Internacional

Merkel y Putin priorizan la provisión de gas en su cita en Berlín

  • Primer encuentro bilateral en dos años y dirigido a relajar la tensión
  • Los líderes acuerdan "no politizar" la construcción del gasoducto Nord Stream 2
  • Los conflictos de Ucrania y Siria, protagonistas de la reunión
Imagen: EFE

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente ruso, Vladímir Putin, retomaron este sábado en las afueras de Berlín el diálogo que reanudaron a mediados de mayo en el balneario ruso de Sochi, en el que fue su primer encuentro bilateral en dos años, y centrado en los temas de Ucrania y Siria. En esta ocasión han abordado también temas económicos de gran relevancia, como la construcción del gasoducto Nord Stream 2, infraestructura respecto a la que han acordado "no politizar", según el Kremlin.

Este nueva cita en poco más de tres meses denota la necesidad de diálogo y un cambio de rumbo en las relaciones, deterioradas considerablemente desde la anexión rusa de la península ucraniana de Crimea en 2014 y por el apoyo de Moscú a las fuerzas rebeldes prorrusas en el este de Ucrania.

En una comparecencia previa a esta reunión, calificada ayer por la canciller de "encuentro de trabajo" del que no cabe esperarse resultados concretos, Merkel subrayó la responsabilidad que tienen tanto Alemania como sobre todo Rusia, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU con poder de veto, para buscar soluciones a los muchos conflictos graves en el mundo.

Merkel y Putin coincidieron en que el cumplimiento de los acuerdos de Minsk son la base para resolver el conflicto en el este de Ucrania y expresaron su compromiso a seguir trabajando junto con París y Kiev en el denominado Formato de Normandía.

La canciller alemana señaló que abordaría el tema de una misión de la ONU en el este de Ucrania "que podría quizás desempeñar un papel en la pacificación", dijo, mientras que Putin se mostró dispuesto a seguir apoyando la misión de observación de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Respecto a Siria, Merkel subrayó la necesidad de evitar que se produzca una catástrofe humanitaria en Idleb, al tiempo que subrayó la importancia de poner en marcha un proceso político que incluye una reforma constitucional y posibles elecciones.

Putin, por su parte, destacó la importancia de ampliar la ayuda humanitaria en Siria y de apoyar sobre todo en el restablecimiento de las infraestructuras más elementales a aquellas zonas a las que están regresando las personas que habían huido a otros países.

Otro tema sobre el que tenían previsto hablar es el proyecto de gasoducto Nord Stream II, que conectará directamente Rusia con Alemania a través del Mar Báltico y que, según Putin, "minimizará los riesgos del tránsito y garantizará el creciente consumo en Europa".

Merkel, por su parte, volvió a subrayar la postura alemana de que "Ucrania debe seguir desempañando un papel en el tránsito de gas hacia Europa también cuanto se materialice el Nord Stream II".

Ambos subrayaron asimismo la importancia de mantener el acuerdo nuclear suscrito en 2015 con Irán después de que Estados Unidos lo abandonara en mayo pasado.

Alemania ha seguido apostando por el diálogo con Rusia a pesar de sus diferencias, sobre todo en lo que respecta al conflicto en Siria, donde Moscú apoya al presidente Bachar al Asad, y obviamente a Ucrania.

"Soy de la opinión que también los temas controvertidos sólo pueden resolverse mediante el diálogo", dijo Merkel en ese sentido.

Diálogo

Putin, por su parte, subrayó que "Rusia concede una gran importancia a una cooperación mutuamente beneficiosa con Alemania en el ámbito económico, político y otros".

Esta reanudación del diálogo cobra aún más sentido desde la llegada del presidente estadounidense, Donald Trump, a la Casa Blanca en enero de 2017.

Mientas Rusia tiene que afrontar nuevas sanciones impuestas por Washington en respuesta al ataque contra el exespía ruso Serguéi Skripal en el Reino Unido, las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea tampoco pasan por su mejor momento, en particular debido a la política comercial estadounidense y las medidas proteccionistas de Trump.

Por eso, aunque en su comparecencia ante la prensa, ni Merkel ni Putin mencionaron a Trump todo hace pensar que la política estadounidense iba a ser un tema.

Aunque no arroje resultados concretos, este encuentro representa "una oportunidad de normalizar las relaciones de trabajo germano-rusas sin renunciar a las diferencias fundamentales" ni de hacer concesiones y puede entenderse, además, como un mensaje dirigido a Washigton, valoró previamente un experto del Consejo Alemán de Política Exterior (DGAP).

Nord Stream 2

El portavoz presidencial ruso, Dimitri Peskov, ha asegurado este domingo que tanto el presidente ruso como la canciller alemana han coincidido durante su reunión bilateral que el proyecto del gaseoducto Nord Stream 2 "no se debe politizar".

"Han hablado sobre los grandes proyectos como el Nord Stream 2, subrayaron el carácter únicamente comercial y la ventaja competitiva de este proyecto; Putin y Merkel coincidieron en que no sería correcto politizar este proyecto", ha afirmado Peskov ante la prensa.

De acuerdo con el representante del Kremlin, los dos líderes consideran que "el proyecto es necesario y debe llevarse a cabo". Peskov ha agregado que Putin y Merkel también han debatido "las perspectivas de continuar el tránsito de gas a través del territorio de Ucrania".

Una obra faraónica

El proyecto Nord Stream 2, impulsado por una alianza de empresas de Rusia, Alemania, Austria, Francia y Países Bajos, prevé el tendido de dos tuberías por el fondo del mar Báltico para transportar 55.000 millones de metros cúbicos anuales de gas.

El gasoducto fue diseñado para diversificar las rutas del suministro de combustible a Europa y fomentar la seguridad energética. Pasará por las zonas económicas de Alemania, Finlandia, Rusia, Suecia y Dinamarca.

De estos países solo Dinamarca no ha dado por ahora su visto bueno para construir el gasoducto.

La semana pasada, la compañía encargada de gestionar el Nord Stream 2 comunicó haber solicitado una nueva ruta para la construcción del gasoducto en el territorio de Dinamarca, pero confía en que las autoridades danesas aprueben la ruta inicial. La ruta alternativa, de 175 kilómetros de largo, pasaría al noroeste de la isla danesa de Bornholm, ubicada en el mar Báltico.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado