Ecoley

La transformación digital pone a prueba a los letrados

  • En el futuro el servicio al cliente se basará en la información y la colaboración
La transformación de la abogacía ha llegado a los juzgados, que se están digitalizando. EE

De acuerdo con los resultados de la encuesta Future Ready Lawyer, elaborada por la división Legal & Regulatory de Wolters Kluwer tras encuestar a 700 abogados de Estados Unidos y diez países de la Unión Europea, las cinco tendencias principales que los profesionales del Derecho esperan que tengan el mayor impacto en los próximos tres años, sin diferencias significativas entre esos once países, son: 1) gestionar un ingente volumen y complejidad de la información; 2) mejorar la eficiencia y la productividad; 3) entender qué tecnologías aplicadas al ejercicio del Derecho aportan mayor valor; 4) satisfacer las nuevas expectativas de clientes y directivos; y 5) resolver problemas financieros, como la creciente competencia en políticas de precios, estructuras de tarifas alternativas y control de costes.

El sector legal experimenta una transformación sin precedentes. La creciente complejidad de la información, el nivel de exigencia de los clientes, las nuevas fuerzas económicas, las tecnologías emergentes y los cambios demográficos son factores de impacto directo en su futuro inmediato.

Aunque más de dos tercios de los abogados prevén que las mencionadas tendencias les van a afectar a partir de 2022, la encuesta refleja que menos de un tercio de los abogados están preparados para afrontarlas.

El 55 por ciento de los participantes en la encuesta se refirieron a la resistencia al cambio de los directivos y a la dificultad de gestionar el cambio como las principales barreras para la transformación de sus organizaciones.

Carencias y resistencias en los bufetes

Los bufetes y los departamentos jurídicos de empresa tendrán que diversificar las habilidades en sus equipos, incluyendo a expertos en tecnología. Ocho de cada diez abogados dicen que para 2022 el uso de la tecnología desempeñará un papel aún más importante en la prestación de servicios. Sin embargo, la falta de conocimientos, habilidades y comprensión de la tecnología son las principales razones por las que los abogados creen que sus organizaciones se resisten a las nuevas tecnologías, según los resultados de la encuesta.

La buena noticia es que, según los encuestados, la contratación de especialistas en tecnología es el primer paso que las organizaciones del sector legal están dando ya para contribuir a su preparación de cara al futuro.

La tecnología puede ayudar a los juristas a obtener mejores resultados, lograr una mayor eficiencia y mejorar la productividad. La clave es una buena ponderación de las amenazas y las oportunidades, y aprovechar la tecnología adecuada. La encuesta desvela que las organizaciones que optimizan el uso de la tecnología superan a las que no lo hacen. También son más rentables. Además, el proceso se está acelerando y se espera que el uso de tecnologías de transformación se duplique para 2022. Estas incluyen herramientas de análisis predictivo y Big Data, inteligencia artificial, aprendizaje automático, automatización de procesos robóticos y blockchain.

Los beneficios de la tecnología aumentan cuando se implementan procesos de organización y flujos de trabajo más adecuados a cada situación. Por ejemplo, la encuesta revela que dos tercios de los abogados prevén que en los próximos tres años sus organizaciones van a utilizar contratos inteligentes, análisis predictivo y herramientas de apoyo a la toma de decisiones.

Las organizaciones líderes en el sector legal coinciden en que para su transformación es clave el cambio operado en las expectativas de los clientes. Los clientes ahora esperan más por menos; quieren pagar por el valor final del trabajo realizado, no por las horas trabajadas, y esperan tener una buena experiencia de cliente y un acceso rápido al servicio. En el futuro el servicio al cliente estará basado en la información, será más colaborativo, accesible, especializado y más sensible al precio. Con la creciente digitalización de los datos de los clientes las capacidades tecnológicas van a ser un elemento diferenciador, ya que permitirán aprovechar mejor el análisis de datos para obtener una información más detallada y objetiva.

Doble revolución tecnológica

Así, por ejemplo, Félix Plasencia, socio responsable del área Legal de EY Abogados, dice que "hay un cambio de paradigma desde el punto de vista de la digitalización, pues nos encontramos ante una doble revolución tecnológica, donde la inteligencia artificial ha llegado para quedarse".

"En este contexto, estamos viendo un cambio de rol de las empresas en materia de responsabilidad social corporativa. Se habla, por ejemplo, de oficinas éticas y está sobre la mesa el debate sobre quién decide qué es la ética y quién asesora sobre ella", ha señalado Plasencia, en la jornada EY General Counsel Seminar 2019 celebrada en colaboración con Chambers and Partners, bajo el título: Reimaginando la función legal.

El foco principal del debate se situó en el análisis de la actividad de los abogados in house y en su conexión con el impulso de los modelos operativos. Félix Plasencia a ha añadido que "debemos aprender de la diversificación y adaptarnos a nuevos modelos corporativos, sin olvidar que la tecnología necesita del talento para aportar auténtico valor".

Finalmente, debemos hacer referencia a las Propuestas para una Justicia Digna, consensuadas por los representantes de la Abogacía española en el marco de una reunión celebrada recientemente en el Colegio de Abogados de Barcelona. En ellas, la Abogacía considera que es necesario "abordar con carácter de urgencia una transformación digital de 360 grados que sea integral, transversal y eficiente, ante los inminentes retos que nuestra sociedad debe afrontar en materia tecnológica". En sus conclusiones, la Abogacía plantea su exigencia de que la Justicia del siglo XXI dé respuesta a las necesidades de la abogacía y de la sociedad ante el imparable avance tecnológico, así como los recursos necesarios, tanto económicos, como personales y formativos, para implementar un auténtico expediente judicial electrónico que permita el derecho a la información en tiempo real.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0