Ecoley

La madre de la niña obligada a volver a Suiza con el padre incide en que "no podría volver a verla si se la llevan"

Desirée Vicente, la madre de la niña de cinco años sobre la que pesa una orden de restitución para que vuelva a Suiza con el padre, imputado en España por violencia de género, ha incidido en que si finalmente la obligan a entregarla, "no podrá volver a verla", ya que tiene una orden de detención en el país helvético.

LINARES (JAÉN), 23 (EUROPA PRESS)

La mujer tiene una orden de detención internacional dictada por las autoridades suizas desde abril de 2014 por un presunto delito de secuestro de menores, según indica el recurso al que ha tenido acceso Europa Press, si bien asegura que "no tuve conocimiento de ello hasta diciembre de ese mismo año".

En él, la procuradora del padre, Philippe Kitsos, diputado suizo y concejal de Chaux-De-Fonds --la ciudad en la que vivían los tres--, adjuntó la carta del Ministerio Fiscal General de la República suiza, fechada el 20 de octubre de 2014, en el que aseguraba a los denunciantes que "había enviado un recordatorio a finales de agosto para conseguir informes sobre el avance de su parte" y que le fue respondido que "el asunto no había avanzado de la parte española".

Además, en la carta afirmaba que "usted sabe que desde aquí no puedo hacer más que estas entrevistas. Yo comprendo el desarrollo que está instalado, pero no veo cómo podría desbloquear esta situación [...] La "perseguida" está protegida en su país. Yo estoy abierto a toda proposición concreta de su parte para hacer progresar esta situación, pero es necesario asumir que ella está ante todo vinculada a las decisiones judiciales españolas".

En esta línea, Desirée Vicente ha indicado que la situación laboral de Kitsos y sus contactos le han permitido estar al tanto del procedimiento judicial incluso antes que ella, subrayando que lo que más la ha sorprendido es que la Embajada suiza anunciara a la Comisaría de Linares que el padre llegaría al municipio jiennense en la tarde de este jueves a la hora prevista para la entrega de la menor, calificando de "indignante" que conocieran las decisiones del Juzgado "antes que ella".

"Ni yo misma sabía a qué hora debía entregar supuestamente a mi hija", ha aseverado Desiré Vicente, motivo por el que asegura sentirse "completamente ignorada". A su vez, ha destacado que este jueves --el día que debía entregar a su hija-- acudió a declarar voluntariamente sin la menor a la Comisaría de Linares, donde presentó diversos informes médicos. "Creía que me arrestarían, pero no fue así", ha confesado.

Por último, ha defendido que su hija "no es una maleta, ha sufrido muchísimo y ahora es feliz y muy querida", insistiendo en que no sabría cómo explicarle que se tiene que marchar para siempre con un hombre "del que no ha sabido nada en estos dos años y al que solo conoce por fotos".

RECURSO EXTRAORDINARIO DE AMPARO AL TC

Como se recordará, la Audiencia ha dejado sin efecto la prohibición de salida del territorio español de la menor, acordada en auto de 15 de abril de 2014 por el Juzgado de Violencia sobre la mujer número 11 de Madrid. El padre de la niña de doble nacionalidad suiza y griega, Philippe Kitsos, se encuentra desde este jueves por la tarde en Linares (Jaén), donde reside la menor con su madre, a la espera de que la Policía recoja a la niña y se la entregue.

Por este motivo, ha presentado este viernes un recurso extraordinario de amparo ante el Tribunal Constitucional con el objetivo de suspender este proceso, mientras lo resuelve, y que la niña continúe en España con ella.

Según ha explicado en declaraciones a Europa Press la abogada de la madre, Almudena Mendoza, "ésta es la única posibilidad que queda, dada la precipitación de los acontecimientos". Una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid ha dado la razón al padre para que se haga efectiva esta orden suiza de restitución de la menor, pese a la imputación y a que a la madre se le haya concedido en España la custodia de la niña.

VEINTE MESES

Todo comenzó, según ha contado Desirée Vicente en declaraciones a Europa Press, el pasado 3 de agosto de 2013 cuando, de vacaciones en Grecia con su pareja e hija, sufrió en la vía pública una agresión física de éste y el abuelo paterno de la niña, "en presencia de la menor y de varios testigos". La policía griega se hizo cargo de la madre y su hija y, al día siguiente, las envió a Madrid en el primer vuelo con la ayuda del Consulado de España en Atenas.

"Nos fuimos en bañador a España hace casi dos años y desde entonces el padre de la niña no ha mostrado ningún interés por ella", afirma esta madre, que, al llegar a Madrid, tras ser atendida por la Policía en España y asistida médicamente, inicia el protocolo de violencia de género. Imputan al padre en España, pero no viene a declarar pese a los requerimientos de la justicia española, que además dicta una orden de detención y que, según Desirée, "está guardada en un cajón en Suiza".

La madre indica que el padre obtiene en Suiza, "desde el primer momento" y "en 24 horas", la guardia y custodia exclusiva de la niña, que intenta ejecutar en España, pero un Juzgado de Familia se la deniega. Al parecer, presenta esta petición el 12 de septiembre y, al día siguiente, la obtiene "sin que ni siquiera conste un régimen de visitas de la madre", asegura.

El padre pide por primera vez la restitución de la menor en noviembre de 2013, alegando secuestro interparental de menores, una petición que llega al Juzgado de Violencia contra la Mujer, que desestima al considerar que "existe un grave peligro para la niña".

Tras negar al progenitor esta petición de restitución, en abril de 2014, este juzgado otorga a Desirée la guardia y custodia de Olympia y establece un régimen de visitas para el padre de una vez al mes en un punto de encuentro con vigilancia ante el riesgo de secuestro de la menor. También le permite comunicarse con la niña a través de Internet, pero, según Desiree, "ni lo intenta", y le impone una manutención de la que "tampoco se hace cargo".

RECURSO DE APELACIÓN DEL PADRE

Posteriormente, Philippe Kitsos presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, que acabó dándole la razón en una sentencia a fecha de 31 de marzo de 2015 y emite una orden para que la niña sea devuelta al padre y, mientras esto se haga efectivo, Olympia ingrese en un centro de menores en Madrid.

"El 7 de abril nos notifican la orden de restitución inmediata en un auto que no tiene número, que parece un borrador, y en el que no se tiene en cuenta el estado de la menor, no examina a la niña, ni se preocupa por conocer cómo vive en España con su familia materna y dice que no existe riesgo para que la vuelva a suiza al domicilio paterno", lamenta la madre, que asegura sentirse "absolutamente indefensa".

Ante esta situación, Desirée acude a declarar a la Policía para evitar que se ejecute la orden este miércoles. Intenta que el juzgado que imputó al padre y le concedió la custodia de la niña emita un auto para impedir lo dictado por la Audiencia de Madrid para evitar que su hija entre en un centro "teniendo aquí a su madre y a su familia", advierte. Sin embargo, el Juzgado de Violencia de Género no emite ningún fallo al respecto.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin