Ecoley

El Ministerio de Economía regula el cobro por los reembolsos anticipados

Foto: Archivo

El Ministerio de Economía regulará, a través de una Orden Ministerial, los índices o tipos de interés de referencia que podrían ser especificados en los contratos de préstamo para calcular su valor de mercado con vistas a establecer la compensación por los posibles costes directamente derivados de los reembolsos anticipados.

La Orden Reguladora de las normas de transparencia y conducta de los contratos de crédito inmobiliario, que actualmente se encuentra en periodo de participación pública previa, viene a complementar el texto de la Ley Reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario, que esta semana aprobó el Pleno del Senado y remitió nuevamente al Congreso para su debate y aprobación definitiva.

Una orden establecerá los índices y tipos de interés para calcular el valor de mercado en los préstamos inmobiliarios

El artículo 25.3 de la Directiva 2014/17/UE, que se transpone en la citada futura Ley, regula la posibilidad de que se establezca el derecho del prestamista a una compensación justa y objetiva por los posibles costes directamente derivados de los reembolsos anticipados.

Esta compensación no puede exceder de la pérdida financiera sufrida por el prestamista, por ello, para un adecuado cálculo de esta compensación, se establece el valor de mercado del préstamo, en el momento que el prestatario haya realizado el reembolso anticipado.

Publicidad para el cliente

La Orden incluirá también los criterios sobre la información que habrá que incluir en la publicidad relativa a contratos de préstamos.

En lo relativo a préstamos en moneda extranjera, el artículo 23.4 de la Directiva, establece la obligación del prestamista de informar periódicamente al prestatario del importe adeudado, con el incremento, en su caso, que se haya producido del mismo, del derecho de conversión en una moneda alternativa, así como las condiciones para ejercer tal conversión.

Los términos y plazos para ejercer tal información serían objeto de aprobación por esta Orden Ministerial.

Hay otros aspectos, regulados en principio por la futura Ley reguladora de los contratos de crédito inmobiliario, que deberían ser objeto de desarrollo por esta Orden Ministerial.

La determinación del contenido mínimo de la información general que en todo momento deben facilitar los prestamistas. Asimismo, esta Orden determinaría la forma en que los prestamistas tendrán a disposición de los prestatarios la Guía de Acceso al Préstamo Hipotecario y la Guía de Acceso a la Hipoteca Inversa, elaboradas ambas por el Banco de España.

La Directiva, y con ello la ley que la traspone, prohibe las ventas vinculadas. No obstante, y como una de las excepciones que puede ser beneficiosa para el prestatario, el proyecto de ley establece que el prestamista podrá vincular un préstamo a que aquel, su cónyuge, o un pariente por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado de parentesco, contrate ciertos productos financieros, que deberían ser establecidos por esta Orden Ministerial -Todo ello en desarrollo del artículo 12.2 de la Directiva, y siempre que los mismos sirvan de soporte operativo o de garantía a las operaciones de un préstamo, según recoge el proyecto de ley-.

Además, se establecerán los requisitos mínimos de conocimientos y competencia exigibles al personal, el contenido específico de la Ficha de Advertencias Estandarizadas (FiAE); los principios y criterios a los que debe sujetarse la actividad publicitaria de los préstamos, y las modalidades de control administrativo sobre la misma, con la finalidad de que esta resulte clara, suficiente, objetiva y no engañosa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.