Internacional

Los demócratas de EEUU llegan a su cuarto debate de las primarias con Warren en racha

  • Los nueve candidatos con menos apoyos se juegan seguir en la carrera
Sanders, Biden y Warren en un debate anterior. Foto: Reuters.

Los demócratas celebran en la noche de este martes (de 2.00 a 5.00 horas de la madrugada del miércoles en España) su cuarto debate de las primarias del partido, que concluirán en la próxima primavera con la designación de quien tendrá que enfrentarse a Trump -salvo que un impeachment lo remedie- por el derecho a ocupar el Despacho Oval. Doce personas se darán cita sobre el plató de CNN, aunque la atención se centrará en tres personas: Joe Biden, Bernie Sanders y, especialmente, Elizabeth Warren.

Las tres horas de debate marcarán las próximas semanas de campaña, y aún podría meter a algún cuarto jugador en la contienda, como el joven alcalde de South Bend, Pete Buttigieg, o la senadora Kamala Harris, quien destacó en el primer enfrentamiento por sus ataques al entonces claro favorito Biden. Los otros siete contendientes (Andrew Yang, Cory Booker, Beto O'Rourke, Tom Steyer, Amy Klobuchar, Tulsi Gabbard y Julián Castro) apenas cuentan con posibilidades de auparse a los primeros puestos de las encuestas.

Aunque la mayoría de las miradas se centrarán en Warren. La senadora llega al debate con su campaña en estado de gracia. Las flojas intervenciones del exvicepresidente Joe Biden en los anteriores enfrentamientos televisados, así como el hecho de que su nombre y el de su hijo aparezca manchado por un presunto caso de corrupción en Ucrania -el que mandó investigar Trump y que está en el centro de su impeachment- han hecho caer a Biden en los sondeos en favor de Warren. Además, esta ha capitalizado también el estancamiento del senador Bernie Sanders, que no logra pasar del 20% de intención de voto en la media de las encuestas. De hecho, la senadora ha logrado lo que parecía impensable: adelantar a Biden en varias encuestas (en ocho de los 16 grandes sondeos del último mes) cuando este la aventajaba en más de 25 puntos antes del verano.

Las donaciones medias de Warren en el tercer trimestre fueron de 26 dólares; las de Sanders, 18; y las de Biden, 44 dólares

El auge lento pero seguro de Warren, que partía de la quinta posición cuando presentó su candidatura y que fue ganando adeptos con los debates previos, se recoge también en la recaudación de fondos para la campaña. Durante el tercer trimestre, sólo Sanders la batió con 25,3 millones de dólares, mientras que Warren logró 24,6 millones y Biden se quedó en 15,2 millones, siendo superado incluso por Buttigieg.

De hecho, los pequeños donantes se concentraron en Warren y Sanders, obligando a Biden a acudir a las grandes fortunas y reforzando así la línea que separa la disputa demócrata actual: el aparato del partido contra las ideas más a la izquierda del activo militante de base, la moderación frente al izquierdismo, el establishment contra los outsiders. Biden contaba con la ventaja de partida de haber sido el segundo de Barack Obama, aún idolatrado por el progresismo estadounidense, y parecer el único lo suficientemente popular y hacia el centro como para no espantar a los votantes moderados y así desbancar a Donald Trump. Sin embargo, en las últimas semanas Warren ha ganado enteros en esa particular clasificación de la 'electabilidad', arrebatándole al exvicepresidente su mayor baza.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0