Ecoley

El notario puede recurrir al juez la calificación negativa del registrador

Foto: Archivo.
Madrid

El notario que autoriza una escritura presentada para su inscripción registral goza de legitimación activa para la impugnación judicial directa de la calificación negativa del registrador, según establece el Tribunal Supremo, en esta sentencia de 20 de noviembre de 2018. En este asunto, la jurisprudencia todavía no se había pronunciado expresamente sobre en qué casos se le podría reconocer el interés al notario autorizante para que pueda recurrir directamente a los tribunales.

El ponente, el magistrado Sancho Gargallo, determina que "tras la Ley 24/2005, que reformó el artículo 324 de la Ley Hipotecaria (LH), para la impugnación de una calificación negativa del registrador, el recurso ante la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) es potestativo, de modo que es posible la impugnación judicial directa". Explica que el artículo 325 de la LH reseña quiénes están legitimados para recurrir la calificación negativa del registrador ante la DGRN. En la letra b) se refiere expresamente al notario que autorizó la escritura o título que se pretendía inscribir. Por su parte, el artículo 328 de la LH, después de regular la competencia judicial y el procedimiento para la impugnación judicial, y los plazos para la interposición de la demanda, se refiere a esta legitimación.

Razona Sancho Gargallo que para interponer la demanda de impugnación judicial estarán legitimados quienes lo están, conforme al artículo 325 de la LH, para recurrir ante la DGRN. Por lo tanto, en principio, "conforme a esta regla general, el notario que autorizó la escritura cuya inscripción fue denegada por el registrador estaría legitimado para impugnar directamente la calificación negativa ante el juez competente, pues lo está para recurrir esta calificación ante la DGRN, conforme a la letra b) del artículo 325 de la LH".

Añade, además, el ponente, que "esta atribución al notario de legitimación para impugnar judicialmente la calificación registral no genera ningún desequilibrio respecto del registrador, quien en todo caso será parte en el procedimiento judicial, y, por lo tanto, tendrá, en igualdad de armas, los medios para postular la corrección legal de su calificación".

No obstante, este artículo establece una excepción, en cuanto que restringe la legitimación para recurrir judicialmente la resolución de la DGRN. Niega esta legitimación, por una parte al Colegio de Registradores, al Consejo General de Notariado y a los colegios notariales, y por otra al notario y al registrador implicados -el notario que autorizó el título y el registrador cuya calificación negativa sea revocada por la DGRN-.

Con esta restricción, se ha pretendido que no se emplee la impugnación judicial de las resoluciones de la DGRN como cauce para dirimir conflictos institucionales entre notarios y registradores.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.