Internacional

Los liberales británicos abandonan el segundo referéndum y apoyarán la anulación inmediata del Brexit

  • Rechaza apoyar una coalición con ninguno de los dos grandes partidos
  • Cuatro millones de personas vieron el juecio sobre el cierre del Parlamento
La líder Liberal-Demócrata Jo Swinson. Foto: Reuters

La radicalización de las posturas en el espectro político británico continúa. Mientras el primer ministro, Boris Johnson, se acerca cada vez más a la salida sin acuerdo, el partido Liberal-Demócrata -socios de coalición de los 'tories' con David Cameron entre 2010 y 2015- anunciaron este martes su paso al extremo contrario. En la convención anual del partido, su nueva líder, Jo Swinson, abandonó su propuesta de celebrar un segundo referéndum y anunció que anularía el Brexit de forma inmediata si llega al poder tras las elecciones que parece inevitables en pocos meses.

"Acabaré con el Brexit en el primer día de Gobierno, porque no hay ninguna versión que sea buena para nuestro país", afirmó en su discurso. Una declaración de intenciones ante una campaña en la que el tradicional 'tercer partido' busca polarizar contra la marcha 'a las bravas' de Johnson para concentrar el voto proeuropeo y ocupar el espacio de los laboristas.

Swinson también rechazó la posibilidad de unirse a una coalición de Gobierno: "No haré primer ministro ni a Johnson ni a [el laborista Jeremy] Corbyn", al que tachó de "brexiter por naturaleza". Corbyn anunció que buscaría la celebración del segundo referéndum para intentar deshacer el 'mandato' de 2016 con uno nuevo, pero la líder liberal cree que eso ya no es necesario ni suficiente. Para ella, "una mayoría absoluta será suficiente legitimidad" para anular el Brexit sin más preguntas.

El Tribunal de Justicia de la UE ya sentenció el año pasado que Reino Unido tiene el poder de cancelar unilateralmente el proceso de salida de la Unión hasta el día en que se produzca, por lo que la opción de Swinson es legalmente factible.

Otro asunto es si los liberal-demócratas pueden aspirar a una victoria absoluta. La última vez que lo hicieron fue en 1906, en el que los laboristas no pasaron del 4,8% de los votos. Las encuestas dan esta vez a los liberales cerca del 20% y medio centenar de escaños, muy lejos de los 325 necesarios para gobernar. Su esperanza es aprovecharse de la volatilidad que domina en el Reino Unido y confiar en llevarse a todos los votantes proeuropeos que apoyan a los laboristas pero sin demasiado entusiasmo por su líder.

El riesgo al que se enfrenta, sin embargo, es situar al duro izquierdista Corbyn en el centro: con 'tories' y liberales a ambos extremos del Brexit, el tema que absorbe la política británica, su propuesta de referéndum con múltiples opciones se puede convertir en la más equidistante y moderada. Y la pregunta del millón es qué hará si, como es posible, ninguno de los partidos obtiene mayoría absoluta y es necesaria una coalición.

Juicio por el cierre del Parlamento

Entre tanto, el Tribunal Supremo británico empezó el juicio sobre la legalidad de la suspensión del Parlamento ordenada por Johnson. Hasta ahora, ha habido división de opiniones: la Corte Suprema de Londres declaró que no era un asunto en el que la Justicia pudiera intervenir, mientras que la de Escocia dio la razón a los denunciantes y ordenó la anulación del decreto del primer ministro, firmado por la reina.

Los datos de audiencia de la web del Tribunal, que la emitió en directo, dan muestra de la tensión que recorre el país: 2,8 millones de espectadores escucharon los argumentos legales en su 'minuto de oro', con más de 4,4 millones acumulados. Normalmente, unos 20.000 usuarios al mes ven los juicios en directo.

En la primera sesión, el Gobierno alegó que los diputados tuvieron tiempo para haber hecho una moción de censura contra Johnson si tan molestos estaban. Por contra, los denunciantes recordaron que "el Gobierno está subordinado al Parlamento" y advirtieron de que si el Supremo no detiene esta suspensión, cualquier primer ministro en el futuro podría cerrar el Parlamento durante meses de forma arbitraria. Se espera que la sentencia esté entre el viernes y el lunes, tras dos días más de alegaciones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6

COMPRADOR
A Favor
En Contra

No, no, que se vayan. Menos borrachos en España, que hay demasiados. Y nos las apañaremos sin ellos.

Puntuación 11
#1
Incrédulo
A Favor
En Contra

Hacen bien. Europa y su socialdemocracia plagada de políticos y funcionarios quebrará. Al menos ellos si están fueran tienen alguna posibilidad de mandar en su país y en su Banco Central.

Gran Bretaña deja Europa por lo poco liberal que es.

Puntuación -3
#2
Sátrapa
A Favor
En Contra

Esta idea es de lo más sensato en política he oído últimamente. Sólo les falta llevar a juicio a Cameron por hacer esas cosas, que lo único que hacen es generar inestabilidad en Europa.

Puntuación 7
#3
Angela
A Favor
En Contra

Estos hijos de la Gran P...., digo Bretaña, se crean que pueden hacer y deshacer lo que les venga en gana, ellos se creen el ombligo del mundo, pero en realidad son el ano del mundo, que es bien distinto. Que se vayan!!!!!!!

Puntuación 4
#4
un ciudadano
A Favor
En Contra

El referendum del brexit NO era vinculante, apenas participó el 50% del electorado y de los que votaron apenas el 52% lo hizo a favor de marcharse.... y por si fuera poco se hizo en un clima de campañas con noticias economicas falsas basadas en un "Europa nos roba" ¿les suena todo lo anterior?

En resumen, no había ningún "mandato del pueblo" para ejecutar un Brexit y mucho menos para hacerlo a toda costa tal como se plantean actualmente.

Por tanto es del todo razonable que lo cancelen ante el desastre economico que supone para el Reino Unido y si no lo cancelan por lo menos que hagan un segundo referendum para confirmar si se van o se quedan.

Puntuación 2
#5
Fernando
A Favor
En Contra

Me encanta lo demócratas que son los europeístas, que tras llenarse la boca de palabras como ciudadanía, democracia, etc.... luego defienden abiertamente y sin ningún tipo de complejo hacer exactamente lo contrario de lo votado por los ciudadanos. Una y otra vez.

Y se quedan tan panchos.

Si es que hay que educar a los votantes, pobrecitos ellos....

Puntuación 1
#6