Generales

Elegir mal a su bróker se come al año casi la mitad de los dividendos

Imagine que tiene una cartera de 30.000 euros formada por los cinco mayores valores de la bolsa española: Inditex, Santander, Telefónica, BBVA e Iberdrola. En cada uno de ellos tiene invertida la misma cantidad: 6.000 euros. Pues bien, según las previsiones de Bloomberg para todo 2016, usted cobraría al año que viene unos 1.100 euros en dividendos, a precios actuales.

Una atractiva cantidad que al margen de la retención fiscal (ver página 8) puede verse mermada significativamente según el bróker que escoja para operar. Por ejemplo, Renta 4, el más caro, le cobraría por comprar estas acciones y mantenerlas un año en cartera 324 euros; mientras que De Giro, el más barato, tan solo la restaría por la misma operación 22 euros de sus dividendos en todo el año.

Con una inversión de 6.000 euros en Inditex cobraría un dividendo de 236 euros el año que viene, gracias a los 0,56 euros por acción que abonará la textil. Es más del doble de lo que dará Santander: 0,215 euros en efectivo a sus accionistas, que con esta inversión sumarían unos 192 euros. En Telefónica, que también dejará a un lado el scrip, obtendría 323 euros, al pagar 0,75 euros por acción. En BBVA, 252 euros, al abonar 0,37 euros por título; y en Iberdrola, 108 euros, ya que retribuirá con 0,27 por acción -ver gráfico-.

Quién cobra más de 100 euros al año...

Escoger el intermediario correcto para comprar y vender valores en bolsa puede ahorrarle, como ha visto, cientos de euros. La operativa en el mercado español sigue siendo terriblemente cara. Con esta premisa de hacer bajar las comisiones en España, el bróker holandés De Giro aterrizó en septiembre del año pasado en nuestro país. Unos meses después, consiguió que la competencia empezara a rebajar sus costes, aunque solo uno: el Bróker Naranja de ING, tanto en acciones como en ETFs (fondos cotizados que replican el comportamiento de índices).

En muchos casos, la trampa se esconde no tanto en la comisión de compra que imponen estos intermediarios, sino en los costes mensuales por custodia o mantenimiento, que inflan el importe total, sobre todo si desea mantener su inversión durante unos meses. Veamos un ejemplo.

En el caso de Renta 4, existe una comisión de compra de 5 euros por valor. Sin embargo, tiene una comisión de custodia de 1,98 euros al mes, más 3 euros al mes en concepto de mantenimiento, lo que equivaldría a 64,67 euros en el ejercicio. Al tratarse de cinco compañías, el importe final ascendería hasta 324 euros, una cantidad que habría que restar a los 1.100 euros que cobraría en dividendos, esto es, más de la mitad. Al final, su beneficio solo sería de 776 euros, y eso, sin pasar todavía por el peaje de Hacienda.

Con Santander Tarifa Básica (tienen otra más barata que se llama Santander Bolsa Activa, pero que exige realizar un mínimo de 10 operaciones durante los seis primeros meses por un importe de 400.000 euros) serían 213 euros al año: 39 euros de compra y 12 de custodia, no tiene ningún gasto de mantenimiento. Con BNP, de Cortal Consors, 146 euros: 9,75 euros por compra en cada valor y 24,2 euros de custodia al trimestre por todos ellos.

Por su parte, con Bankinter bajaría hasta 120 euros: 8 euros de compra y 4 al trimestre de custodia. Con Interactive Brokers, hasta 110 euros; y por último, Self Bank, que apenas rebasa los 101 euros, al requerir 6,95 euros de comisión de compra y 5,99 euros al mes de custodia, que solo se cobra una vez para todos los valores que tenga en su cartera dentro del mismo mercado.

...Y quién menos

La tónica general entre los operadores más baratos es que solo cobran comisión de compra, no tienen ni de custodia ni de mantenimiento. El más barato es el holandés De Giro. Solo tiene un coste de suscipción de 4,4 euros, además, incluye las tasas y cánones de bolsa. En este caso, el total en comisiones para los cinco valores ascendería a 22 euros para el año completo, que es la cantidad que habría que descontar a los 1.100 euros que cobraría en dividendos en 2016. Es decir, estaría ganando 1.078 euros, en lugar de los 776 euros si hubiera elegido el más caro (Renta 4).

El siguiente más barato es Sabadell eBolsa, con el que la compra de estas cinco compañías y su mantenimiento en cartera durante un año le saldría por 35 euros, ya que solo tiene comisión de suscripción, que son 7 euros; no obstante, tasas y cánones de bolsa van aparte. 40 euros es lo que se gastaría con Clicktrade, de Auriga, que cobra 8 euros por la compra de cada valor, sin más costes adicionales. Y 50 euros con BBVA Bolsa Bróker, que tiene un coste de suscripción de 10 euros por valor.

El único con el que le costaría más es con el Bróker Naranja de ING, su inversión le saldría por 65 euros, ya que además de cobrar 8 euros por comprar cada compañía impone una comisión de custodia de 4,84 euros al semestre si no se realiza ninguna operación (en este caso, se cobraría durante el segundo semestre en el que está previsto mantener esta inversión en cartera sin hacer más compras o ventas).

El canon de bolsa, casi siempre aparte

Este gasto es externo al bróker, algunos lo repercuten al cliente y otros no. El canon por operaciones lo aplica la sociedad rectora de las bolsas, BME, sobre "el efectivo negociado en el día por un mismo cliente final, valor, precio y sentido", explica en su web sobre las tarifas de 2015. El tramo va desde 1,1 euros, para operaciones de menos de 300 euros, hasta los 13,4 euros cuando se mueva por encima de los 140.000 euros.

A esto hay que añadir otras tasas, como la de liquidación, que son de 0,0026 por ciento sobre efectivo, con un mínimo de 0,1 euros y un máximo de 3,5 euros. Firmas como De Giro o Clicktrade absorben este tipo de gastos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud