Innovación Oncológica

PharmaMar encuentra en los océanos una fuente de innovación

Los extractos naturales de origen marino ofrecen principios anticancerígenos.

La farmacéutica se ha especializado en el desarrollo de fármacos antitumorales cuya composición procede de organismos vivos procedentes del mar, convirtiéndose en la primera del mundo en desarrollar un medicamento de origen marino contra el cáncer.

El célebre escritor francés Julio Verne (1828-1905) llegó a afirmar en alguna ocasión que el aliento del mar "es puro y saludable". Más allá de recursos literarios, lo cierto es que la salud y el océano -que cubre el 70% de nuestro planeta y alberga el 80% de los seres vivos- conforman una alianza más que probada.

Así, en una publicación de 1994, Ethnobotany and drug discovery: the experience of the US National Cancer Institute, firmada por diferentes científicos, se señalaba que "entre un 0,4% y un 1,8% de los extractos naturales de plantas terrestres y animales marinos podrían contener principios anticancerígenos".

Bien lo sabe la compañía PharmaMar, que desde su origen -hace ya más de tres décadas- se ha especializado en el desarrollo de fármacos antitumorales cuya composición procede de diferentes organismos vivos de nuestros océanos. Su carácter innovador ha llevado a la empresa a posicionarse además como líder mundial en este ámbito. Y es que PharmaMar es la primera compañía española en desarrollar un medicamento de origen marino contra el cáncer: trabectedina.

La Comisión Europea aprobó la comercialización de dicho medicamento en el año 2007 tras obtener el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en base a un ensayo clínico realizado en pacientes afectados por sarcoma de tejidos blandos (STB) -un tipo de cáncer que se origina en tejidos adiposos, musculosos, nerviosos y fibrosos, así como en los vasos sanguíneos o los tejidos profundos de la piel-. Como informan desde la propia PharmaMar, "este compuesto se ha convertido en el primer fármaco de origen marino aprobado en Europa"; no solo indicado para el sarcoma de tejidos blandos, sino que también para el cáncer de ovario.

Ocho años después, la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) también aprobó la comercialización del fármaco para el tratamiento de pacientes con algún subtipo de STB. En aquel entonces "aproximadamente 50.000 pacientes en 80 países" se habían "beneficiado de esta terapia en todas sus indicaciones", tal y como afirmó el Director General de la Unidad de Negocio de Oncología de PharmaMar, Luis Mora Capitán.

Actualmente, dicho medicamento está presente en los principales mercados oncológicos del mundo: Estados Unidos, Europa y Japón.

La comercialización del fármaco es todo un hito para la industria española, sin duda, que ha contribuido a posicionar a PharmaMar como uno de los líderes mundiales en la lucha contra el STB. Es por eso que, hace tan solo cuatro meses, la compañía organizó en Madrid la tercera edición de congreso internacional Soft Tissue Sarcoma: Evidence & Experience, donde se reunieron especialistas médicos de todo el mundo. La realización de este evento ejemplifica una vez más el compromiso de PharmaMar con el tratamiento de esta enfermedad cuyo diagnóstico aún presenta ciertas dificultades.

Del mar al laboratorio

A lo largo de millones de años, la evolución ha permitido que los organismos marinos desarrollen una variedad de sustancias con actividad biológica que utilizan como mecanismos de supervivencia, defensa, ataque y comunicación. El descubrimiento de estas sustancias ofrece grandes oportunidades para el desarrollo de nuevos fármacos.

Es por eso que PharmaMar -que cuenta con la mayor colección organismos marinos del mundo, aproximadamente 200.000 muestras- lleva a cabo un programa de investigación para el descubrimiento y desarrollo de nuevos compuestos antitumorales de origen marino.

Como explican desde la propia compañía biofarmacéutica, "en una primera fase, recolectamos los organismos marinos, principalmente invertebrados, estudiamos su taxonomía e iniciamos la evaluación de su actividad biológica en células tumorales". Posteriormente, se aísla y determina la estructura química de la sustancia responsable de la actividad y "diseñamos un proceso de síntesis química para producirla mediante un proceso que puede ser industrializado". A continuación se define la fórmula farmacéutica del nuevo compuesto, que se administra en modelos animales, para ver tanto su eficacia en distintos tumores como sus efectos secundarios. Si los resultados de estos estudios son positivos, se inicia la investigación en pacientes con cáncer.

Cáncer de pulmón

Tal y como señalaba el Doctor Luis Paz-Ares, Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, el pasado junio en el congreso ASCO (American Society of Clinical Oncology), en lo que al tratamiento para el cáncer de pulmón microcítico en segunda línea se refiere, "no se había producido ningún avance desde hace más de dos décadas". Hasta ahora. Y es que, de la mano de PharmaMar, el Doctor Paz-Ares presentó un estudio -en el que han participado 105 pacientes, reclutados en 39 centros en nueve países de Europa y Estados Unidos- que alcanzó el objetivo primario y reflejaba los resultados de un ensayo en fase II con lurbinectedina en monoterapia, un avance destacable en la investigación sobre el tratamiento del cáncer de pulmón microcítico. Los resultados del estudio fueron seleccionados en ASCO para una presentación oral que fue elegida como Best of ASCO. El ensayo alcanzó el objetivo primario: medir la tasa global de respuesta, evaluándose otros objetivos secundarios como la duración de respuesta, la supervivencia libre de progresión, la supervivencia global y la seguridad.

Cabe destacar que el cáncer de pulmón significa el 13% de todos los diagnósticos de cáncer, y representa el 29% de las muertes por esta enfermedad.

En esta línea, PharmaMar también lleva a cabo un ensayo de fase III, ATLANTIS, en cáncer de pulmón microcítico recurrente. El ensayo compara el mismo compuesto en combinación con doxorrubicina -ampliamente utilizado en la quimioterapia- frente a otro medicamento utilizado con habitualidad en el tratamiento del cáncer de pulmón: topotecan. O frente a la combinación CAV (ciclofosfamida, adriamicina y vincristina), a elección del oncólogo. Como explican desde la compañía "el objetivo primario del estudio es la supervivencia global (OS, por sus siglas en inglés)" y para la realización de dicho ensayo se han reclutado 613 pacientes en 150 centros de 20 países, siendo España, Alemania y Estados Unidos los países con mayor número de pacientes reclutados. PharmaMar informa de que el cierre de datos del ensayo se producirá en 2020, y entonces se podrán conocer nuevos resultados.

Mieloma múltiple

Otro de los fármacos de PharmaMar, la plitidepsina -compuesto extraído de un tipo de ascidia, animales marinos distribuidos por todo el planeta-, fue desarollado con el objetivo de contribuir al tratamiento del mieloma múltiple -un tipo de cáncer de la médula ósea-, en combinación con dexametasona.

La agencia reguladora australiana (TGA) ha informado a Specialised Therapeutics Asia Pte, Ltd (STA), con quien PharmaMar firmó un acuerdo de licencia, de la aprobación de dicho medicamento a finales de 2018. Esto abre la puerta a otros muchos mercados en Sudamérica, México, Canadá, Asia Pacífico, Oriente Medio y el norte de África, entre otros, en los que PharmaMar ya cuenta con socios para este producto.

ADCs e Inmunoterapia

Entre los nuevos programas de investigación de PharmaMar, cabe destacar su anticuerpo conjugado (ADC, por sus siglas en inglés) de nueva generación MI180021, resultado de combinar el anticuerpo trastuzumab con la molécula de origen marino PM160057, que se une al ADN de las células tumorales provocando su muerte. Como explican desde la farmacéutica, "este anticuerpo conjugado ha mostrado la capacidad de inducir una respuesta inmunitaria altamente selectiva en células tumorales que sobre expresan HER2, como ocurre en ciertos cánceres de mama, estómago o páncreas, entre otros, que sobreexpresan este receptor".

También la compañía viene desarrollando un nuevo programa de desarrollo de nuevas moléculas antitumorales. Este nuevo programa de inmuno-oncología busca moléculas de bajo peso molecular, inhibidores interfaciales, que bloquean la unión entre PD-1 y su ligando PD-L1. Este trabajo se inició hace más de dos años, con el análisis de las muestras marinas de PharmaMar.

Y es que, como dijo -de nuevo un escritor- el latino Plinio el Viejo, "la naturaleza ha distribuido medicinas por todas partes". PharmaMar ejemplifica la misión del ser humano de encontrarlas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint