Famosos

La reaparición de Miguel Bosé provoca un cisco en redes sociales: "Teníamos más libertades en la Transición"

Con total look negro y montado en un descapotable junto a jovencísimo alter ego, José Pastor. Así ha llegado Miguel Bosé al plató de El Hormiguero en la que ha sido su reaparición en la televisión española tras la polémica entrevista de Jordi Évole. "Este es el programa de la libertad", ha dicho nada más sentarse. Por cierto, ni una palabra de Nacho Palau.

Bosé ha promocionado la serie sobre su vida, que interpreta el malagueño Pastor, y ha repasado algunos detalles de su infancia y su carrera: "Mi padre era el torero de España, el ícono del franquismo, no dejó señora con cabeza. Al principio él no me quería, pensaba que no era un heredero digno y me trataba feo, luego nos quisimos muchísimo". Nada que no contara ya en sus memorias, El hijo del Capitán Trueno. "Mi madre era una mujer distante, fría, guapa a morir, intelectual. Todo lo contrario que él. La gente dice 'No se cómo pudieron acabar juntos'. Eso se llama karma, estaban destinados para que se jodieran el uno al otro", ha dicho entre risas.

Bosé alcanzó la fama y el éxito por méritos propios, aunque pagó un precio alto: "Esta sociedad está mal construida, es hipócrita y hay que vivir de espaldas a uno mismo, mis padres nos decían que teníamos que fingir y eso era horrible". Ha asegurado que su carrera estuvo y está plagada de bulos: "Me mataron de sida porque era la enfermedad de moda y porque no tenían los cojones ni la decencia de llamarme maricón ni drogadicto". Y es que las drogas también ocuparon una parte importante de su vida: "Hace doce años que ni bebo, ni fumo ni nada de nada".

El intérprete de Amante Bandido ha celebrado haber recuperado su voz y buena parte de su salud después de ocho años de tormento: "Me dijeron que era una sinusitis crónica, me recorrí varios países, consulté decenas de médicos... Cuando me operaron de la espalda vieron que todo era culpa de una muela, había un hueco por el que se colaba suciedad y la infección me había llegado a la cabeza, los pulmones, intestinos... Todo. Me quitaron la muela y me devolvieron la voz", ha explicado. "Estos años han sido un suplicio, no me importaba no volver a cantar pero necesitaba que mis hijos conocieran mi voz". Ahora, gracias a la rehabilitación y el foniatra, tiene grandes noticias: "En un año volveré a estar en plenas facultades y calculo que en verano de 2024 iniciaré gira".

Y esta ha sido la parte fácil de la entrevista, porque la complicada venía con el repaso a sus polémicas con el covid y el negacionismo. Bosé no ha dejado títere con cabeza: "Tenemos que hablar de libertades. Yo doy mi parecer y no pasa nada, hay espacio para todos. Yo tenía mucha información pero desapareció el derecho a opinar libremente, al gobierno no le gustó que les llevase la contraria y yo sabía lo que iba a pasar. Me puse en contra a PSOE, PP, Podemos, Vox y su puta madre. Me puse a España en contra y dije 'Ahí os quedáis'. Cerré mis redes sociales y cada uno a lo suyo", ha recordado. "En la Transición había más libertad. Yo tenía mucha información y de hecho en México, donde yo vivo, ni nos hemos enterado".

Unas palabras que han generado una tormenta de críticas en redes sociales. Tuiteros indignados han tachado a Bosé de irresponsable. Está claro que esta reaparición será de todo menos tranquila.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud