Ecoley

El Senado aprueba la Ley de Secretos Empresariales

Foto: Archivo

El Senado ha aprobado definitivamente el proyecto de Ley de Secretos Empresariales, que se publicará en los próximos días en el BOE y entrará en vigor a los 20 días de dicha publicación.

Esta es la primera norma española que se dedica íntegra y específicamente a regular los secretos empresariales, aunque estos ya contaban con protección en nuestro ordenamiento.

Teresa Mercadal, senior associate de Bird&Bird, explica que "la nueva ley afectará principalmente a los sectores más innovadores, incluyendo entre otros los más tecnológicos y de ciencias de la vida, donde los secretos empresariales tienen un gran valor".

Considera que esta nueva ley proporciona más claridad en la protección de los secretos industriales, amplía el plazo de prescripción de uno a tres años -aunque sin llegar al plazo de cinco años previsto para patentes- y refuerza las medidas para proteger la confidencialidad de la información en el marco de los procesos judiciales.

También, endurece las medidas en los casos de incumplimiento de las reglas de la buena fe procesal en este tipo de procedimientos. "No cabe duda de que los secretos empresariales gozarán de una mejor protección gracias a esta nueva regulación", concluye Mercadal.

Esta Ley traspone al Derecho Español con casi ocho meses de retraso la Directiva (UE) 2016/ 943 de secretos comerciales. El plazo de trasposición finalizó el 9 de junio de 2018.

Por otra parte, la Cámara Alta ha dado hoy el visto bueno al Proyecto de Ley Reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario, con una enmienda introducida por el PP que elimina el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) en la compra de primera vivienda. No obstante, el texto aún volverá al Congreso de los Diputados.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.