Ecoley

Moral Santín, a un paso de la cárcel tras confirmar el Supremo su condena

Madrid, 3 oct (EFE).- El exvicepresidente de Caja Madrid José Antonio Moral Santín se ha convertido hoy en el segundo condenado en firme por el Tribunal Supremo con la pena más elevada, cuatro años de prisión, como "cooperador" de un delito de apropiación indebida a través de un sistema con el que se benefició de 456.522 euros.

En su sentencia de 456 folios, la sala desestima el recurso interpuesto por el que fuera consejero en representación de IU que, como los otros 64 usuarios, "se retribuían a sí mismos a costa del patrimonio de la entidad, dado que cada uno disponía de lo que se le antojaba dentro de los límites máximos que se le imponían" aún sin contar con apoyo legal o estatutario alguno.

Los magistrados, de forma unánime, admiten que si bien este sistema fue iniciado por el expresidente de la entidad Miguel Blesa, fallecido el pasado año, ello no exime de responsabilidad a Moral Santín, que en su escrito de casación pedía su absolución pues nunca tuvo la posibilidad de oponerse a la decisión de emisión y entrega de las tarjetas.

Un argumento que el Supremo desmonta, tanto para él como para los otros condenados, a los que reprocha que "no tenían la obligación de utilizarla", de modo que al hacerlo, "aceptaban la participación en el plan que se les ofrecía", consumando así el delito con cada desembolso.

Al margen del exvicepresidente de la caja, la sentencia de la que ha sido ponente el juez Miguel Colmenero, desestima los recursos de otros 40 antiguos cargos de la entidad contra el fallo dictado en febrero de 2017 por la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Entre ellos el del expresidente Rodrigo Rato, sobre el que ya pesa una condena firme de cuatro años y medio de prisión por perpetuar de forma consciente un sistema que "estaba pervertido en su origen".

También los de los exconsejeros de Caja Madrid Estanislao Rodríguez Ponga, Antonio Romero Lázaro, Francisco Baquero, y Jorge Gómez, a los que ratifican los tres años y dos meses de prisión por haber mermado el patrimonio de la entidad con cargos que oscilaban entre los 98.000 y los 266.000 euros.

En este sentido, "cabe preguntarse cómo podían entender de forma racional que actuaba lícitamente al realizar constantemente unos gastos, con una tarjeta de la entidad, que se cargaban a una cuenta de ésta".

Se mantienen por encima de los dos años a otros nueve; no obstante, la aplicación de la reparación del daño salva de su ingreso en prisión a otros dos exconsejeros, Antonio Cámara y Francisco José Moure, y al ex director general Ildefonso Sánchez Barcoj, al que los magistrados castigan ahora por un único delito de apropiación indebida en vez de los dos impuestos por la Audiencia.

Atenuante de la que se han beneficiado otros nombres como el del exsecretario de Estado de Hacienda José Manuel Fernández Norniella y el exconsejero a propuesta del PSOE Ramón Espinar (un año menos un día de cárcel), así como el expresidente de la patronal madrileña Arturo Fernández y el empresario Javier López Madrid (ambos con seis meses menos un día de prisión).

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin