Pymes y Emprendedores

Cómo hacer un libro sin tener que ir a la imprenta

  • Bindo! es un sistema de encuadernación manual para informes y libros que no requiere máquinas.

Encuadernar informes es una de las tareas rutianarias que forman parte del día a día en despachos de abogados, oficinas, estudios de arquitectura o agencias publicitarias. Un grupo de emprendedores andaluces ha patentado un invento con el que optimizar la manera de encuadernar informes y libros, sin máquinas y con un acabado profesional.

Colocar las hojas, perforarlas, insertar la anilla correspondiente, disponerlas en la máquina... Son algunos pasos rutinarios que forman parte del proceso de encuadernación de informes, algo habitual en el trabajo de oficina y que un grupo de emprendedores andaluces quieren cambiar para siempre a través de Bindo!, un sistema de encuadernación que han patentado y que "te permite hacer todo eso sin necesidad de máquinas y con un acabado profesional en menos de un minuto", explica Antonio Galván, uno de los socios fundadores de la empresa.

El interés con el que el invento ha sido recibido por parte de cadenas de impresión y delegaciones de multinacionales que operan a diario con informes en papel ha hecho que, en poco tiempo cuenten con más de 80 distribuidores.

Ingeniería en plástico

"Empezamos a comercializarlo el año pasado y el mercado nos ha acogido muy bien, sobre todo las empresas que hacen muchas encuadernaciones, como asesorías fiscales, gestorías y estudios de arquitectura". ¿Cuál es el punto fuerte de este producto? "Que no necesitas una máquina para encuadernar, salvo la perforadora de oficina de dos agujeros de toda la vida. Puedes hacerlo en poco tiempo, en cualquier sitio, con distintos acabados de tapa y el resultado final no tiene diferencia con un libro que puedas encuadernar en una imprenta profesional".

Detrás de todo esto hay una ardua tarea de I+D+i. "Hicimos moldes industriales, pruebas de material... Tuvimos que buscar un ingeniero especializado en plásticos y una empresa que nos hiciera las últimas variaciones", explica Galván. Todo ello financiado con la inversión propia de los cinco socios fundadores. ¿Qué fue lo que les llevó a considerar que su idea tendría éxito? "Desde el principio pensamos en la vía comercial, lo que pasa es que lo veíamos más para el mundo de los fascículos".

Ese principio tiene que ver con uno de los socios fundadores, Fernando Miralles, quien en 2002 editó una publicación relacionada con el sector hotelero. "En muchos hoteles guardaban los números para consultarlos después, y ahí fue donde surgió la necesidad de crear un sistema que sirviera para encuadernarlas y poder guardarlas mejor". En el mercado, los productos que había no satisfacían a este grupo de emprendedores, que se lanzaron al diseño, patente y comercialización del suyo propio.

El sistema Bindo! consta de tres piezas. Dos de ellas se adaptan a las diferentes tapas que se ofrecen con ellas, mientras la restante es la que mantiene unidas las páginas. Una vez encuadernado y cerrado el informe, una acción que apenas lleva un minuto, ninguna de estas piezas queda a la vista". El producto se vende en diferentes tamaño, formatos y modelos de tapa.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin