Pymes y Emprendedores

Chargy: "Para una startup lo más difícil es retener a profesionales con talento"

Laura Lozano y Héctor M. Morell, cofundadores de Chargy. Imagen de Elisa Senra
Madrid

Quedarse sin batería en el móvil no tendría que ser una tragedia si pudiésemos disponer de un punto de carga cerca de nosotros. Esa fue la idea de Laura Lozano cuando un día, estando en la terraza de un bar de Madrid, pensó en diseñar un dispositivo que permitiese recargar la batería del móvil apoyando el dispositivo en la mesa.

Junto a su socio, Héctor M. Morell, han fundado la compañía Chargy Technologies para ofrecer a las empresas un dispositivo que permite a sus clientes cargar sus móviles a cambio de responder un breve cuestionario. De esta forma, el cliente obtiene la batería que necesita y las empresas consigue información y retienen más tiempo a sus clientes consumiendo.

Hasta el momento, esta tecnología está disponible en más de 250 establecimientos en cuatro continentes, ha recibido hasta ocho premios y ha despertado el interés tanto de inversores privados como públicos.

¿Cómo surgió la idea de Chargy?

L.L.: La idea se me ocurrió en una terraza de Madrid cuando estaba con mi mejor amigo y el se quedó sin batería. En ese momento, él me pidió mi cargador del móvil y yo pensé en los inconvenientes que había para un cliente tener que pedir primero al camarero que te dejará cargar el móvil y en el caso de que te dejará cargarlo, que cuando vayas a por él, no te lo hayan robado o se te olvide recogerlo cuando te vas. En ese momento pensé que lo más sencillo en estas situaciones sería cargar el móvil encima de la mesa. Cuando levanté la mirada vi que todo el mundo tenía el móvil encima de la mesa o en la mano, por lo que pensé que este problema podría ser común para el resto de personas y fue ahí cuando decidí que tenía que inventar, diseñar o comprar un producto que te permitiera cargar el móvil encima de la mesa y sin cables, si podía ser.

¿Cómo y cuándo crearon Chargy?

H.M.: El proyecto se constituyó como empresa en febrero de 2016. Durante ese año nos dedicamos a diseñar el producto y no fue hasta finales de enero de 2017, cuando a través de un grupo de inversión, nos permitió tener instalaciones para desarrollar el producto.

¿Cuál es el modelo de negocio?

L.L.: Tenía claro que esto no iba a ser recibir batería sin más, si no que debería ir un paso más allá. Yo como usuaria habitual del móvil que me suelo quedar sin batería de forma frecuente, pensé que no me importaría, en esos casos, rellenar un cuestionario a cambio de poder cargar mi móvil. Por lo tanto, es un modelo de negocio win-win, por el cual el usuario obtiene batería para su móvil y la empresa datos del usuario a través de ese formulario que se debe rellenar. Otro aspecto importante es que la empresa se diferencia de su competencia al poner a disposición de sus clientes este tipo de servicios y también permite mantener más tiempo a sus clientes consumiendo porque mientras que esperas a cargar el teléfono no te importaría tomarte dos cafés, en lugar de uno.

Además, ¿su tecnología ofrece servicios Wi-Fi también?

H.M.: Sin batería no tienes acceso a Wi-Fi, ni a nada. Por lo tanto es mucho más importante tener el móvil cargado. Chargy combina tanto la carga de batería con el uso de Wi-Fi en un mismo dispositivo, bajo el concepto social charging.

¿Qué ha sido lo más difícil de emprender?

L.L.: Lo más difícil es gestionar los recursos humanos porque tienes que conseguir retener el talento de muy alto nivel, cuando eres una startup que no está teniendo a penas facturación -en 2017, facturamos solo 4.500 euros y en el primer cuatrimestre de 2018 hemos pasado a 200.000 euros- tienes que enamorarles con la idea y hacer que la sientan suya.

¿Cuáles son sus expectativas de crecimiento?

H.M.: Podemos terminar el año con 500.000 euros o un millón teniendo en cuenta nuestro crecimiento exponencial. Además hemos conseguido la ayuda de financiación de Neotec (Cdti) de 182.500 euros a fondo perdido que nos permitirá invertir en equipo, en materiales, y esperamos cerrar el año con una facturación superior a 600.000 euros. Ahora mismo entre fondos públicos del Cdti, Avalmadrid y los inversores llevamos más de 500.000 euros.

¿Cuál está siendo el interés por parte de las empresas?

L.L.: De momento, el interés por parte de las empresas es cada vez mayor y los pedidos son cada vez más grandes. Ahora mismo Chargy se puede encontrar hasta en 250 establecimientos, en cuatro continentes y 50 países. A nivel nacional, se pueden encontrar en bares y restaurantes de Madrid y Galicia aunque también en comercios.

Y, por último, ¿qué planes de futuro tienen para Chargy?

H.M.: Necesitamos ampliar plantilla porque tenemos pedidos de compañías internacionales. Ahora mismo somos nueve personas y nos gustaría incorporar cinco más para lo que estamos buscando financiación.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Usuario validado en Google+
Sergio Ortega
A Favor
En Contra

"Enamorar con la idea", "hacer que la crean suya". ¿Y qué tal pagar un muy buen sueldo? Una startup es una empresa con un riesgo de quiebra tremendo. A mayor riesgo, mayor salario como es lógico. Tener un buen profesional ya cuesta (así debe ser) y si encima le pides que se arriesgue debe costar aún más. El resto son chorradas para engañar al personal.

Puntuación 1
#1