Internacional

Londres sopesa imponer sanciones contra Irán tras la captura de su petrolero en el estrecho de Ormuz

  • Los marines británicos mantienen apresado en Gibraltar un buque contratado por Teherán
  • Las medidas supondrían sanciones económicas y diplomáticas
  • Reino Unido podría pedir la restitución de las sanciones de la ONU y la UE
El petrolero 'Grace 1', contratado por Irán y retenido en Gibraltar por los británicos. Imagen: Reuters.

El Gobierno británico se está planteando anunciar este domingo un paquete de sanciones contra Irán después de que la República Islámica capturara este viernes un petrolero de bandera británica en el estrecho de Ormuz e incluso podría pedir la restitución de las sanciones de Naciones Unidas y la Unión Europea contra Teherán tras la moratoria alcanzada con la firma del histórico acuerdo nuclear de 2015, según fuentes de The Telegraph.

Se espera que el ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, presente este domingo las medidas ante la Cámara de los Comunes, según las mismas fuentes. Este paquete de medidas comprendería sanciones diplomáticas y económicas, incluidas posibles congelaciones de activos, en respuesta a la captura del 'Stena Impero'.

Es más, Reino Unido también podría presionar para que se reanudasen las sanciones de la Unión Europea y las Naciones Unidas tras su levantamiento en 2016 como parte del histórico acuerdo nuclear firmado el año anterior entre Irán y la comunidad internacional, de acuerdo con las fuentes del medio.

Interferencia ilegal

En este sentido, Reino Unido ha informado este sábado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de que un petrolero con bandera británica había sido abordado por las fuerzas iraníes cuando se encontraba en aguas territoriales omaníes y que la acción "constituye una interferencia ilegal".

"El barco estaba ejerciendo el legítimo derecho de paso en tránsito por un estrecho internacional, tal y como lo estipula el derecho internacional", ha descrito la misión británica de la ONU al Consejo de Seguridad a través de una carta. "La legislación internacional establece que el derecho de paso de tránsito no debe ser impedido por lo que la acción de Irán constituye una interferencia ilegal", ha indicado.

En la carta -que ha sido enviada al secretario general de la ONU, António Guterres- los líderes británicos han asegurado que "las tensiones actuales son extremadamente preocupantes" y que su prioridad es "reducir la tensión" ya que no buscan la confrontación con Irán. "Es inaceptable y sumamente peligroso amenazar a los buques que realizan sus actividades legítimas a través de los itinerarios de tránsito que son reconocidos internacionalmente", recoge la misiva.

Reino Unido ha pedido a Irán que libere el petrolero 'Stena Impero' y ha informado a la ONU de que está trabajando por resolver esta cuestión por la vía diplomática.

El Golfo Pérsico vuelve a arder

El pasado 4 de julio, un destacamento de los Marines británicos apresó el superpetrolero 'Grace 1', contratado por Irán, cuando navegaba cerca de Gibraltar ante la sospecha de que trasladaba un cargamento de crudo con destino a una refinería de Siria, lo que supondría un incumplimiento de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra el Gobierno que preside Bashar al Assad.

Desde entonces, el 'Grace 1' permanece bajo custodia de las autoridades británicas en Gibraltar. La República Islámica ha pedido insistentemente a Reino Unido la liberación del superpetrolero y ha advertido de que adoptará represalias contra los británicos y los estadounidenses por esta acción.

Estos incidentes se enmarcan en la escalada de tensión en el Golfo con motivo del primer aniversario de la retirada de Estados Unidos del acuerdo nuclear. Irán ha comenzado a incumplir gradualmente los compromisos adquiridos en este tratado internacional, volviendo al enriquecimiento de uranio, aunque lejos de los niveles necesarios para fabricar un arma atómica.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0