Ecoley

Es laboral y no autónoma la relación del profesor, si la academia aporta lugar y alumnos para el curso

  • No se considera autónomo porque hay flexibilidad total en el contenido del curso
Existe 'ajenidad' cuando el centro impone el precio que cobra a los alumnos. Getty

El lugar de prestación de servicios de los profesores de academias, la aportación de los medios materiales, la imposición de los horarios y la selección de los alumnos, son indicios de la existencia de relación laboral con la empresa de formación, a pesar de que ésta no ejerza ningún tipo de control sobre el desarrollo de los cursos, elaborando los profesores su contenido y evaluando sin intervención de la empresa los conocimientos de los alumnos.

Así, lo establece el Tribunal Supremo (TS) en una sentencia de 29 de octubre de 2019, de la que es ponente, el magistrado López García de la Serrana, y en la que concluye que en estos casos también se da la nota de 'ajenidad' puesto que los trabajadores carecen de toda facultad para fijar los precios, y seleccionar los alumnos.

En la sentencia se cita un precedente doctrinal, con la sentencia del propio Tribunal Supremo de 22 julio 2008, en un asunto muy parecido, en el que se dictamina que la relación de los profesores allí afectados era de carácter laboral porque era la empresa la que ponía la "organización académica necesaria para la prestación de servicios por los profesores".

Tirando de jurisprudencia, el magistrado López García de la Serrana explica que también se utilizan como hechos indiciarios de dependencia, entre otros, el desempeño personal del trabajo (sentencia del TS de 23 de octubre de 1989), compatible en determinados servicios con un régimen excepcional de suplencias o sustituciones (sentencia del TS de 20 de septiembre de 1995).

También, destaca la inserción del trabajador en la organización de trabajo del empleador o empresario, que se encarga de programar su actividad (sentencias de 8 de octubre de 1992 y de 22 de abril de 1996); y, reverso del anterior, la ausencia de organización empresarial propia del trabajador.

Indicios comunes de la nota de ajenidad son, entre otros, la entrega o puesta a disposición del empresario por parte del trabajador de los productos elaborados o de los servicios realizados ( sentencia del TS de 31 de marzo de 1997).

Falta el riesgo y el lucro especial que caracterizan a la actividad del empresario o al ejercicio libre de las profesiones

En la misma línea destaca la adopción por parte del empresario y no del trabajador de las decisiones concernientes a las relaciones de mercado o de las relaciones con el público, como fijación de precios o tarifas, selección de clientela, indicación de personas a atender (sentencias del TS de 15 de abril de 1990 y de 29 de diciembre de 1999); el carácter fijo o periódico de la remuneración del trabajo (sentencia de 20 de septiembre de 1995).

Finalmente, destaca el cálculo de la retribución o de los principales conceptos de la misma con arreglo a un criterio que guarde una cierta proporción con la actividad prestada, sin el riesgo y sin el lucro especial que caracterizan a la actividad del empresario o al ejercicio libre de las profesiones (sentencia de 23 de octubre de 1989).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0