Ecoley

Hacienda actualiza la transparencia fiscal internacional

  • El anteproyecto regula también el Impuesto de Salida, conocido como 'Exit Tax'
Foto: Archivo
Madrid

El Ministerio de Hacienda regulará el nuevo régimen de transparencia fiscal internacional y a la imposición de salida, en una ley, cuyo anteproyecto está en periodo de información pública.

Es el anteproyecto de Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, de transposición parcial de las directiva por la que se establecen normas contra las prácticas de elusión fiscal que inciden directamente en el funcionamiento del mercado interior, y sobre los mecanismos de resolución de litigios fiscales en la UE, y de modificación de diversas normas tributarias.

La transparencia fiscal internacional supone la imputación a una empresa residente en territorio español de determinadas rentas obtenidas por una entidad participada mayoritariamente que resida en el extranjero cuando la imposición sobre esas rentas en el extranjero es notoriamente inferior a la que se hubiera producido en territorio español, imputación que se produce aunque las rentas no hayan sido efectivamente distribuidas. España ya regula esta figura en el Impuesto sobre Sociedades y en el IRPF, pero en la Directiva se introducen algunas novedades que se han incluido en el anteproyecto.

Así, destaca, en primer lugar, el hecho de que la imputación de rentas que se produce dentro del régimen de transparencia fiscal afecta no solamente a las obtenidas por entidades participadas por el contribuyente sino también a las obtenidas por sus establecimientos permanentes radicados en el extranjero.

Por otra parte, se contienen en la Directiva diversos tipos de renta susceptibles de ser objeto de imputación en este régimen que no estaban recogidos hasta este momento en la ley española tales como las derivadas de operaciones de arrendamiento financiero o de actividades de seguros, bancarias y otras actividades financieras.

En cuanto al llamado Impuesto de Salida o Exit Tax, tiene como función garantizar que, cuando un contribuyente traslade sus activos o su residencia fiscal fuera de la jurisdicción fiscal del Estado, dicho Estado grave el valor económico de cualquier plusvalía creada en su territorio aun cuando la plusvalía en cuestión todavía no se haya realizado en el momento de la salida.

Nuestra Ley del Impuesto sobre Sociedades regula ya el tratamiento fiscal, pero se incluye en la norma que para el supuesto de que el cambio de residencia se hubiera producido hacia otro Estado miembro de la UE, se establecía el aplazamiento del pago del impuesto, a solicitud del contribuyente, hasta la fecha de la transmisión a terceros de los elementos patrimoniales afectados. Sin embargo, la Directiva lo que prevé es un derecho del contribuyente a fraccionar el pago a lo largo de cinco años, cuando el cambio de residencia en estos casos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0