reserva Federal de que ha llegado el momento de bajar los tipos, pero tampoco está siendo lo suficientemente alta como para que el organismo valore cambiar radicalmente su posicionamiento y se plantee un giro en su plan de recortes en el precio del dinero. En este contexto, la reunión de este miércoles de la Fed ha cobrado especial importancia, ya que el organismo va a actualizar su cuadro de previsiones macro y su gráfico de puntos, dos de las herramientas más importantes para la Fed, y que más siguen los inversores para anticipar los futuros movimientos del organismo.

Enguerrand Artaz, gestor de fondos de La Financière de l'Echiquier, confirma el entorno incierto en el que se está viendo obligada a actuar la Reserva Federal: "Las previsiones de los actores del mercado sobre la trayectoria de la Fed rara vez habían sido tan dispares: algunos siguen pronosticando un primer recorte en junio, y varios más durante los próximos meses, mientras que otros llegan incluso a no esperar ninguna bajada en 2024", señala.

El mercado está descontando en este momento que la Fed sólo recortará los tipos en una ocasión antes de 2025, y será en el encuentro de septiembre, aunque las expectativas casi descuentan un segundo recorte en la última reunión del año, en diciembre. Los analistas, por su parte, según la encuesta que lanzó Bloomberg la semana pasada, sí esperan dos recortes de tipos este año, a los que seguirán otros cuatro el año que viene. Esta hoja de ruta, sin embargo, dependerá de los datos macroeconómicos que se vayan publicando en Estados Unidos y de las perspectivas de inflación de los miembros de la Fed.

La clave ahora, para algunos analistas, es cómo interprete la Fed el último dato de inflación, el del pasado mes de abril, que dio un respiro a los miembros del organismo, ya que rompió con la tendencia de sorpresas al alza en la inflación. Erik Weisman, economista jefe y gestor de carteras de MFS Investment Management, explica cómo "quizá lo más importante será si la Fed considera que las cifras de inflación al consumo de abril fueron lo suficientemente bajas como para marcar el inicio de una trayectoria de debilitamiento. La Fed ha indicado que necesita ver varios meses consecutivos con una inflación mucho más controlada antes de empezar a recortar los tipos de interés. No está claro si los datos de abril sobre el índice de precios al consumo (IPC) y el gasto en consumo personal (PCE) cumplen con estos criterios. Es posible que esto se aclare durante la conferencia de prensa", explica Weisman.

Siguiendo este razonamiento, en esta reunión cobra especial importancia el mensaje oficial del organismo, así como el discurso que lleve a cabo Jerome Powell, presidente de la Fed, y la rueda de prensa posterior al anuncio de sus nuevas medidas. En las palabras de Powell puede encontrarse la llave que explique hacia dónde se dirige el organismo, cuándo empezará el proceso de bajadas de tipos (si empieza), y si la Fed tiene en mente un movimiento agresivo, o más bien un recorte inicial a partir del cual el organismo se parará para analizar cómo afecta su decisión a la economía.

La hoja de ruta de la Fed reflejada en un gráfico de puntos

La Reserva Federal publica un gráfico cada tres meses con el que intenta indicar al mercado hacia dónde se dirigen los tipos de interés: el dot plot, o gráfico de puntos. No es un compromiso, sino una guía para los inversores, que puede cambiar radicalmente si las condiciones macroeconómicas así lo exigen. El gráfico muestra dónde cree cada miembro del Comité Federal del Mercado Abierto que se situarán los tipos en el futuro, una declaración de intenciones que ayuda a telegrafiar bien hacia dónde se espera que se muevan los tipos.

Por eso, las reuniones en las que se actualiza el gráfico de puntos son clave para entender los cambios de opinión que puede estar teniendo el Comité. En la reunión de marzo, la última vez que se actualizó el dot plot, la Fed apuntó a unos tipos de interés en el 4,6% en 2024, 3,9% en 2025 y 3,1% en 2026, un escenario que ahora los analistas encuestados por Bloomberg creen que se va a revisar al alza, descontando menos bajadas de tipos. Según los analistas, el gráfico de puntos apuntará a un tipo del 4,9% al final de este año, 4,1% para 2025 y 3,1% para 2026. Lo que está claro es que el mercado espera un ciclo de bajadas de tipos que se prolongará durante los próximos años.

Actualización del cuadro de previsiones macroeconómicas

La actualización del cuadro macro es otro de los elementos más importantes a vigilar en la reunión de esta semana. La Fed revisará sus previsiones de inflación, PIB y desempleo para los próximos años, y esta actualización puede dar pistas de qué escenario y qué plan puede estar manejando el organismo en este momento. En marzo, la última ocasión en la que el banco central revisó estas previsiones, mantuvo un escenario de inflación del 2,4% para este año, 2,2% para 2025 y 2% para 2026, cumpliéndose en este último año el objetivo que mantiene vigente la institución.

Los analistas esperan que el organismo revise ligeramente al alza las previsiones de inflación para este año, hasta el 2,5%, pero la clave en este caso no es tanto la cifra concreta, si no la tendencia: un incremento sustancialmente mayor reflejará la preocupación de la Fed por la inflación y un escenario de bajadas de tipos menos agresivo; por el contrario, si mantienen sus estimaciones sin cambios, estarían confirmando que el temor por el repunte de la inflación no es tan grave como pueden estar descontando algunos.

De forma similar, una hipotética revisión de las estimaciones de PIB también dará pistas sobre el plan de la Fed: en marzo el organismo publicó unas previsiones del 2,1% para 2024, 2% para 2025 y 2026 y 1,8% a largo plazo, cifras que, según los analistas encuestados, no van a sufrir ninguna modificación en la revisión de esta semana.