Pymes y Emprendedores

80.000 transportistas autónomos, en peligro por la desregularización del sector

Foto: Archivo

Durante los próximos días dará comienzo en el Parlamento el plazo de tramitación de la nueva Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (Lott) que avanza, en sus términos, la desregularización total del sector del transporte ligero. Esta desregularización queda patente en el artículo 42 de dicha Ley que exime de la necesidad de la obtención de la tarjeta de transporte a todos aquellos vehículos de entre 2 y 3.5 toneladas de masa máxima autorizada (MMA).

La polémica está más que servida y tanto asociaciones de autónomos como Upta y ATA como asociaciones propias del sector del transporte profesional han hecho llegar sus propuestas de enmienda a los distintos grupos parlamentarios. Todas ellas coinciden en que la liberalización del sector supondrá un incremento de la competencia desleal del sector y una sobre oferta que quedará patente en la destrucción de un elevado número de puestos de trabajo.

Sin embargo, la perspectiva de las empresas no es la misma, y tanto las pequeñas como las grandes ven la nueva ordenación como una flexibilización de las condiciones de acceso al sector, lo que permitirá la regularización de muchos profesionales que actualmente frecuentan los aparcamientos de supermercados y centros del mueble.

Termómetro de la economía

Según datos facilitados por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (Upta) el número de profesionales dedicados al transporte ligero ha perdido un total del 16,47 por ciento de autónomos dados de alta en esta actividad, que en cifras reales supone casi 39.000 puestos de trabajo. Esta caída se debe a que es un sector especialmente sensible a la fluctuación negativa del consumo de las familias, lo que se agravada con el incremento continuado del precio de combustibles, impuestos y costes propios del sector.

Desde Upta opinan que el Gobierno, con la nueva Lott "intenta avanzar en una total desregularización del transporte ligero, lo que sólo puede crear más competencia desleal y producir más cierres aún en esta actividad". En este sentido, el secretario ejecutivo de Transporte de Upta España, Eduardo Abad, afirma que, "si bien las exigencias actuales para la capacitación profesional son excesivas, frenaban la desestructuración del sector", y añade que, "el hecho de que se exima a los vehículos de hasta 3,5 toneladas de la necesidad de disponer de la tarjeta de transporte debidamente visada supondrá, per se, una atomización del mercado y el fomento de una economía sumergida que propiciará el mercenariazgo y la pérdida de calidad del sector".

Entre las enmiendas que ha presentado la asociación reclaman el mantenimiento de una autorización que habilite para el ejercicio de la actividad a todos los vehículos cuya MMA no supere las dos toneladas, si bien no mediante el actual sistema de capacitación profesional, sino con el establecimiento de unos requisitos mínimos como estar dado de alta como profesional autónomo en la actividad, disponer de vehículo propio, mantenerse al corriente del pago de las cotizaciones correspondientes y fijar periodos para el visado de dichas autorizaciones.

En contra

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) también se ha pronunciado en contra del anteproyecto y han presentado distintas enmiendas que se desarrollan en los mismos términos. Sus portavoces declaran que la nueva Lott supone la legitimación de las camionetas de reparto que se subastan en las puertas de centros comerciales y se destruiría casi en su totalidad el sector del transporte de capilaridad. Ésto beneficiaría, además, a las grandes empresas que no tienen integrado el transporte ligero en su estructura y se dedican a la subcontratación de estos servicios.

La Federación presidida por Lorenzo Amor, cree que efectivamente es necesaria una liberalización pero que ésta debe ser ordenada y en un momento en el que la economía no se encuentre tan dañada como ahora. Además opinan que la Lott va en contra del derecho comparado europeo, ya que países como Francia o Bélgica cuentan incluso con limitaciones para vehículos de tonelaje inferior a 1,5.

De entre las empresas consultadas por este medio también se vierten distintas opiniones. En general, las pequeñas empresas con autónomos subcontratados se muestran a favor de la liberalización pero siempre bajo un control y unos requisitos mínimos que garanticen la calidad y estabilidad del sector. Sonia Boal, portavoz de Yofarma, opina que, "la nueva normativa es una adaptación a los tiempos y que favorecerá la afloración de los autónomos del sector que se veían limitados a fórmulas paralelas para poder desarrollar su profesión."

Por su parte, Santiago Mallo, de Uno Logística, explica que "las opiniones vertidas por las distintas asociaciones no son del todo ciertas y que la nueva Lott es una buena medida para introducir a gente que ahora está fuera". Además, añade que "el número de oferentes no se verá incrementado y que no va a tener impacto en las contrataciones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum