Internacional

La última bala de May: intentará presentar una cuarta vez su acuerdo de Brexit con un cambio de estrategia

El primer ministro de Reino Unido, Theresa May.

La parálisis política de Reino Unido sobre el Brexit está cociendo a Theresa May a fuego lento. La primera ministra no da un paso al lado pese a que crece cada vez más la presión interna para que deje el Gabinete y las negociaciones con los laboristas permanecen estancadas. Pero May insiste y desde su entorno confirman que Downing Street valora un cuarto intento para salvar el acuerdo de Brexit pero con un cambio de estrategia respecto a las tres votaciones anteriores: a través de un proyecto ley que incluya los "deseos de salida" de los diputados británicos.

A la tercera no fue la vencida. El Parlamento británico rechazó por tercera vez el acuerdo de Brexit de May, pero la premier no se da por vencida. Aunque Bruselas extendió la fecha límite a Reino Unido para salir de la Unión Europea al 31 de octubre -que podría ser antes si se alcanzaba un pacto en el país-, a la primera ministra no le queda tanto tiempo para arrancar el visto bueno del parlamento. El próximo 2 de mayo se celebran las elecciones locales en el país y se espera un fuerte descalabro del partido tory que aumentaría todavía más la presión sobre May.

La otra fecha clave es el 23 de mayo, cuando están convocadas las elecciones europeas. May prometió que Reino Unido no participaría en ellas, y si quiere evitarlo tendrá que conseguir un amplio consenso en la Cámara de los Comunes.

Las posibilidades de que May tenga en el cargador la última bala antes de los comicios pasan por un giro para salvar su acuerdo en forma de proyecto de ley, para que incluya enmiendas del resto de legisladores. El Gobierno acordó el martes presentar un proyecto de ley sobre el acuerdo de retiro ante la Cámara de los Comunes "tan pronto como sea posible", dijo a la prensa el portavoz de May, James Slack.

La idea de Downing Street es que sus oponentes puedan agregar con enmiendas a la ley sus propios deseos para el Brexit, en la retórica de May. Las esperanzas pasan porque la oposición laborista la apoye, pero el tiempo corre en contra de May. El proyecto legislativo no llegará por los pelos antes de las elecciones europeas.

Una fuente familiarizada, según Bloomberg, con el pensamiento del Gobierno indica que la decisión sobre si presentar el proyecto de ley de retirada se tomaría dependiendo de cómo se desarrollan las conversaciones con los laboristas. Corbyn está proponiendo que Reino Unido permanezca dentro de la unión aduanera y ampliar la protección de los trabajadores en Reino Unido y en la Unión Europea. Algo que May se ha negado a aceptar desde el primer momento.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.