Ecoley

Frenazo a la propuesta de Bruselas sobre información a minoristas

  • El Europarlamento considera que el texto contiene errores y perjudica al inversor

El Parlamento Europeo rechazó ayer la propuesta de la Comisión Europea para proteger a los inversores minoristas, al considerar que "contiene errores" y no ofrece información "precisa, imparcial, clara y no engañosa". Según los eurodiputados, el texto podría incluso acarrear pérdidas a los inversores, por lo que lo devolvió a la Comisión para que lo revise.

Resulta esencial que la información sobre productos de inversión facilitada a los consumidores resulte comparable, a fin de fomentar la igualdad de condiciones de competencia en el mercado independientemente del tipo de intermediario financiero que produzca o comercialice los productos.

Por ello, consideran que con la normativa rechazada ayer, al eliminar del cálculo de categorización del riesgo de los productos de seguros el riesgo de crédito, se induciría a error a los inversores.

Ayer, el Pleno del Europarlamento aprobó, con 602 votos a favor, cuatro en contra y 12 abstenciones, una resolución en la que pide cambios en el proyecto normativo sobre productos de inversión minorista empaquetados y los productos de inversión basados en seguros, un mercado de más de 10 billones de euros en Europa.

En el Pleno triunfó la tesis de que no se avisa de que los inversores pueden perder dinero ni en la hipótesis adversa, ni siquiera cuando se trata de un producto que ha generado frecuentes pérdidas ya pasado el periodo de tenencia mínimo recomendado.

La pasada semana, la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios ya pidió a Bruselas que estudiase la conveniencia de presentar una propuesta de aplazamiento de la fecha de aplicación del Reglamento 1286/2014, sobre los documentos de datos fundamentales relativos a los productos de inversión minorista vinculados y los productos de inversión basados en seguros -aplicable a partir del 31 de diciembre de 2016-.

Con el aplazamiento se trataba de garantizar que se sigan sin trabas los requisitos establecidos en el Reglamento y en el Reglamento Delegado y evitar la aplicación de la legislación de primer nivel hasta que haya entrado en vigor.

Los minoristas usan estos productos para generar fondos para, por ejemplo, pagar la hipoteca o sufragar la educación de sus hijos.

El Parlamento respaldó el planteamiento de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, que concluyó que los estándares regulatorios técnicos (RTS), que las entidades deben cumplir para ofrecer máxima transparencia y claridad a los inversores, resultan inadecuados.

Ahora, Bruselas deberá proponer nuevos estándares técnicos regulatorios para desarrollar la normativa sobre los productos de inversión minorista empaquetados y los productos de inversión basados en seguros, que debería entrar en vigor el 31 de diciembre de 2016.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0